Rocamora 68-65 Parque Sur

Los primeros minutos de partido fueron muy parejos, primero erraron mucho y después siguieron doble a doble. Sieiro por el lado de Parque Sur y Cook para Rocamora fueron los más certeros. Un triple de Bolling y más tarde uno de Gago para que el local empiece a despegarse y consiga una ventaja de 22-13. Pero falló en las últimas ofensivas Rocamora y el primer cuarto finalizó 22-17.

Arrancó mejor Parque Sur el segundo con un parcial 5-0 hasta que Mauro Araujo empezó a cortar la sequía. El escolta sumó siete puntos en fila y así Rocamora pudo mantenerse adelante. Más tarde Parque lo igualó en 30 dentro de un panorama de muchos errores, de uno y otro lado. Shaw consiguió el último doble para Rocamora que se retiró adelante en el tablero 36-32 aunque habiendo perdido el parcial (14-15).

El segundo tiempo pintó un poco mejor, creció Parque Sur a través del buen manejo de Richard y puntos que el base consiguió. Cuando el juego se había trabado nuevamente Shaw logró su primer triple con la camiseta del Rojo y puso las cosas 45-41. Rocamora no pudo aumentar esa ventaja, encima después Harvey lo castigó de tres y la visita pasó al frente. No fue por mucho tiempo pero sirvió como advertencia para el equipo de Varas que, con Cook de nuevo en cancha y un triple de Araujo, cerró el tercer cuarto 52-48.

Llegó el último cuarto y Rocamora se escapó por siete. Sin embargo nunca dejó la sensación de superar claramente al rival, Richard, Bolling y Harvey mantuvieron la paridad en el juego que nuevamente tuvo momentos de mucho nerviosismo. De a poquito Parque Sur limó una diferencia de ocho puntos y se puso a tres faltando un minuto y medio. Rocamora se nubló en ofensiva y dos libres de Richard pusieron el tablero 66-65.

Bolling falló de tres y con el mismo intento erró Impini en el Rojo. Quedaban cuatro segundos y René Richard pidió minuto para armar la ofensiva que le dé la victoria. La salida desde el costado llevó a Bolling a la línea de fondo y en su intento por superar o sacar la falta de Araujo pisó la raya y el árbitro Leonardo Barotto lo pitó enseguida. Con todo Parque Sur protestado el falló se volvió a jugar y Gago sentenció con dos libres desde la línea. Con un segundo en el tablero Bolling buscó el triple heroico pero la bola dio en el metal y salió.

Lo terminó ganando Rocamora por esas cosas que tiene este juego, pudo haberlo liquidado antes cuando estuvo mejor que el rival y no pudo. La definición dramática le otorga de todas formas un valor más que preciado a un triunfo que fue más transpirado que jugado pero que sirve y mucho para arrancar con el pie derecho.

Informe: Prensa Rocamora


Centro Español 83-80 Petrolero

Centro Español logró su segunda victoria en La Liga Argentina, quedándose con el clásico neuquino ante Petrolero Argentino por 83-80. Con un gran marco de público en El Templo de Plottier, los dirigidos por Mauricio Santángelo mantuvieron su hegemonía en condición de local –donde no pierden desde 2017-.

Francisco González Beratz fue el máximo anotador en el Torito con 24 puntos, mientras que John Thomas anotó 17 en la visita. Con un gran pasaje el juvenil del Torito, Nicolás Bravo (10 puntos y 6 rebotes), se las ingenió para luchar contra la  experiencia en la pintura.

El primer cuarto fue de rachas. Petrolero comenzó mejor y sacó la primera ventaja, pero Español respondió y se puso al frente 9-7. Jay Johnson (13 y 8 rebotes) y González dominaron la ofensiva local, aunque en el cierre fue mejor el elenco de Brun y con un 6-0 selló el parcial 22-18.

En el segundo se vio lo mejor del equipo de Boti Santángelo: Bravo marcó una racha de 10 puntos seguidos –dos triples y un doble-, Burgos pudo penetrar y anotar y con una bandeja de costa a costa de Llanán cerró el segmento con un cómodo 28-13 (46-35).

