En la jornada del día miércoles se confirmó por parte de la Asociación de Clubes y la Confederación Argentina que la Liga Argentina y el Torneo Federal no continuarán con sus temporadas, quedando de esta manera ambas competencias sin un campeón. Además, se sumó la incertidumbre de la Liga Femenina, que se dio por cancelada, pero con vistas de poder iniciar en Octubre del corriente año. Es por esto que en 3x3 Radio hablamos con Sergio Guerrero, Secretario Técnico de la AdC para aclarar todas las dudas con respecto al comunicado oficial.

Mirá la nota completa:

"Es un momento raro, no son cuestiones que estamos acostumbrados a comunicar, ni decisiones que estamos acostumbrados a tomar habitualmente. Es una situación extraordinaria de orden mundial, más allá que a nivel de la pandemia tenemos una demora en cuanto a Europa, no tenemos ningún país donde nos podamos ver reflejados, donde podamos ver qué solución tomaron para los protocolos ni para definir sus competencias. Todas las ligas están en suspenso o se han dado por concluidas. Esta semana estuvimos en contacto con la ACB y la NBB y todos tenemos el mismo panorama, tenemos ideas de conclusión, pero con una dificultad en lo material para llevarlos adelante.

La decisión en el momento de parar las tres competencias fue la misma, se respetaron los lineamientos que bajaron de los ministerios. La decisión interna fue de tratar de terminar las competencias. Tuvimos reuniones evaluativas con cada una de las competencias, en la Liga Argentina rápidamente se sintió la idea de los clubes de ir camino a la suspensión, los clubes manifestaron la imposibilidad de continuar, el parate de sponsors y de generación de recursos fue muy fuerte. Después se fue agravando la cuestión por situaciones operativas: estadios que se prestaron para los hospitales, ciudades cerradas, la cancelación de vuelos hasta septiembre y una gran cantidad de circunstancias que ya generan que mantener la categoría en una situación de espera, en una categoría que tiene menos ingresos y no tiene la competencia vendida era pedirle mucho a los clubes para una situación incierta.

En la Liga Nacional ningún equipo se quiso bajar de la competencia, todos somos realistas, las mismas complejidades de la Liga Argentina están para la Liga Nacional. Desde la ACB resolvieron su sistema de juego, pero no saben en donde pueden desarrollar el torneo. Hoy pensar en terminar la fase regular y jugar play offs parece ciencia ficción, hay que pensar en colectivos, aviones, viajes, estadios vacíos y hoy no parece lógico. Habrá que conversar con los clubes, si se plantean sedes únicas y cuadrangulares para resolver las cuestiones pasamos al siguiente nivel, qué ciudad, dónde lo ubicas, que localidad te permite un torneo de básquet. Quizás dentro de 60 días esta posibilidad es más viable.

Los clubes en la última reunión estaban dispuestos a esperar. La Liga Femenina tiene una particularidad, que es el hecho de jugar a contra calendario de las competencias internacionales para aprovechar a las jugadoras que regresan. La incertidumbre de competencias que no han terminado en otros lados, la imposibilidad de comenzar y la falta de fechas generó que sea muy complicado mantener el calendario establecido que teníamos, que es concreto. Ahora ya sabemos que vamos a tener una demora, y probablemente en ese caso, en otros países van a empezar las ligas y las chicas se van a querer ir, lo que nos llevó a tomar esta decisión.

Los principales sponsors siguen acompañando en la situación e inclusive algunos contratos que se están buscando la renovación.

Siempre y cuando los clubes hagan la evaluación del mercado de jugadoras, que sea lógico para realizar una competencia razonable, de una calidad a lo que estábamos acostumbrados, se comenzará la Liga Femenina.

Toda la cuestión de la manera de concluir, y el acuerdo entre AdJ, CABB y AdC está enmarcado dentro de las pautas generales que envió el BAT de FIBA el 22 de abril. Ahí se hace una evaluación de la situación, y sugiere una serie de situaciones para resolver las cuestiones contractuales, para no acumular reclamos, se plantea una mirada sobre el asunto y se trata de resolver de una manera específica. Son medidas extraordinarias, todas las partes tienen que poner algo para salir de la situación. No habla de una resolución de los contratos, por lo que los mismos no están terminados. Hay que evaluar los contratos de cada uno.

La Liga Femenina tenía pensado arrancar los primeros días de abril, estamos a fines del mes y tenemos dos semanas más de cuarentena, ahí tenés que pensar la puesta a punto, suponiendo que te dejen ir a entrenar, que no está en el panorama. Pensar en arrancar, más las puesta a punto, más la ausencia de jugadoras del extranjero, hay clubes donde no se puede jugar, y nos dio para pensar que esto iba a dar para largo, se va a superponer con otras cosas, por eso decidimos darla por cancelada y hacer la evaluación específica cuando las cosas estén 100% dispuestas.
La chance de jugar más adelante estaría, pero hay que analizar el mercado, eso corresponderá a los clubes. Hay que ver si hay mercado para siete equipos de Liga Nacional. Si dentro de X tiempo aparece una vacuna, y vuelve todo a la normalidad el escenario cambia.

No recuerdo una situación similar en la historia. No es una crisis interna, ni del país, es una cuestión mundial, donde no hay casi desarrollo del deporte con normalidad. Hay que salir todos juntos bajo el marco del diálogo. Hay que estar todos los componentes juntos, tratando de minimizar todo tipo de conflicto. Con la buena voluntad de todas las partes, se va a llegar a buen puerto. Todos van a sufrir daños económicos, pero hay que tratar de salir lo menos heridos posibles para que el año que viene seamos la misma cantidad de equipos, o más.

La clasificación a los torneos internacionales para Liga Argentina es una cuestión que no es reglamentaria pero habrá que hacer una reunión específica, donde habrá una evaluación y se analizará. Hoy la plaza de la Sudamericana surge del campeón de la Liga Argentina con el campeón del Súper 4. Hay que generar una resolución, daría la sensación que Oberá podría clasificar, pero se decidirá después de una reunión.

Con el tema de los descensos, no está decidido, eso va a surgir luego de la reunión de la categoría. Cuando la Liga resuelva concretamente la situación específica de los clubes ahí surgirá la decisión de como se termina esa cuestión. Hoy por hoy, no hay algo tomado. Tenemos desarrollados varios escenarios de competencia, con los días que necesitaría cada uno. Dependiendo de la fecha de retorno, más el tiempo de condicionamiento de los equipos. Hay formatos de 50, 60, o 70 días, así como una situación express en una sola localía. En función de lo que se determine, se tomará la decisión.

Los árbitros han tenido con Montenegro y Fabián Borro como responsables de las dos entidades y se le está buscando una solución que es compleja, porque los árbitros tienen un encuadramiento de prestación de servicio muy específico, cobran por partido, ese gasto lo absorben los clubes, así que es una situación compleja, que hay que resolver desde lo financiero y lo económico. Hay que generar un adelanto de dinero, pero hay que tener en cuenta quién se hace cargo de ese dinero, considerando que son partidos que no están dirigidos todavía. Todo tiene que enmarcarse dentro del diálogo para que los componentes tengan una solución relativas. No hay nada mágico y nadie puede quedar como si nada de esto hubiera pasado.