Programa especial de UCU Radio dedicado a Emanuel Ginóbili en el día después de su retiro de la actividad profesional. El reconocimiento de absolutamente todos. Oscar «Huevo» Sánchez, Juan Carlos Meschini, Carlos Prunes, Horacio Muratore, Leo Montero.

Oscar «Huevo Sánchez», primer entrenador de Manu en Andino de La Rioja: «Nos erizó la piel en el momento que nos avisó que dejaba de jugar, si bien se sabía, es tan inteligente que lo fue hasta retirarse. Podría haber prolongado su carrera, pero por esa razón fue grande y cuando sus puntos no colaboran para salir campeón es cuando piensa así. El ídolo tiene que ir acompañado de la persona, Emanuel fue ejemplo en las dos cosas para los chicos. Me pone feliz que haya terminado una carrera brillante en nuestro deporte». 

Juan Carlos Meschini, periodista: «Ese flaquito que salió de Bahiense del Norte e hizo las mil y una para poder crecer físicamente. No tenía chances de jugar provinciales y lo cortaban de las selecciones, pero nunca dio nada por perdido hasta llegar a ser el monstruo que es. No será lo mismo ver la NBA ahora, ni tampoco a San Antonio. Es un orgullo que haya surgido en Bahía y allá hecho la carrera que hizo. Fuera de serie, más allá del deporte. Ha excedido las fronteras y ha pasado a ser uno de los grandes del deporte argentino, ya es mito. A partir de ahora es un mito y será difícil decir ex jugador». 

Carlos Prunes, representante de Manu: «Hablar de él es complicado, se me vienen muchos recuerdos. Ha cambiado radicalmente la forma de mi trabajo y la representación tradicional. Hemos cambiado las estrategias desde su salto a la NBA, el armado de una conferencia de prensa por ejemplo y un montón de cosas de las que no estaba acostumbrado. Ha sido un camino hermoso y muy duro porque Manu es una persona altamente exigente, estar a la altura me ha llevado mucho esfuerzo. Estoy orgulloso de lo que hemos conseguido más allá de todos sus logros. Trabajamos para posicionar una imagen desde otro punto de vista es algo que hemos disfrutado mucho. Para mi será un inolvidable camino y que me ha dejado infinitos aprendizajes. Me marcó de una manera muy particular más allá de todos los logros, siempre voy a poner énfasis en lo que hemos conseguido fuera de la cancha». 

Horacio Muratore, Presidente de FIBA: «Se nos fue un grande del básquet mundial. Muchas personas veían a San Antonio solamente para ver a Manu y no podremos gozar a esa gran estrella. Muchos años estuve al lado de él, es una persona muy educada y respetuosa, un ganador nato y profesional. Estoy seguro que a esta decisión la pensó mucho antes. Lo más importante es el respeto que se ganó en su país y en todo el mundo. Fue el líder del equipo más amado en la historia de la FIBA, la Selección que le ganó a Estados Unidos en el 2002. Logró un gran respeto dentro de la NBA y pocos deportistas son tan valorados por sus compañeros y rivales. Podía estar parado en la cancha sin hacer nada y era una preocupación para sus rivales. Como fan también siento no poder volver a verlo en la cancha, pero le deseo lo mejor en su futuro. Todo lo que hará le saldrá bien, es un ganador y fija sus objetivos y trabaja para cumplirlos».

Leo Montero, periodista: «Destaco su audacia y valentía, su riesgo, su pasión y entrega, su humildad y esa declaración justa siempre. Lo amamos profundamente, todo lo que nos ha dejado y todo lo que es. Extrañaré decirle «Hay Dios mío». Valoro haber podido hablar de él con otros pares de él en la NBA. Recuerdo siempre una frase de Charles Barkley cuando le pregunté sobre un partido en el que jugó Manu y me dijo: «El es audaz y no tiene miedo a fracasar en ninguna decisión del juego». 

Alejandro Montecchia, ex jugador, compañero y campeón olímpico con Manu: «Es una decisión que esperaba, que hay que festejarla como todas las decisiones que ha tomado el en su carrera y hay que festejarlas como todas sus decisiones. Le llega en el momento justo después de una temporada en San Antonio jugando a gran nivel y en todo su esplendor. Le estoy agradecido por todo lo que fue para nuestro deporte y por todo lo que deja para los jóvenes y todo lo que nos dio como jugador y compañero y como amigo. Agradecer lo que hizo, lo vi y disfrute como compañero y viéndolo. Son palabras de agradecimiento y orgullo por ser su amigo». 

Fragmento de la nota de los periodistas José Montesano y Fabián Pérez con Manu en los Juegos Olímpicos de Londres 2012: «Se ha dado una mística en la Selección, ves jugar a los chicos y te contagian. Agradecemos a la gente por el apoyo, te da fuerzas para los momentos de debilidad, sabes que formas parte de un grupo único y solo tengo palabras de agradecimiento. Es importante no solo ser el último de pie, el que gane el oro si no ganar de otra manera. A veces en Argentina se olvidan de eso y la gente es exitista, hasta perder es tan importante como ganar. Lo que demostró Argentina dentro de la cancha da una sensación de un equipo que me guste que me represente». 

Escucha el programa completo:

 

Artículo anterior«Me genera orgullo y admiración»
Artículo siguiente«Estamos buscando y necesitamos apoyo»