San Lorenzo derrotó claramente a Bahía Básket por 92 a 64, cerró la serie por 2-0 y clasificó a cuartos de final del Súper 20 donde espera por Gimnasia o Ferro. El Ciclón sacó ventaja a partir del segundo cuarto y tuvo como figuras al extranjero Joel Anthony (23 puntos, 11 rebotes y 4 tapas) bien acompañado por Marcos Mata (17 tantos).


Nota de La Nueva Provincia.
Bahía Basket se llevó de Boedo 40 minutos más de juego, con una exigencia al límite, tanto defensiva como ofensiva, frente a un rival como San Lorenzo, de exagerada jerarquía para el nivel doméstico, ante el que perdió, por 92 a 64, en el segundo juego de octavos del Súper 20.

De esta manera, Bahía quedó eliminado y ahora tendrá un mes para el inicio de la Liga Nacional, tiempo en el que, seguramente, el equipo será mejorado con algún refuerzo.

Más allá de que el balance es positivo respecto de lo que rindió este joven plantel, está claro que queda corto y carece de algún referente que absorba juego y peso interior.

Anoche, con su característica defensa, Bahía confundió al local. Lo dobló, le impidió que revirtiera el balón y, en 4m10 le había provocado 5 pérdidas.

A la vez, le servía que Tucker fuera la única vía de gol (3-3 en triples) y no dejaba que se repartiera demasiado el juego.

Adelante, con el tiro abierto de Levy (2-4 en t3), el equipo de nuestra ciudad pudo quitarle presión a los tiradores, que tenían pegado a los seguidores.

Así generó otra vía de gol y, a la vez, tuvo paciencia para estirar las posesiones y atacar el aro cuando se producía alguna grieta, pudiendo mantenerse 3 arriba.

Como era previsible, el azulgrana de a poco fue dominando su tablero –aun sin Meyinsse, quien se retiró con un esguince de tobillo- y marcó presencia interior con Anthony. Así, obligó a congestionar en la pintura, liberó al resto y Sims logró tiros más limpios a pie firme.

Saliendo a relucir las diferencias, a Bahía le costó muchísimo atacar, chocó, le corrigieron tiros (completó 3-14 en t3) y todo se le complicó. Porque San Lorenzo, al mismo tiempo, se fortaleció en su tablero, salió rápido, abrió la cancha y, en ese juego, resultó una aplanadora. Sacó máxima de 16, a falta de 1m40 para el primer tiempo.

El inicio del complemento encontró bien plantado a Bahía, que logró ponerle freno al ataque local. Nuevamente San Lorenzo dudó, sumó pérdidas y lanzamientos errados: 0-5 en triples.

Bahía, con dos triples (Caio y Fernández) más un libre de Gerson hizo un parcial de 7-0 (40-34). Y eso que no pudo aprovechar las corridas, comiéndose tres tapas al momento de definir.

San Lorenzo anotó su primer punto en el segundo cuarto cuando iban 5m22. Y convirtió un lanzamiento de cancha recién cuando iban 6m30, escapando 48 a 37.

Aunque la presencia del canadiense Anthony (completó 23 puntos, 11 rebotes y 4 tapas) nuevamente fue determinante. Atrás incomodó a todo el que intentara atreverse a tirar y adelante empujó, acompañado, a esta altura, por Mata y con el Penka Aguirre mostrándose más respetuoso del juego.

El azulgrana sacó 16 al finalizar el tercer cuarto y la extendió a 20 en el inicio del último.

A partir de ahí fue cuestión de seguir descontando tiempo ante un rival definitivamente superior a Bahía y a todo el que se le cruce, al menos, en el ámbito nacional.

Nota: La Nueva
Foto: LNB Contenidos

Artículo anteriorCuarto triunfo en fila para San Isidro
Artículo siguientePeñarol derrotó a Hispano y estiró la serie