En su columna mensual en Extrapase (miércoles 18hs), el Lic en Psicología Gustavo Mena abordó un tema muy recurrente en las categorías formativas, no sólo del básquetbol, sino de cualquier deporte, y que atraviesa toda clase social y región del país: la relación del hijo o hija deportista con su padre o madre.

Haciendo hincapié en intentar analizar cuáles pueden ser ciertas prácticas no recomendables, y tratando de trazar una línea divisoria entre el camino del chico o adolescente y el ya recorrido por el padre, sin intentar imponer ninguna regla, se procuró tocar el tópico y llegar a conclusiones que aporten a la construcción de vínculos saludables tanto a nivel deportivo como familiar.

Artículo anteriorEsteban Cáffaro fue anunciado en Flamengo
Artículo siguienteLeandro Bolmaro: «Si me pongo a pensarlo demasiado todavía no me lo creo»