En el regreso de los vestuarios, Español bajó su intensidad y lo pagó caro. Petrolero, de la mano de Carreras y Cantarutti limó ventajas, dominó y vapuleó con un sólido 17-2 (52-48) al local. Las distancias se achicaron y el juego tomó mucha emotividad. Santángelo ajustó a su equipo, y con poco ingresó a la recta final 60 a 59 en ventaja.

En los últimos diez minutos no se regalaron nada. Apareció la experiencia de Sepúlveda (12 puntos, 6 rebotes y 3 recuperos), el juego se puso palo por palo y en el cierre primó el local. Con el último balón en la mano de Carreras (81-80), el capitán de Español se plantó en defensa, sacó la falta ofensiva y selló desde la línea un triunfo con sabor especial, el del clásico neuquino.

Ahora, el Torito viajará la próxima semana a Mendoza para enfrentar a Rivadavia en doble jornada el viernes 26 y el domingo 28.

Informe: Prensa Centro Español


Salta Basket 83-96 Central de Ceres

Los santafesinos llegaron con la misma necesidad que los salteños, la de obtener el primer triunfo en la competencia. El sábado cayeron en Santiago del Estero frente a Independiente, 88-83. Aguerridos pero sobre todo certeros a la hora de apuntar desde media y larga distancia, complicaron más de la cuenta al anfitrión norteño.

Con un 52 por ciento contra el 39 por ciento en tiros de campo, la visita logró dominar el electrónico, y en algunos pasajes también las acciones, en la primera mitad del juego, sobre todo en el primer período. Más friccionado que jugado, en los dos primeros cuartos la gente de Ceres aprovechó la floja efectividad y los desconciertos salteños para hacer una diferencia de 10 puntos.

Para el penúltimo capítulo Leandro Hiriart, entrenador de Salta Basket, volvió a mandar el quinteto inicial al parquet con Gerbaudo (base), Mariani (escolta), Eseverri (alero), Rasio (ala pivote) y Catley (pivote). Decididos a dejar la primera parte bien atrás, Los Infernales empezaron a desplegar el gran juego que habían mostrado en el debut frente a Hindú, al menos en el inicio de ese período. Juego en transición efectivo, limpieza en la rotación del balón y solidez en la zona pintada, donde el de Zárate –Rasio- plasmó toda su potencia, fueron algunas de las cualidades.

????????????????????????????????????

Gracias a la enorme entrega defensiva Salta logró ponerse a un doble arriba en el tramo final del tercer cuarto. Sin embargo, algunos desaciertos en lanzamientos de larga distancia hicieron que Central volviera a pasar al frente en el marcador. Dos bombas del número cinco, Luciano Lizárraga, pusieron a la visita a 10 de diferencia. El telón del penúltimo cuarto cerró 65-71 para el equipo que logró uno de los dos ascensos en el Torneo Federal.

Las dos primeras ofensivas del último período comenzaron con dos fantasías del oriundo de Tancacha, Córdoba, Facundo Dellavalle, penetrando y descargando con sus compañeros. La arremetida infernal siguió con la presión en toda la cancha para descolocar la el ataque rival. En medio de la levantada el público salteño se  metió de lleno en cada detalle del encuentro.

A diferencia de Los Infernales, al elenco visitante le salió todo o casi todo. Una jugada de tres puntos –falta y vale- en manos del base titular, Diego Gerbaudo, parecía ser el punto de despegue definitivo en Los Infernales. La gente de Ceres nunca bajó los brazos y terminó llevándose el premio mayor: la primera victoria y como plus en la ruta. De esta forma el conjunto dirigido tácticamente por Hiriart deberá esperar hasta el lunes 29 del corriente mes para sacarse las ganas de disfrutar.

Informe: Prensa Salta Basket

Artículo anteriorDos duelos en Capital y los clásicos en Córdoba y Santiago
Artículo siguienteLucas Victoriano: «Van entendiendo mí filosofía»