En un nuevo programa de Triangulo & Dos, hablamos con Andrés Nocioni, para charlar sobre su visión del básquet argentino en la actualidad. El ex jugador habló sobre la Confederación Argentina, y la Liga Nacional, así como también muchas cuestiones relacionadas con la Selección Nacional.

El santafecino también habló de su futuro profesional. Si bien ahora está trabajando en La Pampa, con proyectos personales, no descarta por completo volver a relacionarse con el mundo del baloncesto. Contó que tiene ofertas del Real Madrid y el Baskonia, y que también estaría dispuesto a colaborar con la Selección Argentina.

Reviví la nota completa:

"Estoy pendiente, es algo que me lleva mucho tiempo, tengo que tener de lo que ocuparme, mi suegro se jubiló y yo tomé la posta. Me lleva mi tiempo, me mantiene ocupado hasta que vea muy bien que quiera hacer con respecto al básquet.

A mi me gustaría involucrarme, no tengo ningún tipo de problema, ahora estoy cómodo donde estoy, estoy con mi familia, acá no hay algo que me llame mucho la atención como para involucrarme, por ahora estoy en un impasse, quiero estar tranquilo y tomar protagonismo de lo que te mencioné anteriormente.

La verdad que lo llevo bien, no extraño jugar. Cuando juego lo hago para divertirme, si voy a un campus lo disfruto, me apasiona ver todo tipos de ligas, a veces veo hasta el federal. Me apasiona el básquet, pero no extraño jugarlo, me retiré en un buen momento, me retiré cuando yo quise, no me quedaron pendientes, no soy de los que se quedan pensando los "que hubiera pasado si". Extraño la convivencia, me gustaría vivir en Buenos Aires y sentarme a tomar un café con gente para hablar de básquet. Acá lo hago, con un grupo de veteranos, pero no extraño jugarlo.

Lo que veo es que el básquet evoluciona, el básquet que vemos ahora es distinto al que veíamos nosotros, escucho que se critica a la NBA, me parece una locura, la NBA es lejos la mayor liga del mundo, te puede gustar o no su estilo, pero veo mucha crítica ligera a la mejor liga del mundo. No hay un tipo de básquet definido que tengamos que decir que es mejor o peor que otro. Todo basquet es bueno, disfruto de ver NBA, Europa, Liga Nacional, todo.

Ahora cada vez vemos más Luka Doncic, o Lebron James, jugadores grandes corriendo la cancha. Incluso en Europa se ve ese cambio, el mismo Luka fue parte de eso. Creo que desde que me retiré hasta hoy no cambió tanto, me retiré hace tres años. Lo importante es no criticar ese crecimiento. Lo que a nosotros nos parecía raro, como por ejemplo jugar sin dos grandes, ahora nos damos cuenta que no fue a eso el básquet, evolucionó a otra cosa. Creo que deberíamos estar más adelantados. Cuando nosotros buscábamos dos torres, el básquet ya había cambiado, debemos tener la capacidad de adaptación para adaptarnos a los cambios.

Si no tuviéramos esa variedad perdería la gracia. Estaría bueno ver el juego de Europa, la Liga Endesa, la NBA. Pero no me parece que haya que criticar si es mejor o peor, hay que estudiarlo, para ver si nos conviene jugar como los Golden State Warriors, o como el Real Madrid.

El gran mérito de la selección en el mundial, es que se sacaron la sombra de lo que había pasado hace muy poco. Había una mochila que tenían de la gente que decía que no íbamos a ver un partido como el de la generación dorada y vimos un equipo que se adaptó y que logró algo que no creía nadie. Yo creo que por dentro Luis tampoco tenía tanta confianza, pero se la vamos a dejar pasar. Pero nadie creía que teníamos opción para estar entre los cuatro mejores. Eso es gracias a la gran tarea del cuerpo técnico y de todos los que estuvieron a su alrededor.

Te llevo mas al 2002, pongamos una comparación, ves un partido y todos tocando la pelota, teniendo veteranos entre comillas como el colo, acá fue algo parecido con Luis Scola, incorporandolo. Luis rejuveneció cinco años. No me voy a tirar ninguna flor, pero hicimos bien el trabajo con Sergio, con Manu, con Lancha tratando de transmitir eso, y me llena de orgullo. Transmitir lo que a nosotros nos había funcionado para competir internacionalmente. Nosotros nos tenemos que nutrir de ese plus que nos hace ganar partidos desde nuestra inferioridad. Hicimos que los chicos entiendan eso.

