Este viernes 11 de octubre fue otro día histórico para la CABB, porque se presentó el "Manual de Mini Básquetbol: Guía para la enseñanza", que tiene como finalidad convertirse en herramienta para homogeneizar la línea de trabajo, conducta y principios, en las categorías formativas.

La CABB lleva a cabo hace más de un año la enseñanza del básquetbol a través de un Manual para entrenador formador conocido como el “Método CABB”, una herramienta que busca trazar líneas transversales para el desarrollo del baloncesto. Un punto de partida para compartir conocimientos y buscar no alterar los procesos de enseñanza.

El Manual fue presentado ante la presencia del Presidente de la CABB, Federico Susbielles, el entrenador de la Selección Mayor, Sergio Hernández, el Director Nacional Formativo, Silvio Santander y el autor, Juan Lofrano.

Desde que asumió Federico Susbielles a la CABB, primero como interventor y luego como presidente, se apuntó a generar este método de formación que tiene al entrenador Silvio Santander, como persona visible, pero incluye a otros técnicos por debajo, divididos por regiones.

“Hoy tenemos una metodología de formación para chicos de más de 13 años. Ahora lanzaremos lo mismo para el Mini Básquet, en todo el país. Unificamos una mirada, criterios de cómo formar, algo que antes no existía, contó Silvio Santander.

“Es un verdadero orgullo para mí presentar este primer manual destinado a la enseñanza del Mini Básquetbol. Este trabajo, es una verdadera tarea colectiva, que recopila y aúna esfuerzos de cientos de entrenadores que han aportado a la construcción de esta propuesta", expresó Maximiliano Seigorman, Director Nacional de la Escuela de Entrenadores en Argentina (ENEBA) y Coordinador nacional en la CABB.

El Manual consta de 12 capítulos, que describen desde la filosofía para las menores (tanto del masculino como del femenino), pasando por guías físicas, nutricionales, hasta opiniones de especialistas, jugadores, ex jugadores, entrenadores y bagaje técnico táctico, entre muchos otros conceptos, pensados en una identidad nacional en el largo proceso y camino que representa la formación de jugadores. Está en permanente crecimiento y tiene como objetivo además hacer conocida a la escuela de enseñanza argentina en otros países.

La necesidad de la CABB de pensar esta etapa de aprendizaje empujó a generar una herramienta teórica-práctica con el objetivo primordial de poder jerarquizar la actividad e intentar unificar criterios de enseñanza a lo largo de todo el país.

“Se le dedicó mucho tiempo al Manual y se aplicó mucho conocimiento y muchas horas de estudio, siendo un gran trabajo y aporte al Método CABB. Va en la misma dirección del Manual para Entrenadores Formadores y el Manual de Preparación Física para Formativas, es una sugerencia, un aporte y una guía donde los entrenadores y profesores se pueden apoyar para enriquecer sus conocimientos, no funciona desde el lado de la verdad sino desde una sugerencia e idea que tenemos de poder recuperar y fortalecer el valor de la enseñanza, entendiendo que la competencia es un complemento del desarrollo de los chicos y que no tenemos que buscar el resultado como única opción y prioridad, el competir va a venir como consecuencia de la formación y no tenemos que alterar los procesos de enseñanza”, resaltó Santander.

“Los tiempos que hoy corren requieren de un estudio de cada uno de los gestos, hoy cambió la velocidad de ejecución, se agregaron acciones nuevas y el hecho de poder compartir y unir conocimiento puede ser algo que nos ayude a todos en el futuro”, agregó.

El Método CABB, que comenzó hace un tiempo está en proceso de seguir generando actividades, es una rueda que sigue y no para. Para el 2020, la CABB tiene pensando más actividades relacionadas, de algo que empezó, tomó fuerza y continúa.

“Cuando asumí la coordinación nacional del Departamento de Mini Básquet, que crea la CABB en octubre del 2018 para darle una mirada más específica al desarrollo de las categorías formativas de Argentina y lo más importante nos parecía poder darle continuación al “Método CABB”, que sin dudas faltaba en esta primera etapa de la iniciación del básquet con los chicos”, contó Juan Lofrano.

“En enero del 2019 nos reunimos en mi casa, por un lado, comenzamos a darle identidad al Manual de Mini Básquet, que persigue como objetivo ser un punto de partida, ser una guía, de ninguna manera es un Manual que prescribe ejercicios y se cierra en una sucesión de recetas o de indicaciones cerradas, sino que busca que el entrenador en cualquier punto del país lo lea y lo haga pensar, que contextualice lo que el Manual propone con su realidad y lugar donde le toca desarrollar el Mini Básquet”.

