Después de que la Asociación de Clubes (AdC) tomara la decisión de liberar las ocho fichas mayores en la Liga Nacional (reglamentación que se aprobó antes de comenzar la temporada 2016/17) mucho se habla sobre el efecto que produjo esto en la competencia. Mientras varios pensaban que en general las plantillas iban a mantenerse con no más de tres extranjeros (como sucedía antes), la realidad marca que en la temporada pasada el cambio no fue tan profundo pero en la actual se rompió el récord.

En la 15/16, con 56 fechas de fase regular y 3 extranjeros como tope, los clubes usaron 124 foráneos y en la 16/17 el número bajó a 114 ya con la nueva reglamentación vigente. Sin embargo, la novedosa medida fue tomada con mayor determinación en este torneo (17/18) donde, entre Súper 20 y Liga Nacional ya compitieron 146 extranjeros. Sumamos los dos torneos porque las listas de buena fe se presentaron antes del Súper 20, y es, a partir de allí que cada equipo dispuso de sus ocho recambios posibles (más los realizados por lesiones) para toda la temporada. Pero, si tenemos en cuenta sólo La Liga, es 130 el número, que rompe el récord de la 15/16 jugándose 18 fechas menos (la regular esta vez es de 38 juegos).

Está claro que el escenario de la competencia se modificó con 20 equipos en La Liga y con imágenes frecuentes que muestran 7, 8 o 9 extranjeros al mismo tiempo en cancha. Entrenadores, jugadores, dirigentes y hasta el público, está haciendo una adaptación a esta nueva Liga que tiene paridad y un nivel de juego aceptable, aunque poca gente en los estadios y mucha por redes y streaming.

Posiblemente para los responsables de los clubes, esta medida de liberación de cupos extranjeros haya traído soluciones en cuanto a la búsqueda de jugadores y a la baja del presupuesto anual. No hay números concretos en cuanto a esto, pero si mantienen la medida debe ser porque les es favorable en el plano económico. Sin embargo, muchos equipos han realizado más de 8 recambios de foráneos en la temporada, lo que produce gastos extras que se suman. No sólo es interesante detenerse en la cantidad, sino también en la calidad de los foráneos que llegan, ya que, en un porcentaje alto, son ahora jugadores de rol, no siempre titulares y que están lejos de ser determinantes en la competencia. Si hacemos un análisis de los veinte equipos, nos daremos cuenta que no pasará de 30 (de los 145) el número de extranjeros importantes o decisivos en La Liga.

En el plano deportivo, es simple identificar que los cuatro mejores en las posiciones son los que han mantenido la base desde el inicio, con una buena conformación de la plantilla y los retoques fueron, o por lesiones, o con jugadores de segundo plano que modifican en menor medida la estructura de equipo. San Lorenzo, San Martín, Atenas e Instituto, además de contar con un importante presupuesto, eligieron bien antes de empezar y durante la competencia tomaron decisiones que no dañaron la base principal. Además, sobre todo en el caso de los dos primeros, tienen una estructura armada de equipo que viene desde la temporada pasada. Sabido es lo que produce para un conjunto tener permanentes cambios de jugadores, donde el o los que llegan tienen su tiempo de adaptación, se “pierden” entrenamientos “metiendo al nuevo” en el funcionamiento y se pasan partidos buscando identidad de juego. Por supuesto, siempre hay excepciones, donde uno que llega mejora la calidad del juego. Pero, en general, las modificaciones en alto número son perjudiciales y retrasan.

Ya que hablamos de identidad, otra problemática que encuentro en cuanto a la cantidad de extranjeros, es la consecuencia que produce en el hincha, en el público. Como sucedió en la ACB de España tiempo atrás, tener jugadores desconocidos con permanentes recambios en la conformación de la plantilla produce que el hincha baje la identificación con el equipo, se pierda, no llegue a querer a sus jugadores. Así lo explica en el confidencial.com, Eduardo Fernández-Cantelli, ex jefe de marketing del Real Madrid: “Hay un detalle que no solemos recordar, y es que durante esos años (habla del 99 al 2004 aproximadamente), los equipos empezaron a fichar extranjeros masivamente y se popularizaron los contratos de una semana, provocando un déficit de identidad, de referentes, en los clubes. Fue en esa época cuando empezaron a verse muchos pabellones a media entrada“. Cuando se ven estadios con tribunas semivacías en nuestra Liga, y nos preguntamos cuáles son las causas, estoy seguro que una de ellas (hay varias) tiene que ver con este punto.

En el cierre del análisis, vales citar la idea del técnico de la Selección Argentina. Sergio Hernández nació con esta Liga y es el DT más ganador de la historia de la competencia. Sin dudas, palabra autorizada para acentuar (lo hizo en UCU TV) que “No me gusta cómo está la Liga, va contra el espíritu de la Liga Nacional. Pienso que tiene que haber dos extranjeros por equipo más una ficha latinoamericana… Hay buen nivel de jugadores nacionales en nuestro torneo, salieron jugadores como Garino, Brussino, Deck y Luca Vildoza. Igualmente, acompañaría más el desarrollo de los jugadores argentinos una Liga con menos equipos, pienso que 16 equipos y 2 extranjeros más la ficha latinoamericana sería lo ideal”.

Más allá de algunas diferencias ideológicas o de formas de disputa que se puedan tener, está claro que la Liga Nacional es una competencia con estructura fuerte y cimientos sólidos. Es valorada por nosotros y vista desde afuera con respeto. Siendo la LNB base de la generación que más alegrías le dio al básquet argentino, me pregunto: ¿será esta reglamentación lo mejor para nuestra competencia? ¿Podrá atentar a futuro contra el desarrollo de los basquetbolistas nativos?. Los sabremos con el tiempo.

Detalles de jugadores por equipo (actualizado al 3/5/2018)

[table id=27 /]

Cantidad de extranjeros por temporada  (actualizado al 3/5/2018)

[table id=28 /]

Aclaración: fueron contemplados en la lista como extranjeros los U23 José Mensia (Gimnasia), Daniel Bordignon (Bahía Básket), José Materán (Bahía Básket) y Rómulo Gusmao Costa (Ferro). Hay otros foráneos U23 que forman parte de los planteles pero estos son los que tuvieron protagonismo en el torneo como para sumarlos a la lista final.

 

Nota: Julián Olmedo,
Ex jugador, Licenciado en Comunicación y por sobre todo, amante de la Liga Nacional

Gráfica: Joaquín Olmedo