Cuando se le presenta un examen de esos en los que tenés que afinar el lápiz y ser puntual en las respuestas, el campeón no falla. Quizá le faltó un poco de estudio en esa final del Súper 20 contra Quimsa, la espinita que todavía tiene clavada, pero anoche volvió a aprobar otra materia: la de sacar adelante un partido en el que no jugó bien.

San Lorenzo se llevó un encuentro no tan bien jugado contra Estudiantes por 63-58 y se afirma en lo más alto de la Liga Nacional, que lo tiene como el único invicto en seis partidos. No estuvo con todas las luces, es cierto, pero pudo salir con la chapa del candidato de todos. El Ciclón pasó de meterle 114 puntos a San Martín a quedar sólo en 63 ante los de Concordia que hicieron un partidazo, pero aún así, no les alcanzó.

Marcos Mata lideró a un equipo que siempre que huele sangre, va por su presa. El alero terminó con un doble doble, producto de 14 puntos y 12 rebotes, en un juego cerrado, pero sacando diferencias a partir de su buen trabajo en defensa.

El otro que aportó mucho y resultó fundamental desde el banco, fue José Vildoza. El ex Libertad metió 15 tantos con 3-5 en triples y comandó a San Lorenzo para un nuevo triunfo que lo sigue afirmando como líder.

Planilla oficial del juego

Informe: Diego Bever - Olé

Foto: La Liga Contenidos