“Tiene dos objetivos claros, masificar la actividad a través de poder pensar en tener más chicos jugando al básquet y el segundo gran objetivo es recuperar el valor de la enseñanza. Creemos en el espíritu lúdico del Mini Básquet, está claro que el objetivo es jugar, pero el juego debe potenciar la mirada sobre la enseñanza y dotar a los chicos de la mayor cantidad de herramientas posibles acorde a su edad, etapa evolutiva y a sus posibilidades y saberes previos, pero la mejor forma que tenemos de respetar al chico es enseñándole bien”, agregó.

“Nos apoyamos en los excelentes especialistas que tiene la CABB, Carlos Saggio en el área de psicología, Luciana Spena en el área nutricional y Claudio Fratoni en el área de preparación física. Elespacio de la motricidad en esta edad es muy determinante el trabajo que han hecho en cada capítulo ha sido un lujo. Fue un Manual debatido y dialogado, aprendimos a discutir ideas, algo muy sano, todos crecimos redactando este Manual y encontrábamos consenso en no descuidar al profesor, que muchas veces se encuentra solo tratando de hacer desde su pasión las cosas bien y esto nos puede dar como país una identidad. En algunos puntos salientes nos va a permitir tener una visión clara de a dónde queremos llegar. Uno de los capítulos tiene que ver con las estructuras de juego tratando de que no se juegue de tantas maneras diversas en Argentina y que se lleguen a acuerdos para buscar un perfil de jugador que se divierta en la cancha, pero que no deje de aprender. Es una mezcla de mucho orgullo y después de una gran Copa del Mundo de Argentina, nos sentimos respaldados por Sergio Hernández y Silvio Santander”, añadió el Coordinador de Mini Básquet en la CABB.

“Esta guía de enseñanza trata de dar herramientas y elementos para el entrenador no solo desde el punto de vista técnico y táctico, sino desde el punto de la enseñanza, quizá lo más difícil en esta etapa. Si formamos buenos entrenadores, vamos a mejorar y tener mejores prácticas. Todo lo que viene haciendo la Selección Mayor y la última camada en el último Mundial, de alguna manera lo que hace es generar mucha más expectativa que de alguna manera marca excelencia y trabajo en equipo, de seriedad, de constancia y de alguna manera queremos replicar esto dentro de la estructura del básquet argentino y en este caso dentro del Mini Básquet en particular. Es muy importante lo que sucedió en el Mundial de China 2019, la tarea del cuerpo técnico y jugadores multiplica un poco lo que el básquet argentino representa. El Manual es un punto de partida, debe actualizarse permanentemente por la dinámica del deporte, porque las cosas cambian y porque no deja de ser un punto de partido de un saber que representa un momento en particular”, afirmó Javier Orlandoni, Asesor Pedagógico de ENEBA.

“Es una tarea colectiva de mucho esfuerzo. Todo lo que hicimos fue discutido entre varios, ha pasado por varios ojos críticos y si se quiere muchas miradas para mejorar. Hemos tratado de discutir y sintetizar a partir de un diagnóstico previo que se hace sobre el Mini Básquet y es satisfactorio que se haya podido concretar este primer paso. Esperamos que el básquet argentino comience a ganar en tradición, que se acostumbre a formalizar y a generar bibliografía escrita y fílmica y se dé a discusión”, agregó.

El Manual es una herramienta necesaria para mejorar la iniciación de los chicos y chicas en el deporte en una sociedad en la cual su infancia tiende al sedentarismo, cada vez más, debido a la incursión de las pantallas en nuestros chicos. Tenemos que estar actualizados en cómo enseñar mejor el deporte y como masificar y llegar a la mayor cantidad de niños y niñas posible. El Manual establece una línea de trabajo con objetivos para todo el país, establece un lineamiento y una metodología de enseñanza clara, pero siempre atendiendo a las particularidades de cada región. Es innegable que cada lugar del país presenta una particularidad que hay que atender y este Manual, lejos de ser una receta a aplicar, lo que provoca es la reflexión y herramientas para que cada profesor en su región pueda contextualizar la enseñanza. La CABB y su historia nos obligan a que nos perfeccionemos para que seamos una escuela referente a nivel mundial y poder estar a la altura de las potencias mundiales respecto a programas deportivos. El Método CABB que escribió Silvio es algo increíble para nuestro básquet, pero faltaba la parte de iniciación. Este Manual viene a dar respuestas a eso a ver cómo hacer para iniciar a chicos con particularidades diferentes a las de hace 20 años y hacer de ese chico una persona saludable y que vea el básquet como una forma de vida, como jugador, entrenador, dirigente, pero que lo haga dentro de un club”, explicó el entrenador Pablo Genga.

El Manual se puede descargar de este link

En este link podes ver la presentación oficial del Manual en el Auditorio de la CABB

Nota: UCU Web
Foto: CABB