En la previa de un nuevo clásico, Marcelo Jiménez, dirigente de Quilmes, habló en UCU Radio y además se refirió a las pintadas en el club. Ayer el equipo cervecero superó a La Unión de Formosa por 89 a 79.

"El partido de ayer se notó en la cancha que el nerviosismo estaba. Claramente no queríamos estar en esta situación, es lo que nos toca. Hay tres equipos en la misma situación. Pero sabemos que hay otros dos equipos que están igual, por lo que puede haber muchas aristas". 

"Ni bien salieron las imágenes de las pintadas se comunicaron desde Peñarol con nosotros para solidarizarse. Como siempre decimos, hormigas e imbéciles no se terminan nunca siempre y lamentablemente tenemos algún responsable que hace este tipo de cosas y en momentos difíciles cuando más hay que apoyar el equipo, más allá que estés de acuerdo o no con muchas cosas". 

"Ya pedimos las filamaciones de las cámaras para identificar a los agresores y que no puedan ingresar al estadio. Estamos tratando de organizar todo para que el domingo sea una fiesta, a pesar de los resultados". 

"Esperemos la gente sea consciente y respete al equipo contrario, tiene que ser una fiesta. Siempre va a haber un perdedor. Los dirigentes no hacen las cosas mal porque quieren". 

"Seguramente va a haber un operativo mayor. Todavía no he hablado con la gente de Peñarol, pero la idea es que ambos equipos hagan algo antes del partido para que todos se den cuenta que más allá de una rivalidad deportiva somos todos humanos".

"Javier Bianchelli agarra al equipo en un momento muy difícil, se hizo cargo y hace tres temporadas que está con nosotros, es el mismo que nos llevó a jugar un torneo sudamericano, esas cosas no hay que olvidarse nunca. Yo lo he vivido en carne propia, en el 2011 cuando ascendemos éramos los mejores del mundo y al año siguiente tuve que salir escondido del poli".  

Audio:

Foto: Quilmes