Los Ángeles Lakers (2) 104 – 115 (1) Miami Heat

Miami dio el golpe y venció, sin Dragic ni Adebayo, a los Lakers por 115 a 104 en el tercer juego de las Finales de la NBA. El Heat se mostró muy activo desde el primer momento del juego, aprovechó las falencias del rival, y esta vez sí sostuvo ese ritmo durante los 48 minutos. ¿Comienza una nueva serie? Con un Butler así…

El arranque fue muy similar al del primer punto. Una defensa intensa de los de Florida y un ataque fluido hasta el primer tiempo muerto de Vogel. Esta vez, las pérdidas de los angelinos continuaron y Davis se cargó con faltas. Todo en los Lakers lo hizo LeBron, ayudado por Kuzma y Morris que dieron un paso al frente, así que la banca y los tiros externos fueron claves para que se sostengan en juego, aunque sufrían la ausencia de AD en la pintura.

Al regreso de los vestuarios, el Heat sacó máxima de 14 con un gran trabajo defensivo y varias opciones en ataque. Sin embargo, Los Ángeles volvió con un gran momento de Davis y hasta se puso al frente otra vez en el último período con un Morris certero. A pesar de esto, el cierre lo controló Miami. Butler infernal, con un liderazgo implacable, llegó al triple-doble y se hizo cargo de prácticamente todo, acompañado por un Herro que no deja notar su corta edad. Los de Spoelstra, con bajas importantísimas, se mantienen con vida. Esto está 2-1 para Lakers, y sigue el martes.

Jimmy Butler fue determinante (40 puntos sin tirar de tres puntos, 11 rebotes y 13 asistencias), mientras que Tyler Herro y Kelly Olynyk anotaron 17 cada uno.

LeBron James sumó 25 tantos, 10 rebotes y 8 asistencias. Además, acompañaron Kyle Kuzma (19), Markieff Morris (19) y Anthony Davis (15).

Así fue el partidazo que ganó el Heat