Yo estoy siempre abierto a dar una mano con la selección argentina, ya lo hice, he estado entrenado, he sido parte del equipo o de la rutina. Todo lo que podamos aportar es importante. Me dirán que no estoy conectado al básquet, en esta cuarentena hice mil zoom. No solamente lo podemos aportar demostrándolo, pero si lo podemos transmitir con palabras, actitudes, conocimiento, que es importante. No tengo ningún problema, esto no me genera ningún vínculo con la parte de afuera. Yo quiero aportar en lo deportivo, no es buscar un acercamiento a la CABB.

No comparto la nueva dirigencia por haber tenido un pasado que no me gustó como se dieron los manejos en la cabb. No quiero volver a ese momento, espero que hayan aprendido, que vengan a hacerlo mejor, no estoy criticando de antemano, no tengo afinidad con esta gente, no tengo problemas personales ni ningún tipo de conflicto. No estoy cerca de lo que propone esta dirigencia, no comparto la concentración de poder, no entiendo por que se dejan afuera instituciones que tienen que tener mas peso en las decisiones. Las federaciones y asociaciones son cerradas y se cierran cuando alguien propone algo que puede mejorar el básquet argentino. Acá no hay intereses personales.

Yo pienso que no está equivocado Luis Scola, pero si que es difícil de ponerlo en acción en Argentina, hay que ponerlo en contexto. Hay que entender que estamos en Argentina y hay cosas que no funcionan de la forma que uno quisiera porque lo vio en otra parte del mundo. Tenemos que tomar lo que aprendimos y tratar de adaptarla a nuestro país. Creo que podemos cambiar, probar cosas nuevas, y eso no significa que no se pueda retroceder. Se tomaron medidas de competencia en la liga nacional, de las que no estoy en contra, pero que problema hay si los jugadores y entrenadores piensan que no están bien, poder dar marcha atrás. Alguien tiene que tener un problema con eso. Si el resultado no convence, podemos cambiar y probar con otra cosa. Me gusta lo que dijo Luis, habría que implementarlo de forma escalonada y ver si funciona, es una idea, no es crítica ni nada.

Yo pienso que de la manera política, eso lo piensa la gente que le gusta hacer política. A mi no me toca el ego tomar una decisión y después decir que quizás no fue la mejor. Hay que probar, y si las cosas no van bien, y si los jugadores y entrenadores no se sienten cómodos, hay que escucharlos. Todo lo que quieras implementar, sin los protagonistas no están cómodos, no podés sacar un mejor producto o el mejor nivel de esas personas. Si los entrenadores te dicen que el calendario es complicado, que no está tan bueno, abramos la cabeza y escuchemos. Porque opinar no significa que queremos dar un golpe o meternos donde no nos corresponde. Es una cuestión de ego, porque piensan que pierden poder. Es difícil meterse donde juegan los egos.

Estamos en un buen momento del básquet argentino y tenemos que disfrutarlo y tenemos que seguir desarrollando mas jugadores para que vayan a otras ligas.

Habrá que evaluar una oferta de un equipo de la Liga. El único proyecto que tuve, es una oferta que tuve en su momento de la CABB, pero no era el momento, no quería retirarme y meterme de una en otra rutina. Había dejado mucho de lado a mi familia y quería disfrutarla. Es de lo único de lo que me arrepiento, de no darle la importancia que merecía. Quizás de haberlo hecho podría haberlo solucionado y haber manejado ciertas cuestiones de otra manera. Ahora no se puede hacer nada, fue una decisión personal.

Habría que ver la situación y cómo encararlo, muchas veces lo he pensado. Ser jugador de básquet no significa estar preparado para ser un buen dirigente. Lo que sí podemos hacer es dar un punto de vista diferente. Tiene que estar con gente que sabe de básquet, todo ex jugador que se meta en la parte dirigencial está bueno, es positivo, siempre que sea con buenas intenciones. Lo veo con buenos ojos y ojalá se pueda dar cada vez más.

