El torneo inicial de la Liga Italiana ya conoce a sus cuatro semifinalistas, después que se disputaran las seis fechas de la Supercoppa 2020. Lamentablemente sólo uno de los argentinos involucrados en la competencia logró acceder a la definición.

Grupo A

Tal como estaba en los análisis previos, el Olimpia Milano fue el máximo ganador del grupo, de hecho, los dirigidos por Ettore Messina clasificaron de manera invicta, con una amplia ventaja a su seguidor, el Brescia, que sumó tres victorias y tres derrotas en este arranque de temporada. El Varese, equipo de Luis Scola, sumó dos triunfos, pero contó con una gran participación del argentino, que en estas presentaciones promedió 21.3 puntos y 5.5 rebotes. El capitán de la Selección fue elegido como el MVP del grupo. El cuarto lugar en este grupo inicial fue para el Cantú, que solo logró ganar un partido en seis disputados.

Grupo B

Éste fue el único grupo que no tuvo participación de los jugadores que representan nuestro país en el exterior. La Virtus Bologna fue el que logró acceder a la definición del torneo, después de culminar la primera etapa con un récord de cinco victorias y una derrota. Con un 50% lo siguieron el Reggiana y La Fortitudo Bologna. Por último, con solo una victoria, en el último lugar se ubicó el Cremona.

Grupo C

En esta oportunidad, fueron tres de los cuatro los equipos que tuvieron presencia nacional. El Reyer Venezia terminó siendo el clasificado a las semifinales con cuatro victorias y dos caídas. Bruno Cerella no tuvo gran cantidad de minutos en los encuentros disputados por el equipo. En el Trieste, Juan Fernández acumuló buenos números en las seis presentaciones, pero al equipo no le alcanzó para abrazar la clasificación. El cordobés promedió 11.2 puntos, 1.8 rebotes y 4.8 asistencias, al igual que Luis Scola, el Lobito fue elegido como el MVP del grupo. Por último, en el Trento, Andrés Forray también sumó buenos minutos con 6.2 puntos, 2.5 rebotes y 3.3 asistencias, pero su récord de 2-4 lo ubicó en la última colocación del grupo.

Grupo D

Sin lugar a dudas, el cuarto grupo fue el más parejo de los que participaron en esta competencia. Tres equipos finalizaron con un récord de cuatro victorias y dos derrotas. Entre ellos el Pesaro de Carlos Delfino y Ariel Filloy. En lo que fue su vuelta al profesionalismo después de un año, el oriundo de Santa Fe promedió 12.5 puntos, 4.5 rebotes y 2.3 asistencias en cuatro encuentros (tuvo dos juegos de suspensión después de una descalificación), mientras que el nacido en Córdoba sumó una media de 6.2 puntos, 2.2 rebotes y 4.3 asistencias. El equipo que finalmente se quedó con la clasificación a la semifinal fue el Sassari.

Las semifinales del torneo empezarán el viernes 18 con los cruces de Olimpia Milano vs Reyer Venezia y Sassari contra la Virtus Bologna. Los ganadores se verán las caras el día domingo en la gran final de la Supercoppa.

Nota: Ison Patoco

Artículo anteriorUCU TV del 12 de septiembre
Artículo siguientePuerto Rico retoma la actividad