Foto: Andres D'Elia

En la mañana del miércoles en 3×3 Radio, hablamos con Diego Grippo, Director del Departamento Médico de la Asociación de Clubes (AdC), que nos interiorizó sobre la situación actual del COVID-19, habló de un protocolo para las máximas categorías del básquet nacional y analizó los posibles escenarios de continuidad para la élite de nuestro deporte. La información puede ser útil para el caso que la actividad vuelva, y abarca desde los cuidados personales y grupales en todos los equipos.

Mirá la nota completa con Diego Grippo:

«Veo que las medidas que se tomaron desde el gobierno nacional están bien, y las veo tomadas a tiempo. Veo que es normal que a esta altura, a más de 30 días de cuarentena se generen dudas, si se realizó antes de tiempo, si la cantidad de afectados justifica la cantidad de medidas, la balanza que estaba del lado de la salud se empieza a equilibrar porque se empieza a hablar de la economía. Usando los dos criterios ahora puede haber otra línea de decisiones, puede haber modificaciones en la comunicación que va a venir de parte del presidente. Ahí podemos empezar a ver como se puede mover el básquet en una cuarentena administrada, tanto para entrenamiento como para competencias.

Este virus no se conoce, tiene cuatro meses de vida y generó todo lo que ya sabemos a nivel mundial. No hay que subestimar la capacidad de contagio que tiene. No todos los que se enferman desarrollan síntomas graves, en porcentaje un 80% no lo va a percibir. El 20% restante es lo que genera el colapso de los sistemas de salud, y ahí es donde está trabajando Argentina. Las medidas de prevención causan enojo, pero son las adecuadas. Se está tratando de evitar el pico que haría colapsar el sistema de salud, y las personas en riesgo de morir seguramente fallecerían. Uno esperaba que la cuarentena dure 20 o 40 días, pero se va a ir estirando y se va a ir administrando. Ahí comenzará el juego de las instituciones, ya que no va a ser igual y segura para todos. Los epidemiologos argentinos son buenos de verdad, pero ahora empieza a pesar lo económico, y la cosa no puede ser igual para todo el país.

En caso que haya una vuelta a los entrenamientos hay un borrador que ha sido presentado el martes. A mi me consultan permanentemente y no se ha tomado decisiones arrebatadas. En lo que respecta a nuestro deporte, es dar las medidas básicas que van desde lavarse las manos, toser o estornudar en el pliegue del codo, no tocarse la cara, usar barbijo. Después de eso, es cuestión de imaginar cómo un deportista va al club y accede hasta que termina el entrenamiento. El cuidado del material, tener alcohol a mano, como desinfectar las superficies deportivas, etc. Hay que consultar la cantidad de jugadores que puede haber en cada entrenamiento, si se puede hacer con más de un jugador por mitad de cancha, las cantidad de personas que tiene que haber en un estadio, la atención a la prensa, son infinidad de puntos.

En caso de retomarse la competencia, seguramente se hará en la localidad más segura. Habrá que tener en cuenta las condiciones de salud que establece el gobierno para las personas que provengan de las ciudades donde hay contagios. Si se pudieran realizar los testeos de covit-19 a todas las personas que pueden llegar a estar presentes en el eventos. Es una cuestión de evitar riesgos, en lugar de evitar la enfermedad.»