(Foto: Ezra Shaw / Getty Images)

Son de público conocimiento los sueldos que perciben los jugadores de básquet de la NBA, sobre todo los de los más importantes, como lo son Curry, LeBron o Harden. Pero hay un dato que pasa más desapercibido y es el de los ingresos de los encargados de hacer jugar a esos deportistas, los entrenadores.

Esta lista la lidera uno de los técnicos más exitosos de la historia y, entre los que están en activo, el mejor de todos ellos. Gregg Popovich es el entrenador con el salario más alto de toda la liga, con once millones de dólares, una cifra bien merecida para quien ganó cinco anillos y se quedó tres veces con el premio al coach del año, además de ser hoy el head coach del Team USA.

En segundo lugar se encuentra otro histórico de este deporte que también tuvo la posibilidad de ganar un campeonato: Doc Rivers. En su caso, percibe un poco menos que el DT de los Spurs, son diez millones para quien a partir de la 20/21 estará al mando de los 76ers pero que también pasó por los Knicks, los Celtics, donde alcanzó la gloria en 2008 al conseguir el último título de la franquicia hasta el momento, y por último los Clippers.

El podio lo completa uno de los técnicos más exitosos de los últimos años y que encabeza la nueva generación de entrenadores en la NBA: Steve Kerr. El DT de los Golden State Warriors recibe nueve millones y medio por año para dirigir a Curry, Thompson, Green y compañía. Al mando del equipo desde 2014 y desde ese entonces ya tiene tres títulos y dos subcampeonatos en su haber.

En el cuarto lugar podemos encontrar a uno de los pupilos de Pat Riley que también tuvo la oportunidad de salir campeón de la liga y no la desaprovechó: Erik Spoelstra. El coach de los Miami Heat embolsa ocho millones y medio cada doce meses producto de ser uno de los mejores de la liga dirigiendo al mismo equipo desde el 2008, teniendo en su palmarés los títulos de 2012 y 2013, además de los subcampeonatos de 2010, 2014 y 2020.

El quinteto lo completa uno de los técnicos que le puede pelear cabeza a cabeza a Popovich en cuanto a vigencia y trabajo: Rick Carlisle. El DT de los Mavericks percibe ocho millones por año producto de ser uno de los pocos que dura en su lugar desde hace más de una década y, por si fuera poco, es el autor intelectual del único título que tiene la franquicia de Dallas, alcanzado en 2011 contra Miami Heat.

Más atrás llega el resto de los entrenadores de la NBA, que está en siete millones o por debajo. De estos primeros cinco puestos podemos sacar una conclusión bastante interesante y lógica al mismo tiempo: ganar títulos te asegura un buen salario. Los cinco mencionados anteriormente tienen, al menos, un título conseguido con sus equipos. No es la única manera de obtener un buen contrato, pero sí ayuda bastante a la hora de negociarlo con el general manager de cada franquicia.

Nota: Emiliano Iriondo | Twitter: @emi_iriondo