24.02
Los números eternos, que quedarán grabados en el mundo del baloncesto. Es por eso que justamente en esta fecha, el Staples Center abrió sus puertas a todos aquellos que quisieran celebrar las vidas de Kobe y Gianna Bryant. Con lágrimas en los ojos se vivieron las dos horas y treinta minutos que duró el homenaje, donde no faltó nadie.

"No olviden celebrar la vida de Kobe, Gianna y sus amigos. Una amiga de la familia está aquí para brindar su amor a Vanessa y su familia: Beyonce." Así inició este acto, con los acordes de una guitarra y una canción. "Estoy aquí porque amo a Kobe y ésta era una de sus canciones favoritas. Así que espero que todos podamos cantarla muy fuerte, para que él pueda sentir todo su amor." Finalizada su actuación, se mostró un video homenaje con el tema "Memories" de Maroon 5.

La presentación del evento estuvo a cargo de Jimmy Kimmel, comediante, actor y amigo de la familia, que subió al escenario con los ojos llenos de lágrimas aclarando que habían elegido a la persona equivocada para llevar adelante este evento. Fue su tarea presentar a Vanessa, que fue ovacionada de pie por los miles de personas que colmaron el Staples Center.

Sin lugar a dudas, sus palabras fueron las más duras de la noche. En ellas se refirió a la vida de Giggi, contó cómo era la pequeña en la cotidianeidad, en la escuela y en su equipo. Habló de sus sueños de llegar a jugar en la WNBA y sus deseos de igualdad con el básquet masculino. Lamentó no poder verla con su vestido de novia, o llegando a la universidad, o siendo una profesional del deporte. A la hora de hablar de Kobe, lo mencionó como su marido, como su compañero y el sostén de su familia. El apoyo constante y la relación del ex basquetbolista con sus hijas: “Dios sabía que Kobe y Gianna no podían estar aquí el uno sin el otro, por eso se los tuvo que llevar juntos. Bebé, tu cuida a nuestra Gigi, que yo aquí me encargo de Natalia, Bianka y Capri. Todavía seguimos siendo el mejor equipo. Los amamos. Diviértanse en el cielo hasta que nos volvamos a encontrar. Los amo y extraño para siempre. Mamá"

A continuación llegó el turno de Diana Taurasi, la mejor jugadora de la WNBA. Contó sus anécdotas con Black Mamba con mucha tranquilidad, pero a la hora de hablar de Giggi, su voz se quebró por completo. "Ella representaba el futuro del básquet femenino (...). Ella representaba una época donde una mujer no necesita pedir permiso para poder jugar, sus habilidades le brindaban respeto. (...) La última vez que la vi fue en una cancha, en la previa de un partido, su mirada reflejaba... pertenencia." Finalmente, en un perfecto español se despidió hablándole a Vanessa: "Kobe y Gigi están en el corazón de Los Ángeles y los ángeles nunca mueren. Te queremos mucho".

Sabrina Ionescu figura en la NCAA, su representante y mejor amigo Rob Pelinka Alicia Keys fueron los demás invitados que iluminaron el escenario en la previa de uno de los momentos más fuertes de la noche: el discurso de Michael Jordan.

El histórico jugador de los Bulls ascendió con los ojos inundados de lágrimas. Entre risas y llanto recordó a Kobe de la mejor manera posible. Habló de pasión, de dedicación, de los mensajes en altas horas de la madrugada para saber cómo enseñarle movimientos a su hija de 11 años. "Kobe era como un hermano menor para mi, todos querían hablar de las comparaciones entre nosotros. Yo solo quería hablar de Kobe. Con él podíamos hablar de baloncesto, pero también podíamos hablar de la vida misma." El mejor jugador del mundo invitó a la reflexión de aprovechar los momentos con los seres queridos, porque nunca se sabe cuando termina la vida. “Cuando Kobe murió, un pedazo de mi murió junto con él, murió un pedazo de todos nosotros, por eso estamos aquí. Descansa en paz, hermano pequeño."

Lucy Nicholson, de la agencia Reuters.

El cierre del evento, como no podía ser de otra manera, le perteneció a Shaquille O'Neal. "Nunca imaginé estar aquí parado. Sigo devastado por la partida de mi amigo y hermano menor Kobe Bryant y mi sobrina Giggi." Obviamente relató sus anécdotas con el ex jugador, con una mezcla de emoción y diversión. Prometió enseñarles a sus hijas los mejores movimientos de su padre, de la misma manera que prometió no enseñarles a lanzar tiros libres; pero por sobre todo, prometió continuar con su legado.

Finalmente, Christina Aguilera se presentó en escena y despidió el evento con una canción. A continuación, se proyectó "Dear Basketball", el corto con el que Kobe Bryant ganó un Oscar.

Ahora sí, estamos listos para dejarte ir. Mamba Out.

 

Ison Patoco - @isonpatoco