A 35 años de la obtención de Obras Sanitarias de la Copa Intercontinental William Jones, Carlos Romano habló sobre aquel logro tan importante para el club y los jugadores. Los detalles de aquella noche para revivirla con nota y audio.«Fue algo muy lindo, muy grande«, destacó el tucumano.

 «Empezamos a sufrir en el Sudamericano en cancha de Peñarol en Uruguay porque se lesionó Raffaelli. Fuimos al Mundialito una semana antes en Brasil y le ganamos a Monte Líbano y ahí fue que el Tola Cadillac llegó con una lesión fuerte de tobillo y entre Pichi, De Cecco y yo lo cuidamos, tuvo minutos igualmente. Era lo que veníamos buscando desde el 76, la habíamos perdido en el Luna Park y después en el 78 y la seguimos buscando hasta el 83, que la conseguimos. Era un objetivo muy grande, en ese momento la empezó a buscar Ferro, no se le dio y la conseguimos nosotros aunque nos costó mucho. Después la perdimos en Brasil, pero la del 83 la recordamos como una gran noche para un grupo que la trabajó mucho», contó el ex jugador y actual DT. 

«En la final cuando Cadillac entró, me dijo «mira el tablero, estamos ganando», no podíamos parar. Eso me dio un respiro de tranquilidad. Cuando faltaban 8 segundos, fui a darle la pelota a mí mujer que tenía en su panza a Bruno y me puse con el Tola a llorar, parecíamos dos chicos que habíamos ganado un torneo de mini básquet. No sacó de contexto la cantidad de gente que había en la cancha, los periodistas que no tenían lugar y un poco éramos los representantes del básquet argentino y contagiamos a Ferro que después fue enorme y llegó a jugar dos William Jones. Fue también un paso muy grande para el básquet a nivel internacional. Fue muy importante para el básquet argentino, después entre Ferro y Obras pudimos organizar otra Copa William Jones». 

Más precisamente esa final fue un 24 de septiembre de 1983, día en el que se definió la 16° edición de la Copa Intercontinental de Clubes Renato William Jones en el estadio de Obras Sanitarias. El local, dirigido por Flor Meléndez y con su asistente Guillermo Vecchio, había vencido a cuatro grandes rivales: Universidad de Oregon State, campeón de la NCAA estadounidense, Peñarol (Uruguay) y Monte Líbano (Brasil), primero y segundo de Sudamérica, respectivamente, y a Simac Milano, subcampeón europeo.

Aquel histórico equipo fue conformado por: Esteban Camisassa, Héctor Campana, Ricardo de Cecco, Vicente Pellegrino, Rolando Frazer, Mario Butler, Carlos Romano, Eduardo Cadillac, Gabriel Milovich, Alejandro Gallardo, Norton Barnhill y Javier Tilatti, le ganó en la final al Cantú italiano, flamante campeón europeo, por 89-76.

 

Audio:

Foto: Marcelo Figueras

Artículo anteriorLas Gigantes se despidieron del Mundial
Artículo siguiente«Lo primero es cuidar la salud de los chicos»