(Foto: NBA)

En fechas de agencia libre o cuando se aproxima el trade deadline (fecha límite de traspasos) muchos números empiezan a girar por todos lados respecto a lo que gana cada jugador. Este es un dato no menor ya que, en la confección de un equipo, hay que tener en cuenta que hay un tope salarial que impone la liga.

Es por esto que los equipos quedan relativamente balanceados en el armado y las figuras no están concentradas en un solo equipo, salvo contadas excepciones. En general, los directivos de las franquicias tienen que armar verdaderas obras de ingeniería para poder armar un equipo competitivo, con jugadores del más alto nivel y cuyos salarios sean razonables tanto para ellos como para el equipo.

Si vamos a la lista de los jugadores que más dinero cobraron en la última temporada, hay un nombre que no sorprende que esté en lo más alto: Stephen Curry. El base de los Warriors tiene bien merecidos los 40.2 millones de dólares que ganó en el último año solo por su contrato con la franquicia de la bahía.

En segunda posición se encuentra otro armador que encontró en su nuevo equipo el lugar perfecto para armar la rotación a su gusto: Chris Paul. El ex-Clippers, ahora en Oklahoma City, embolsa 38.5 millones por jugar en una franquicia en la que, desde su llegada, ya es el referente de los que recién empiezan y que tiene un gran futuro por delante con más de una decena de picks de draft ajenos en los próximos cuatro años.

El podio lo cierra otro base, precisamente quien dejó su lugar en el Thunder para la llegada de Paul: Russell Westbrook. No había jugado en otro equipo que no fuera el de Oklahoma, pero esta vez salió de su zona de confort para ganar 38.1 millones y además intentar ir por un anillo con un viejo compañero como James Harden, objetivo que quedó trunco tras caer en semifinales con los Lakers.

Justamente Harden es el que lo sigue en la tabla desde el cuarto puesto, con 37.8 millones en su cuenta bancaria cuando finalice la temporada. Entre el escolta y Westbrook ocupan 75.9 millones del presupuesto de los Rockets, cuyo total es de 129.37 millones para esta temporada, por lo que entre estos dos jugadores se llevan casi el 60%, por lo que quedan algo más de 50 millones para repartir entre los otros 13 jugadores de la plantilla.

En el quinto lugar hay un jugador que solo podríamos explicar su presencia desde el lado de que su equipo lo necesita como al agua en el desierto y él no podría tener un sueldo tan alto en otro lado: John Wall. El base, líder y mejor ficha de los Wizards, embolsó 37.8 millones esta temporada y tiene contrato por los próximos cuatro años de manera progresiva hasta llegar a 46.8 millones en la temporada 2022/23.

Recién en el sexto lugar aparece la figura de LeBron James. El #23 de los Lakers firmó un contrato de cuatro años cuando llegó a Los Ángeles, es decir que estará ligado legalmente al equipo hasta la 2021/22, y por el momento recibirá ni más ni menos que 37.4 millones por liderar al último campeón.

Detrás de él hay dos jugadores que este año cobraron más dinero estando lesionados que sanos: Kevin Durant y Blake Griffin. El primero, que está fuera desde la temporada pasada, llegó como agente libre a los Nets para este curso y se aseguró quedarse con 37.2 millones en su primer año. Con el correr de las temporadas su sueldo aumenta, y seguramente sus minutos en cancha también lo harán. El segundo de los dos suele estar más en la enfermería que en el rectángulo de juego: Griffin se lleva de los Pistons una suma menor que la de Durant pero no tiene nada que envidiar: 34.2 millones.

Por detrás vienen dos jugadores que cumplen un rol fundamental en sus equipos y por eso son los mejores pagos: Kyle Lowry y Paul George. El de Toronto tiene bien merecida la extensión de su contrato por un año más luego de haber sido parte importante en la obtención del primer título de la franquicia candiense, pero por lo pronto cobra 33.2 millones. George, que fue otro de los agentes libres que rompió el último mercado y se fue a los Clippers, recibió un total de 33 millones tras quedar a mitad de camino en la lucha por el título.

Del 11 al 20, todos perciben entre 32.7 y 30.5 millones en este orden: Jimmy Butler, Kawhi Leonard, Klay Thompson, Kemba Walker, Gordon Hayward, Mike Conley, Kyrie Irving, Tobias Harris, Khris Middleton y Paul Millsap. De ahí para atrás, los basquetbolistas de la NBA que no fueron mencionados anteriormente, como Joel Embiid, Luka Doncic o el último MVP, Giannis Antetokounmpo, todos cobran por debajo de los 30 millones. Cifras imposibles de dimensionar y que a medida que pasan los años aumentan cada vez más, aunque por la pandemia esto podría cambiar.

Nota: Emiliano Iriondo | Twitter: @emi_iriondo