Quimsa 77-63 Berazategui

El cotejo comenzó siendo de ida y vuelta, aunque muy erráctico para ambos equipos, hasta que Agustina Jourdheuil clavó una bomba para escaparse a 5 (9-4) con 4'10" por delante, pero Regina Corosio rompió la meseta ofensiva y descontó a 2 (11-9). Berazategui pudo correr la cancha, gracias a una buena defensa, y cerró arriba 18-13.

El Aurinegro inició el segundo cuarto con un 5-0 (incluido otro triple de Jourdheuil) para sacar la máxima de 10 (23-13). Por el lado de Quimsa no lograba atacar cómodo debido a la defensa del rival, el partido se volvió chato, pero con el paso de los minutos, La Fusión consiguió un parcial de 5-0 para ponerse a 2 (29-27), no obstante nuevamente la mano de Jourdheuil cortó el avance y el CDB se fue al entretiempo por 32-27.

El tercer segmento tuvo como protagonista a Andrea Boquete (7) que, con presencia cerca del aro, sacó ventaja y con un par de acciones de 2+1 hizo que Quimsa pase al frente por primera vez (35-34) y luego por 44-39 con 3'10" por delante. Un triple de Julieta Vázquez achicó a 2 (44-42), pero con una ráfaga de 9-1 pasó a ganar 53-43 de cara al último período.

Con tres bombas al hilo, Berazategui abrió el último parcial y descontó a 2 (57-55), mientras que en defensa propuso una zona que fue contestada con dos triples de Boquete para volver a sacar 7 (63-56). Cinco puntos de Mungo le dieron una ventaja de 13 (69-56), en tanto que El Aurinegro en ataque forzaba cada poseción sin obtener resultados. Después de un tiempo muerto, y con el reloj en su contra, Berazategui salió a presionar, si bien robó algunas pelotas, Quimsa lo selló desde la linea y fue victoria por 77-63.

Informe: Prensa Berazategui


Vélez 58-51 Obras

De muy parejo inicio, Obras arrancó la noche ejerciendo su potencia con el juego interior de Burani y Cabrera, versátiles a la hora de pesar en el partido pero también con el despegue de 8 a 2 en el marcador. En tres minutos, las rockeras tomaron la iniciativa, algo que podía ser importante pensando en un duelo parejo desde el nivel de ambos conjuntos.

No obstante, en consecuencia, Vélez reaccionó rápido gracias a los aportes de Santana, Alcántara y Castillo, que le dieron paridad en 8 promediando el parcial. Y más allá de que la historia comenzó tan pareja como trabada en cuanto a anotaciones, el 13-13 del primer cuarto reflejó la lucha que ambos equipos ofrecieron y un poco la tendencia de cada uno: Obras en base a su excelente juego interior y Vélez con la jerarquía de sus máximas figuras, donde Santana se destacó por encima.

La sequía afectó a ambos equipos al comenzar el segundo periodo, ya que los dos elencos se vieron algo trabados y sin poder convertir puntos. El banco entró en juego, pero tanto Vélez con Rubene, Santana y Castillo, como Obras con Cabrera, rompieron la ausencia de puntos gracias a sus iniciales. Un triple de Puchetti sobre el ocaso del parcial puso a las anfitrionas con ventaja mínima de 27-26 al entrar al descanso largo.

A Vélez le costó pesar en el reinicio de las acciones, careció de gol ante un Obras que hizo un sólido trabajo defensivo y por momentos se fue quedando en el camino frente al elenco de Pirani. Y es que a ese juego interior, las aurinegras le sumaron el gran manejo en la base de Siciliano, que sumó puntos vitales. Así, Obras llegó a sacar ventaja de cinco (35-30) con el aporte de Siciliano.

Pero Vélez volvió a aparecer en el cierre del parcial, fue descontando de a poco la diferencia y un triple agónico de Alé terminó de sellar una buena remontada visitante para estampar el 38-37 favorable a las de Gusso al culminar el periodo. Vélez no perdió la órbita para sacar adelante una diferencia que más allá de no ser muy grande pudo llegar a ser importante por el trámite mismo del juego.

Llegó entonces un buen pasaje de Alonso para las de Gusso. La colombiana ya había mostrado algunas ráfagas en el tercer cuarto, pero en el inicio del último parcial dejó su sello con dos ofensivas de las cuales se destacó un triple importantísimo para alimentar los ánimos de las de Liniers. El juego se abrió y las fortineras fueron encontrando más y más gol con el correr de los minutos.

Y así todo se fue encaminando para Vélez, que en base a la noche determinante de Santana pero también con el aporte sobresaliente de sus otras figuras como Castillo, Alcántara, Alonso y Alé, terminó poniéndole el sello a una victoria muy deseada. El final marcó un reñido 58-51, metiendo a Vélez en la final de la Liga Femenina donde este sábado definirá el título ante Quimsa.