Yo no soy entrenador, no tengo capacidad para eso. Debería estar en un equipo, en la parte de fundamentos, en la parte de transmitir ideas, filosofía de equipos. No soy entrenador, no puedo desprestigiar y decir que por ser Nocioni puedo llegar a la liga nacional. Si me preparo, si tengo vocación como Victoriano, Prigioni o Gutiérrez, es respetable. Ahora no lo siento, no tengo esa motivación. Podría darle cosas a un equipo, desde la estructura.

Pienso que el próximo avance debería ser genético pero como no podemos, tenemos que pensar un juego distinto y particular que nos de un plus dentro de la cancha. El básquet se ha vuelto demasiado atlético y tenemos un prototipo atlético, pero no lo somos como en otras parte del mundo. Es un déficit. Hay muchos equipos de los cuales podemos aprender, tienen una forma de jugar más parecida la nuestra, pero no podemos competir contra su genética.

Ellos continuamente están buscando el mejor equipo y por eso mueven fichas que a veces pueden ser hasta imaginarias, plantean lo que necesitan. Se tiene que acabar, con perdón a los dirigentes, basta de fichamos porque me gusta uno o el otro. Tiene que ser un trabajo en conjunto con el entrenador y el manager. Ellos dan la idea de juego y ahí es cuando empezas a fichar. En la NBA el mánager es clave. Ahí se arma y se desarma muy rápido un proyecto, porque así es el americano, no le tienen mucha paciencia a los proyectos.

El manager es básicamente está por encima del entrenador y es el que va mirando cosas que el dt y los ayudantes no están viendo porque están metidos en otra cosa. Él está mirando lo que pasa en esa temporada, la que sigue y en los próximos tres años.

El puesto de mánager en nuestro país es complicado de implementar por una cuestión de egos. El dirigente debería encargarse de conseguir los recursos, no de armar el equipo. Esa tarea debería ser para el mánager junto al entrenador. El dirigente tiene que encargarse de otra cosa, no tiene nada que ver con el deporte en , pero es un ego y es algo que tiene que ceder. Un mánager es algo saludable para el equipo.

Yo creo que de a poco se va a ir nutriendo la parte dirigencial de jugadores. No es fácil, no es fácil entrar, ser escuchado, traer ideas nuevas, cosas que hemos vistas y que se creen polémicas. Y bueno, creo que de a poco debería seguirse esa tendencia, es cierto que en otros países hay más jugadores siendo parte de las dirigencias. Acá en Argentina Sebastián Uranga fue una gran incorporación para la CABB. No debería haberse ido nunca, el es un apasionado de su trabajo, era un ex jugador que sabía. Esa es la gente que tenés que traer.

No sé cual es la idea que el Gringo Pelussi tiene en la CABB, imagino que tendrá el mismo puesto que Sebastián. Yo no critico antes de que pase algo en CABB, voy viendo lo que pasa y después lo analizo. Con esta pandemia es complicado poner en la mesa lo que está pasando en la CABB.

Tengo ofertas del Real Madrid, siempre ellos tienen la idea de incorporarme como un nexo para las categorías inferiores y el equipo de la mayor. Ya han hablado muchas veces conmigo. No estoy en condiciones de mudarme de nuevo a Madrid. Lo evaluaré en el futuro. Con el Real y con el Baskonia no tengo nada más que palabras de agradecimiento. Me siento muy respetado, mi opinión siempre les parece honesta y les hablo de frente, por eso me tienen en consideración.

Me cuesta entender la liga, no entiendo por que en el fútbol también existe esto del clausura y el apertura, no lo entiendo al concepto de dos torneos. Creo que el calendario debería estar más estructurado, que conozcamos y que conozcan los que están afuera como es la estructura. No me parece esto de viajar quince días, a mi no me gusta. Hay muchos que opinan lo contrario. Hay que sentarse a evaluar. La liga nacional es formadora, es nuestro trampolín. El salto se da en Europa, hay que ver qué estructura se puede desarrollar para tener mejor liga. Yo creo que deberíamos, en mi opinión, y mirá que no soy nostálgico, pero volver más o menos una estructura a la que teníamos. Me parece que no estamos en condiciones de tener un calendario como el que tenemos, los gastos, los viajes, el calendario tan largo, tendríamos que ver eso nada más. Obviamente no manejo nada, es una opinión personal. Lo digo como espectador o un amante de la liga nacional.