Cruz Arouxet máximo responsable del Club Estudiantes de Olavarría habló en UCU Radio sobre lo sucedido en el entretiempo entre Estudiantes y Platense.

"Nosotros y los jugadores ingresamos al estadio y ya estaba el equipo Platense haciendo la entrada en calor, ahí ya hubo una agresión entre jugadores, Pappalardi le arrojó un pelotazo en la cara a Lugli, pero por suerte la cosa no pasó a mayores". 

"Una vez jugado el encuentro, hubo una caída de un jugador de Platense en donde los árbitros no pararon el encuentro, después hubo un triple de Estudiantes y un tumulto posterior entre jugadores y cuerpo técnico y a partir de ahí, había un espectador abajo del aro que entraba y salía del estadio por el portón cerca del banco de Platense, que comenzó a amenazar a Jefrey, que dijo los dichos que ya se saben. En el camino al vestuario le apoyó en la espalda un elemento punzante a Jefrey, no sé si era una navaja o como se llame, y todos los jugadores de Estudiantes fueron testigos del hecho. La persona ante la reacción de los jugadores se corrió, pero siguió amenazando verbalmente e introdujo en su ropa interior el elemento cortante que tenía. Lamentable situación. Cuando se acerca el comisionado y los árbitros, Gustavo Fernández les dijo que había pasado algo muy grave y automáticamente los jugadores y cuerpo técnico fueron llevados al vestuario". 

"Ya en el segundo tiempo la gente de Estudiantes jugó, con 5 o 6 personas de Platense en su espaldas, que constantemente amenazaron, con gritos y el clásico apriete de barra. Esto no hace más que empañar nuestro deporte, que si se caracteriza en algo es de ser completamente familiar". 

"A las 9 de la mañana del día posterior, mandamos una presentación haciendo hincapié en el apriete con el público porque los jugadores viajaron toda la noche y estaban durmiendo. A las 12 del mediodía tomé conocimiento de lo que había ocurrido en el entretiempo e hicimos otra denuncia más con todo esto que estamos hablando". 

"El entrenador (Gustavo Fernández) le dijo al Comisionado que había pasado algo grave, pero entró al vestuario pensando en el juego, no se le ocurrió frenar el partido. Eso fue lo que ocurrió y tengamos en cuenta que Jefrey es un chico de 20 años, si esto le pasa a un jugador experimentado para la pelota, no juega y se queda sentado en el vestuario. Pasamos de tener una persona amenazada a tener un jugador acusado por seguir haciendo su trabajo". 

"Cada cual tiene en su trabajo como dirigente y en la vida una postura, cada uno la elige, yo respeto la que eligieron mis colegas, no tengo nada que decir de su opinión, trataría de tomar cartas en el asunto para tener un mejor deporte donde se pueda ir en familia, no existan aprietes y no existan barras. Si hay problemas internos entre los clubes, se pida ayuda y no se trate de esconder". 

Audio: