Damián Tintorelli, que se sumó al plantel de Olímpico de La Banda para jugar lo que queda de La Liga Nacional, tras su paso por el básquet uruguayo con Biguá, contó todo sobre su presente. Reviví la nota completa:

«Mi llegada a Olímpico es algo que se dio este último tiempo, hubo una chance de arrancar La Liga, pero por mi contrato en Uruguay no podía volver. Estoy agradecido por poder volver a Olímpico y a Santiago del Estero, que siempre me tiene en cuenta. La idea es alargar el equipo, y poder marcar una diferencia en la rotación».

«La salida del extranjero dejó un espacio vacío y el equipo quedó corto. El presupuesto de los equipos se acotó al no jugar con público y ahora ha crecido bastante a lo que fue la pasada liga. Veo una liga muy pareja y eso se refleja en los resultados de los equipos».

«La competencia uruguaya se juega en Montevideo y no tiene los viajes, por eso me tendré que habituar de nuevo a las giras. No me va a costar, jugué muchos años en La Liga de Argentina y no será un problema para mi».

Tintorelli ya había estado en dos oportunidades en la institución santiagueña. La primera fue en la temporada 17/18, en la que jugó 43 partidos y promedió 10,2 puntos con 51,9% de acierto en tiros de campo y 5,2 rebotes. Luego de eso pasó por Peñarol de Mar del Plata para luego volver a La Banda en la 19/20. Además de disputar la Liga pudo hacerlo también en la Sudamericana, torneo en el que definió el pase a la final ante Botafogo en un cerrado final que se terminaron llevando los brasileros.

Nota: Guillermo Japaze

Foto: La Liga Contenidos

Artículo anteriorÁlvaro Castiñeira: «Me parece que se podría haber tomado una decisión un poco más creativa»
Artículo siguienteFerro comenzó el año con una sonrisa