Salta Basket 104-75 Central del Ceres

Había que ganar, saciar la sed de aquella derrota que dejó el encuentro disputado en octubre cuando Salta Basket afrontaba la segunda fecha en este mismo estadio y ante el mismo rival, Central Olímpico Argentino, y así fue. Enorme triunfo infernal, el cuarto al hilo, frente a los santafesinos de Ceres por 104-75. Los Infernales suman la cuarta victoria consecutiva y esta vez sin condicionantes, terminando el juego con un quinteto prácticamente salteño. El conjunto visitante, por su parte, no pudo abrochar ninguna victoria en su gira por Santiago y Salta -24 horas antes cayó sobre el final frente a Independiente.

De cabeza al suelo. Así comenzó Goyo Eseverri de Los Infernales los minutos iniciales del juego. Orden y efectividad fueron los argumentos infernales para copar la parada frente a uno de los verdugos. La visita también intentó mantener cierto orden pero no pudo aguantar la arremetida local que sobre el final del primer cuarto lanzó una auténtica lluvia de triples con mucha efectividad para cerrar el período por 16 de diferencia (34-18).

En los segundos diez minutos la gente de Ceres intentó reaccionar, sobre todo en la parte defensiva pero no hubo con qué darle al ataque del local que siguió quemando redes y exponiendo sobre el parquet del Estadio Delmi pasajes de gran básquet. En esos buenos minutos Leandro Hiriart, entrenador en jefe de Salta, siguió rotando y moviendo el banco de relevos y saltó al rectángulo el salteño Nicolás Wilfredo Álvarez. Momentos en que el encuentro contó con tres salteños en el campo de juego: los jugadores Stucky y Álvarez, y también uno de los tres árbitros, Luis Chacana, que hizo su debut en la segunda división del básquet nacional.

Después de los 22 puntos de diferencia cosechados en la primera mitad, los dos cuartos restantes sirvieron para seguir afianzando la química de equipo y aceitar más aún los sistemas. También para mantener la paz y tranquilidad en situaciones adversas porque Central en algún momento intentó una nueva reacción donde lo más sobresaliente fueron los volcadones del número 13, Matías Martínez, con un gran poder de salto hizo varias piruetas enterrando el balón.

En los últimos cuartos se sumaron dos salteños más a la gran victoria infernal, el base y juvenil Mauro Girón y el zurdo Álvaro Solís, con un equipo prácticamente local para el orgullo de toda una provincia. Girón hizo su debut oficial en la categoría, mientras que Solís sigue sumando valiosos minutos en el exTNA. Una verdadera fiesta se volvió a celebrar en el Delmi con una gran actuación del elenco local.

Le tiró la jerarquía encima y fue contundente. Salta Basket consiguió la cuarta victoria al hilo, la segunda como local, para seguir creciendo como equipo en una competencia tan dura como La Liga Argentina. Fue 104-75 en la sexta presentación infernal, ahora se alistarán para viajar primero a Santiago del Estero, donde el jueves enfrentarán a Independiente y el sábado 17 volverán a jugar contra Central pero en Ceres, Santa Fe.

Informe: Prensa Salta Basket.

Artículo anteriorQuimsa dio vuelta la serie y está en cuartos de final
Artículo siguiente«Uno no critica porque sí, sino porque ve cosas que le resultan extrañas»