Omar Cantón habló en UCU Radio sobre su desvinculación de Quilmes y contó los motivos por los cuales se alejó del equipo marplatense.

“Venía de jugar en Quilmes,  igual que Emi (Bassabe) y Nico (Ferreyra), y en el receso de esta temporada quedó una deuda de la anterior y durante el descanso fue difícil comunicarse con los dirigentes.  Antes de empezar La Liga había tenido dos buenas ofertas y me comuniqué con un dirigente de Quilmes para comentarle eso y le pregunté si me iban a poder pagarme ya que había una deuda y teniendo en cuenta que mi contrato de este año era un poco superior. Me dijeron que el dinero estaba, que me iban a poder pagar, que iba a ocupar un lugar importante en el equipo y que querían que viniera. Pero yo sabiendo como estaba el club les dije que estaba dispuesto a resignar la deuda para poder destrabar la situación y me dijeron que la plata estaba y que necesitaban que estuviera, pero la idea más allá de dar un salto deportivo era quedarme, pero cuando volvimos al club de la pretemporada nos dijeron que la plata de la deuda del torneo anterior no estaba y eso hizo que Emi, Nico y yo no empezáramos a entrenar“, contó el pivot.

Además aclaró: Para destrabar mi situación hablé con otro dirigente del club que se ofreció a pagar una deuda de 5 meses en dos pagos. La acepté pidiendo una mejora en el contrato de este año, me dijeron que sí pero me ofrecieron un contrato de un año más con una cláusula de salida a favor del club por si yo tenía una oferta en el medio, di el ok y me puse a entrenar. Paso el tiempo y se estiraba lo de firmar el contrato, total yo ya había excedido el pago de la cuota y había firmado el libre deuda. Cuando llegó el momento del pago del primer mes, me pagaron el monto del sueldo anterior.  Hablé con mi representante y le dijeron que era porque no se había firmado el contrato y que era un problema del contador y me dijeron que vaya a buscar la diferencia a los 10 días, fui y me encuentro con que tengo que firmar un partido que decía a cuenta, como si fuera un adelanto, y en realidad era un saldo. Volví a hablar y me dijeron que es porque no está arreglado el contrato y que cuando iban a rompemos esto. Llegó el otro mes, me dijeron que íbamos a cobrar el 70 por ciento y era el del contrato viejo, menos el saldo que me lo habían puesto por adelanto“.

Fui seis veces al club para firmar el contrato, pero siempre hubo alguna excusa para no hacerlo y se usaron cosas extradeportivas, que eran mentiras y cosas utilizadas, para decirme que por alguna razón no se podíay la situación no dio para más. Habíamos hecho un acuerdo de no decir nada porque para ellos no era cómodo que yo me vaya, el equipo ya había sufrido varias bajas, pero como un dirigente salió a decir cosas que no son reales yo salgo a decir lo mio. Dicen que está todo al día y no es así, yo tuve que resignar dinero y se sabe que cuando se hace una rescisión de contrato todo el dinero tiene que estar ahí y no lo tenían y me hicieron un papel para recibir dinero dentro de 10 días a mi representante le dieron de su comisión, que también resigno dinero, cheques hasta mayo. Una irregularidad tremenda“, agregó el rosarino

Soy un agradecido del club y de la gente, todos me demostraron su cariño, pero así fue como se dieron las cosas. Nico y Emi también se querían quedar en el club, sé como fueron las cosas porque estuve en todas las reuniones.Yo me quería quedar en el club, por eso arreglé que se me pague en cuotas. Que esto termine así me genera mucha tristeza. Firmamos un acta que dentro de 10 días me van a depositar un mes más“. 

“Con Bianchelli hablamos de todo en la última reunión y ayer hablamos por teléfono cuando se decidió todo. Le debo muchísimo y le agradecí por todo, es una excelente persona y entrenador“, destacó

Sobre su futuro, expresó: “Siempre que jugué afuera la pase muy bien y hoy con lo del dólar ayuda, pero me voy a tomar estos dos días para ir escuchando cosas. Estoy agradecido por que han salido ofertas“. 

Audio:

Foto: Quilmes