Este martes 18 de octubre tuvo su inicio la Temporada 2022/23 de la NBA. En la jornada inaugural, Golden State Warriors jugó en San Francisco ante Los Lakers y sus jugadores, además de conseguir una buena victoria, se llevaron a casa los anillos de campeones. 

Los Warriors derrotaron a los Boston Celtics por 4-2 en las últimas Finales de la NBA y sumaron con este su séptimo título en la liga, el cuarto en los últimos ocho años. Para conmemorar este logro, como ya es tradición en la NBA, la franquicia mandó a diseñar lujosos anillos como obsequio para sus campeones. Arasheben, quien dirige la joyería Jason of Beverly Hills, fue el encargado del nuevo diseño, junto a Kirk Lacob, vicepresidente ejecutivo de operaciones de la franquicia que juega de local en el Chase Center.

En el proceso, el reconocido joyero recibió mensajes como: «Asegúrate de volverte loco con el anillo«, «Asegúrate de que sea exagerado» y finalmente no decepcionó. 

El diseño, que tiene un valor de aproximadamente 15.000 dólares, es similar al de la temporada 2014-15 cuando este equipo ganó el primero de los cuatro anillos de la última década y Jason of Beverly Hills también les creó el artículo.

«Es similar, pero es una nueva era», aseguró Lacob. «Es más grande, mejor y más rudo».

Tras un maremoto de complicaciones para conseguir los diamantes, los joyeros tuvieron solo cinco semanas para hacer los 65 anillos que se entregaron en el encuentro inaugural. Cada uno de los cuales necesitaba de entre 40 y 50 horas de trabajo a realizarse por siete especialistas diferentes. 

En la cara del anillo, una talla del Puente de la Bahía está formada por 43 baguettes de diamantes blancos, que representan la actuación de 43 puntos de Stephen Curry en el Juego 4 de las Finales de la NBA de 2022.

A su vez, esta también muestra el número de camiseta de cada jugador encima de lo que Lacob llama una «puerta secreta» que, cuando se abre, revela la cantidad de trofeos Larry O’Brien que ha ganado cada jugador. La idea de personalizar cada anillo viene del deseo de honrar a los cuatro jugadores principales: Curry, Klay Thompson, Draymond Green y Andre Iguodala, quienes construyeron la actual dinastía de Golden State.

«El equipo ganó este campeonato juntos, pero tenemos cuatro jugadores que son muy especiales«, aseguró Lacob.

Uno de los lados de cada anillo muestra el apellido del jugador que lo recibió, acompañado por las victorias de la serie de playoffs. Mientras que del otro se muestran los siete trofeos Larry O’Brien de la organización. 

Detrás de esa cantidad de trofeos se encuentra el símbolo más sutil del anillo, y el favorito de Lacob. Es uno que los jugadores desconocían durante el proceso de diseño: allí está grabado el legendario piso de parquet de Boston, el lugar exacto donde Golden State ganó estos anillos.

Informe: Lucía Romero ( @luciaromeroo )