Al final fue lo que se esperaba, una victoria de 30 puntos por parte de los Estados Unidos y su cuadro de jugadores de la NBA sobre una Panamá dispuesta, pero en desventaja. Pero el segundo partido de 74-48 de la segunda fase de los Clasificatorios de las Américas a la Copa del Mundo de Baloncesto FIBA fue mucho más que una sencilla derrota durante la mayoría del juego.

Les tomó tres cuartos a los estadounidenses para encontrar su ritmo, pero en cuanto lo hicieron, la diferencia entre ambos equipos fue clara. Estados Unidos nunca se vieron mejor que cuando hicieron una corrida de 16-2 en los primeros 3:30 del último cuarto, lo que llevó su ventaja a un margen de 33 puntos, llevándose consigo el aire de la Arena Roberto Durán.

El equipo norteamericano mejora su marca a 7-1 con dos victorias, incluida la victoria aplastante sobre Uruguay, de 114-57, del 14 de septiembre. Panamá, en cambio, perdió ambos partidos, incluido un 82-73 frente a Puerto Rico el 14 de septiembre; marcando en esta ventana una caída a 3-5.

Ambos equipos tiraron pobremente al inicio del partido. Panamá solo logró uno de diez tiros y los Estados Unidos fueron solo un poco más asertivos, logrando 3 de sus primeros 13 intentos. El primer cuarto concluyó 18-7.

El segundo cuarto casi fue un empate y pudo haber sido mejor para el equipo local.

Los estadounidenses ampliaron el margen a 15 puntos, luego de que Dwayne Bacon anotara sus primeros 5 de 10 puntos del partido. Una corrida a 6-0, que incluyó un alley-oop de Trevor Gaskins a Javier Carter, y que causó el furor del público, redujo la ventaja a 8, pero los Estados Unidos cerraron los 5 puntos finales de la mitad para liderar por 13 en el descanso.

La presencia al interior de Dakari Johnson y de Jameel Warney con anotaciones desde el poste bajo y de rebotes ofensivos comenzaron a desgastar al cuadro interior panameño. Una ventaja temprana 8-0 de los Estados Unidos durante el tercer parcial pudo haber sido de más si hubiesen entrado los tiros exteriores.

Los estadounidenses aumentaron la ventaja a 21 en dos ocasiones durante el parcial y lideraban por 19 al entrar al último.

Y ahí fue que comenzó la fiesta en términos del juego de transición que el entrenador de Estados Unidos, Jeff Van Gundy, había dicho que era clave para el partido. La defensa y el rebote que quería ya estaba en proceso. Panamá solo anotó 31% durante el partido y los Estados Unidos controlaron las tablas 50-34 (12-6 ofensivamente). Estados Unidos obligó a Panamá a cometer 17 errores, pero también cometieron 12 ellos mismos; incluida unas horrorosas cinco posesiones corridas en la primera parte del segundo cuarto.

El veloz juego de transición se manifestó en esa primera parte del último cuarto y le brindó a los estadounidenses una ventaja imponente de 14-2 en puntos en el contraataque.

Reggie Hearn encabezó a los Estados Unidos en las anotaciones, con 12 puntos, todos logrados con tiros de tres (4 de 6). Bacon fue el único otro jugador estadounidense que llegó a la doble figura.

Once de los 12 jugadores de los Estados Unidos anotaron en el partido. Warney, Ben Moore y Travis Trice lograron 8 puntos cada uno. Johnson, Frank Mason III, Isaiah Hicks y Henry Ellenson anotaron 6 puntos cada uno. Ellenson encabezó a los Estados Unidos con 11 rebotes.

Javier Carter fue el mejor jugador en el lado panameño, ya que lideró al equipo en puntuaciones con 16 puntos, incluidos dos tiros de tres y dos donqueos destacables. CJ Rodríguez sumó 13 puntos.

Fuente: FIBA

Foto: FIBA

Artículo anteriorArgentina dominó a Puerto Rico de principio a fin
Artículo siguienteUruguay venció a México y sueña con el Mundial