El Real Madrid perdió el invicto que tenía como local en la Euroliga al caer frente
al CSKA Moscú por 93 a 88 en la 10° jornada de la fase regular del torneo que
reúne a las grandes potencias de Europa.

El Palacio se vistió de fiesta para recibir a dos de los que lideran el certamen y el
CSKA se quedó con la victoria gracias a un verdadero vendaval de triples (15/26).
La primera mitad fue compartida. Arrancó abajo el Madrid con un parcial 3-17.
Luego, Laso movió el banco y entre Rudy Fernández y Gustavo Ayón cambiaron el resultado: 29-7 con el CSKA sin anotar durante más de seis minutos. Y para finalizar, un Campazzo endemoniado cerró el primer cuarto con un triple desde 20 metros, (20-24).

El Madrid llegó a ganar 32-24, pero los rusos se sobrepusieron a ese mal momento
y con un parcial se fueron al descanso 41 a 38.

En el inicio de la segunda mitad, con un Madrid muy errático, el CSKA se impuso en
los dos tableros, (57-67).

Pese a buenos pasajes de Jaycee Carroll y al inicio del último cuarto, quien había estado
muy errático, el Madrid no pudo frenar el vendaval de triples y el CSKA se quedó
con la victoria.

En el equipo de Pablo Laso la gran figura de la noche fue Facundo Campazzo quien
convirtió 23 puntos en 35:46 minutos en cancha. El base argentino lideró el ataque
madridista y realizó un gran desempeño en defensa. Además, Gabriel Deck,
encestó 8 puntos con un 100% de efectividad (3/3 en dobles, 2/2 en libres) y tuvo una tarea determinante en sus 09:40 minutos. Otra de las figuras del Madrid fue Rudy
Fernandez con 18 puntos. Por el lado de la visita, Cory Higgins, tuvo una noche
excepcional anotando 24 puntos.

El Madrid sumó su tercera derrota consecutiva y extrañó la presencia de Sergio Llul,
quien se recupera de una lesión, mientras que en el CSKA no jugó Sergio
Rodríguez. En la jornada 11, el Madrid visitará a Anadolu Efes.

Pablo Laso, entrenador del Madrid analizó el encuentro: «Cuando ves las estadísticas hay un aspecto que es clave, el porcentaje de tiro de tres de ellos. Nos ha lastrado esto. Esa es una parte, pero sería muy corto pensar que solo nos han ganado por eso. No hemos estado bien ni ofensiva ni defensivamente”.

“Hemos tenido que sobreponernos a un muy mal inicio, con una desventaja muy grande, pero mi sensación es que no estábamos jugando como equipo. Tenemos que mejorar porque ha habido muchas situaciones que habíamos hablado y no hemos hecho bien. El CSKA ha sido superior. No hemos hecho un buen partido como equipo”.

“Tenemos dos grandes bases, tanto Campazzo como Llull son jugadores de altísimo nivel y los que deben liderar a nuestro equipo desde esa posición. Habría sido absurdo forzar a Llull, aunque si hubiera sido la final seguro que habría jugado. A Prepelic le cuesta un poco todavía jugar de base porque está acostumbrándose al equipo, pero nos da buenos minutos si tiene que jugar en ese puesto”. 

Informe especial de Juan Ignacio Palenzuela para Uno Contra Uno desde Madrid

Fotos: Real Madrid

Artículo anteriorPanamá defendió su localía y venció a México
Artículo siguienteCuatro victorias visitantes y una local