Salta Basket 87-73 Oberá

El combinado local arrancó la noche con una ausencia de mucho peso, nada menos que la del capitán Diego Gerbaudo. A raíz de una sobrecarga en la pierna derecha, el base cordobés se perdió todo el partido. Una baja sensible para Los Infernales en su tercera presentación.

Pese al déficit, el joven Facundo Dellavalle, plaza U23, ingresó desde el primer segundo y no desentonó. El exjugador de Tucumán BB en el Torneo Federal se hizo cargo de las ofensivas del equipo durante todo el primer cuarto y luego descansó unos minutos. Lapso que el entrenador en jefe infernal, Leandro Hiriart, probó algunos minutos sin un base natural dejando el armado en manos de Fernández, Mariani o incluso Eseverri.

Los misioneros llegaron a La Linda con la sangre en el ojo, el sábado habían caído en tierras santiagueñas por un doble (79-77) frente a Independiente. Por esto último pero también por la necesidad de sumar en la ruta, puntos que serán vitales a la hora de clasificar al Súper 4, los dirigidos por Alejandro Kuperman saltaron al rectángulo de juego con el cuchillo entre los dientes.

Los primeros 20 minutos (dos cuartos de 10 minutos) el domino fue todo del local. La fase defensiva venía siendo la materia a rendir tras los dos primeros juegos y trataron de corregir en ese sentido. Sin embargo, los misioneros arrancaron con una muy buena efectividad de tres puntos lanzando poco pero muy efectivo (terminaron con un 80 por ciento en tiros de tres puntos) lo que les permitió estar siempre al pie del cañón y en algunos momentos pasando al frente en el marcador.

Lo mejor de Los Infernales llegó en el penúltimo período. Cuando las acciones pedían juego en transición Salta Basket lo hizo y provocó mucho daño. Corrió el rectángulo junto con Dellavalle, Mariani y Lisandro Fernández. Claro dinámica que Los Infernales pudieron desplegar tras las asperezas que los internos aguantaron en el poste bajo con Goyo Eseverri, Rasio –alternó con Stucky- y Cutlley.

Una verdadera prueba de fuego que supieron sortear con creces no solo el base de Tancacha, Dellavalle, que tuvo que reemplazar a Gerbaudo, sino también para el de Cañada de Gómez, Lisa Fernández, que jugó un partidazo, el propio Stucky –luchó con todos y metió una gorra para arrancar el ´uuuu´del público salteño- y el salteño ficha U23 del Portal de Los Andes, Campo Quijano, Nicolás Álvarez que se dio el gusto de clavar su primer bomba de tres en La Liga Argentina.

Con el partido casi resulto y más de la mitad del último cuarto por jugar, en Oberá el más productivo y regular fue el goleador de la noche: Hooper, el interno extranjero tuvo muy buena mano en varios pasajes del juego y se sacó chispas con los internos salteños. Dada la diferencia que consiguió el elenco local, Hiriart mandó al campo de jugo al salteño Álvaro Solís, quien hizo su debut oficial en la competencia. Gran partido para Los Infernales con una ausencia importante como la del capitán Diego Gerbaudo, consiguió el primer triunfo para certificar que la tercera fue la vencida tras los dos primeros juegos sin victorias en el Delmi. Ahora el representante norteño buscará seguir ganador cuando visite a Villa San Martín (4/11) e Hindú Club (6/11) en Resistencia, Chaco.

Informe: Prensa Salta Basket


Gimnasia LP 68-87 Estudiantes

Con un parcial de 8 a 0 en los primeros tres minutos, Estudiantes comenzó de forma contundente en ataque lo que le permitió sacar esa ventaja inicial y provocar que el técnico Tripero, Mauro Tartaglia, pida tiempo muerto para cortar el envión del rival. Con el correr del cuarto el local se mostró impreciso en sus ofensivas, costándole mucho anotar, mientras que la visita anotaba tanto en las penetraciones al aro como desde los lanzamientos externos. Esto le permitió estirar la diferencia y ser el claro dominador del encuentro y cerrar el parcial por 29 a 17 a su favor.

El comienzo del segundo cuarto mantuvo la lógica del primero, pese a los cambios realizados por Tartaglia para cambiar el funcionamiento de su equipo que siguió mostrándose errático en sus tiros. Uno de los cambios propuestos por el entrenador de Gimnasia fue la transición defensiva y apostar a la defensa en zona, lo que provocó que su rival anotara menos puntos que en el primer parcial. Por el lado de Estudiantes, el conjunto conducido por Gustavo Fernández siguió moviendo la pelota por el perímetro y apostando a los tiros de tres puntos lo que le permitió aumentar la diferencia y alcanzar la máxima de 16 para irse al descanso por 46 a 30.

Luego del descanso Estudiantes mantuvo la intensidad en ambos sectores de la cancha, tomando rebotes en defensa pero también en ataque para tener nuevas oportunidades. Gracias a la movilidad de pelota y el poste bajo para descargar a los tiradores, la visita continuó aumentando la diferencia ante un Gimnasia que no le encontró la vuelta al partido y siempre lo corrió de atrás. De esta manera, los de Olavarría cerraron el tercer parcial por 68 a 45 a su favor.

En los últimos diez minutos de juego, Tartaglia buscó nuevas variantes desde el banco con el ingreso de algunos juveniles y jugadores suplentes, aunque el partido ya estaba definido y no había posibilidad para la remontada. Si bien la diferencia llegó a ser de 25, Gimnasia logró descontar para cerrar el partido por 87 a 68.

Informe: Prensa Gimnasia

 

Artículo anteriorKlay on fire! Thompson hombre récord con 14 triples en la NBA
Artículo siguiente«A través del deporte nacen muchas oportunidades»