Muchos quizás se sorprendieron a principios de este Súper 20 a no ver a Matías Lescano en San Martín de Corrientes, en lo que sería su cuarta temporada consecutiva en el equipo correntino. Más sorprendidos aún recordando que Lescano era uno de los referentes en el último tiempo para el equipo de Sebastían González, que además de jugar torneos a nivel internacional, en la pasada Liga Nacional fue subcampeón.

Ante su salida del equipo correntino y con la mayoría de los equipos de LNB ya completos, decidió irse a España (su mujer y su hijo son españoles) a instalarse y quizás una vez finalizado el Súper 20 volver a Argentina para jugar la Liga Nacional. Pero desde la llegada de Lescano a Zaragoza el Alfindén Baloncesto insistió en adquirir al jugador para afrontar por primera vez el desafío de la Liga EBA (cuarta división del básquet español).

Matías Lescano no es un desconocido en España, el cordobés jugó por siete años en el Zaragoza donde logró el campeonato de la Liga LEB Oro en dos oportunidades en la temporada 2007/2008 y en la 2009/2010. Además de ser el MVP de la final de la Copa Príncipe de Asturias en la 2003/2004.

«Sí extraño la Liga Nacional, sobre todo el tema de la competencia, prepararse para los partidos y esas cosas. Pero la verdad es que en el último tiempo ya se me hacía pesado el tema de la rutina diaria de ir a entrenar y también el tema de los viajes, sobre todo los últimos años en micro, y el estar lejos de casa por mucho tiempo».

«Me sorprendió mi salida de San Martín porque cuando renové en la temporada pasada los dirigentes me habían hecho llegar su idea de que yo siga ligado al club de alguna manera. Además después se suma que la temporada fue muy buena. Yo tenía la idea de que iba a continuar en San Martín, pero bueno cambiaron las cosas y no se dio lo que esperaba. Me sorprendió porque hace un tiempo me manifestaron una cosa y de repente cambió todo sin muchas explicaciones».

«La idea de retirarme pasó por mi cabeza, más que nada por el tema de la rutina, ya se me hacía pesado sobretodo mentalmente, si bien físicamente me siento muy bien, la cabeza es la que más está quemada y a eso sumarle que tener que cambiar de equipo, de ciudad y tener que mover a la familia, también me jugaba un poco en contra. La verdad que pensé en retirarme».

«No, cuando tomamos la decisión de irnos a España, en ningún momento fue la idea irnos para que yo juegue acá. La idea era venirnos a instalar porque mi mujer es de Zaragoza, mi hijo también. La idea era venir, instalarnos y en diciembre después del Súper 20 salía algo interesante de Argentina, yo me volvía sólo a jugar. En ningún momento la idea era jugar al básquet acá».

» En el Alfindén sabían que yo me vengo a vivir a Zaragoza y por medio de conocidos que tenemos en común con los dirigentes del club, me hacen llegar la propuesta. En principio no tenía la idea de jugar, les dije que mi prioridad era instalarme con la familia y después ver que hacía con el tema deportivo. Pero desde que llegué estuvieron en contacto conmigo y viendo mi situación».

«El motivo para aceptar la propuesta fue que ellos son de un pueblo que está a diez minutos de Zaragoza, me quedaba cerca, me contaron su proyecto, la idea que tenían conmigo, de que me metiera en el club y a mi me sirvió para seguir compitiendo y no retirarme de la actividad. Así que cerraba por todos lados».

«No estaba indeciso, ellos me contagiaron su ilusión, las ganas de hacer las cosas, del proyecto que tienen a largo plazo. Así que en cierta medida también me terminó de convencer todo eso».

«El otro día lo hablaba con mi mujer después del último partido que jugué. Le decía que no puedo con mi ingenio, que cuando empece a entrenar con el equipo, mi idea era pasarla bien, divertirme, disfrutar un poco esto sin tantas presiones y la verdad es que no puedo. Una vez que entro a jugar sólo quiero ganar y eso conlleva a querer estar en lo más alto posible. Y si bien la idea del club es ir con tranquilidad, uno se pone las metas más altas y quiere que las cosas salgan bien para estar lo más arriba posible. Así que jugar para pasarla bien solamente, será para más adelante».

«Tuve en estos días algunos sondeos de un par de equipos de Argentina, para ver cual era mi situación. Pero yo ahora me comprometí con el Alfindén y lo lógico es que termine la temporada. Pero nunca se sabe que puede pasar, así que de momento estoy mentalizado en seguir jugando con Alfindén».

«La verdad es que no se si esta será mi última temporada, prefiero ir con tranquilidad y más adelante se verá. Tiene que ver mucho lo físico y de ese punto me siento muy bien. Así que cuando me de cuenta que el cuerpo no da para más, será hora de colgar las zapatillas. Pero de momento, voy a disfrutar esta temporada y tratar de rendir lo mejor posible y sentirme bien adentro de la cancha. Más adelante se verá, de momento a disfrutar de esta temporada».

«Sí, empezamos bien la temporada, el club debuta ahora en está categoría y la mayoría de los chicos también. La verdad es que los voy conociendo sobre la marcha, preguntando y bueno, por lo que me dijeron hemos jugado contra algunos equipos que en teoría van a estar arriba y nosotros estuvimos bien. Así que me encontré un equipo de gente joven que juega bien al baloncesto y también es cuestión de ir tomando rodaje todos. Pero creo que podemos hacer un buen torneo y estar arriba. A medida que vayan pasando las fechas nos iremos acomodando y veremos en que parte de la tabla podremos estar. Yo creo que podemos estar arriba».

«Todavía no suena el cuarteto en el vestuario. La música la maneja otro chico y de momento suena la música de todos lados, mucho reguetón. Pero ya estaba acostumbrado a eso en Argentina que el DJ era Aguerre y ponía esa música. Así que ya venímos acostumbrados».

» Está claro que una de las cosas que más se extraña de Argentina es a Belgrano. Cada vez que juega, lo estoy tratando de encontrar en alguna página y a veces me toca que sea a horas de la madrugada de acá pero yo le hago el aguante igual. Pero está claro que también se extraña a la familia, los amigos, los afectos. Que si bien en Argentina también los tenía lejos, acá los tengo más lejos y se nota eso».

» La familia bien, mi mujer es de acá, está contenta de volver después de ocho años y mi hijo también, siempre le gustó España. El nació acá y al mes nos fuimos para Argentina, sus ocho años los vivió en Argentina pero siempre se sintió español. Y ahora está adaptándose al cambio de colegio, a esas cosas que son las que más cuestan pero en general, la verdad es que está muy contento. Y eso le da a uno tranquilidad porque sabe que cuando la familia está bien tiene la tranquilidad de saber que está haciendo lo correcto».


Informe: Argentos X el Mundo (@ArgsXmundo)

 

Artículo anteriorArgentina es de oro en los Juegos de la Juventud
Artículo siguienteTres partidos en el jueves de Súper 20