(Foto: Vince Carter)

El histórico alero que pasó por los Raptors, Mavericks, Grizzlies, Suns, Magic, Kings y en los últimos dos cursos los Hawks anunció que la ausencia de Atlanta en la reanudación de la liga en Orlando da por finalizada su carrera, esa que inició en 1998 y 22 temporadas después lo vio como uno de los mejores aleros del siglo.

Carter hizo pública la noticia en su podcast llamado «Winging it», en el cual dijo: «Oficialmente dejo de jugar al básquet profesionalmente». Y continuó: «Desde finales de marzo que empecé a sentir que se había terminado y así fue cómo lo manejé. Si hubo alguna decepción por la temporada, se hizo más fácil ponerlo a un costado». Además, mencionó que la situación que el planeta atraviesa por el Coronavirus es más importante y es algo que ocupa su mente en estos momentos.

Continuando con el análisis de su carrera, agregó que «es una situación interesante: entré a la liga en una temporada acortada (la 98/99 por un lockout) y me voy en otra». Además, recordó cómo fue su última jugada como profesional: «Es una situación única, no lo había pensado pero es una locura. Esas cosas pequeñas ayudan a aceptar que la temporada haya terminado abruptamente. Meter mi último tiró ayudó. Honestamente, si no hubiera metido ese tiro, me hubiera sentido diferente y hubiera tenido ganas de volver y jugar al menos un minuto para meter un tiro: un libre, una bandeja, lo que sea. Siempre querés poder decir que metiste el último tiro de tu carera y yo puedo decir eso. Estoy feliz».

Este fue el último tiro de Vince Carter como jugador profesional, algo que refleja la carrera de un basquetbolista que desde que llegó a la NBA entendió a la perfección de qué se trataba el lugar en el que estaba. Y le tocó iniciar en los Toronto Raptors, un equipo que por esos años no tenía los mejores resultados, que estaba muy lejos de convertirse en lo que es hoy y mucho más de poder siquiera meterse en una final de la liga.

Pero todo esto cambió con su llegada. Un jugador tan espectacular como él era precisamente lo que necesitaba la franquicia canadiense para poder despegar. «Air Canada», como fue apodado mientras estuvo en el único equipo no estadounidense de la actualidad, ayudó a llevar a los primeros planos a los de Toronto gracias a sus espectaculares volcadas que se metían en los highlights de cada noche. Además, esto lo llevó a ser elegido para participar en el torneo de volcadas del All-Star Game del 2000 y dejó una increíble historia.

Para resumirla brevemente y contextualizando la época, en ese entonces los teléfonos celulares no eran tan normales como lo son hoy en día, Carter tenía que encontrar el auto que lo llevaría a él y Tracy McGrady, su primo y compañero de equipo, hasta Oakland, donde se celebró el evento. Con poco tiempo por llegar, había dos opciones: llamar a los organizadores y avisar que no podrían ir porque no sabían dónde estaba ni cuál era el auto, o tomar otro. Por fortuna, eligieron la segunda y le regalaron a los espectadores que vieron ese juego una de las mejores actuaciones en la historia, en la que dejó increíbles volcadas que a día de hoy no fueron superadas.

Lamentablemente los Raptors nunca pudieron entregarle un equipo competitivo con el cual ir más allá en la lucha por depositar a Toronto en los playoffs y eso provocó su salida del equipo a principios de temporada 2004/05. Su segundo equipo fueron los New Jersey Nets, donde estuvo hasta el cierre de la 2008/09. Luego de eso fue el turno de hacer un tour por diferentes equipos de Estados Unidos: Orlando Magic, Phoenix Suns, Dallas Mavericks, Memphis Grizzlies, Sacramento Kings y, por último, Atlanta Hawks.

Pese a que entrará en la lista de los grandes jugadores que nunca pudieron conseguir un título, no es algo que pueda modificar la percepción que la gente tiene de él. Si bien tiene ese casillero vacío, puede decir que participó de 8 ediciones del All-Star Game, se quedó con el premio a Rookie del Año en 1999 y es uno de los pocos basquetbolistas que superaron los 25 mil puntos en su carrera y ese hito lo alcanzó, como no podía ser de otra manera, con una volcada.

Como si hubiera estado marcado por el destino, le tocó alcanzar los 25 mil enfrentando justamente al equipo con el que convirtió los primeros 9420, los Raptors. En ese juego de fines de noviembre del 2018, el juego ya estaba definido a favor de los futuros campeones, por lo que las últimas ofensivas de la noche fueron a parar a manos de Carter, sabiendo que estaba cerca de esa marca. Finalmente lo logró faltando 5 décimas para el final del encuentro y se llevó la ovación de todos los presentes en el estadio de los Hawks.

A sus 43 años, Vinsanity le puso el punto final a una carrera plagada de marcas históricas, como el hecho de haber disputado 22 temporadas o haberlo hecho en cuatro décadas diferentes. Pero no solo eso construyó una de las mejores trayectorias de los últimos tiempos, porque también gracias a su vigencia y dedicación pudo llevar a lo más alto a muchos equipos que no estaban acostumbrados a eso. Pasará mucho tiempo para volver a ver un jugador de sus características, pero hasta que eso suceda quedará por siempre el recuerdo de este jugador, «half man – half amazing».