Imparables. Agobiantes. Frenéticos. Cualquier adjetivo que vaya en esa línea va a ser una posible descripción de estos Lakers. Los comandados por Frank Vogel jugaron un partido muy intenso durante los 48 minutos y derrotaron a Miami, que no contó con Dragic ni Adebayo, por 124-114 para quedarse con el segundo duelo de las finales y ponerse 2-0.

El Heat sintió de forma considerable la ausencia de sus figuras, y si bien llegó a estar abajo por 18, siempre se mantuvo al rededor de la decena de puntos, sin poder quebrar esa luz. Butler, Nunn y hasta Olynyk lideraron al equipo de la Florida hasta donde pudieron, pero LeBron, AD, Rondo y compañía les hicieron la noche imposible en los dos costados de la cancha.

El máximo artillero del encuentro fue justamente el King James, con 33, escoltado por Anthony Davis con 32, aunque también sumó 14 rebotes. Del lado de los dirigidos por Spoelstra, Butler convirtió 25+13 AST, y Olynyk terminó con 24.

La serie continúa el domingo, desde las 20:30 h, con transmisión de ESPN.