Sportivo América 66-76 Barrio Parque

Sportivo América no pudo ante Barrio Parque de local y perdió por 76-66. Los rosarinos jugaron un muy buen partido en casa, sin embargo el elenco cordobés terminó siendo superior. Fue la séptima derrota al hilo para Sportivo, en una noche donde lo más importante del local pasó por Kelvin Caraballo (13 puntos, 9 rebotes y 5 recuperos) y Sean Morgan (17 unidades); mientras que lo mejor en los cordobeses pasó por los 26 puntos de Emiliano Rossi.

La gira de visitante fue esquiva para Sportivo. Quizás mereció mejor suerte en varios encuentros, pero no se pudo quedar con el triunfo en ninguno de ellos y por eso debía ganar hoy. Barrio Parque también llegó golpeado tras perder su partido contra Deportivo Norte en la noche anterior y venía a buscar la victoria en Rosario. Tanto el local como la visita no tendrían equipo completo, Andrés Meinero por parte de América, y Tobias Cravero del lado de los Cordobeses. Ambas bajas ocasionadas por un esguince de tobillo.

Además del cansancio lógico que conllevó jugar en noches consecutivas, el equipo cordobés se mostró errático y por momentos inmerso en la anarquía que Sportivo propone para sus partidos. Eso hizo que los rosarinos pudieran volver a imponer sus condiciones: un partido lento, chato, de bajo goleo.

Y si bien en ataque no fue lo explosivo que suele ser, Parque se las ingenió para cortar las líneas de pase de los locales en defensa, obligándolo a jugar permanentemente uno contra uno. Así, tras un flojo arranque, logró igualar las acciones y pasar al frente antes del entretiempo, para sacar diferencia de 10 puntos a mitad del último cuarto.

Pero una espectacular reacción del local de la mano de su pívot Sean Jr. y de un gran robo de Domínguez le puso picante al cierre del partido y acortó la diferencia a 5 puntos, hasta que allí apareció la jerarquía de grandes valores como Mikulas, Kelly y Rivata para liquidar las acciones del local y poner cierre al partido.

Informe: Prensa Sportivo América 

Foto: Diego Roscop


Unión 96-67 Ameghino

El equipo de Juan José Siemienczuk sigue celebrando. En un partido que dominó de principio a fin, saltó otro difícil obstáculo en la temporada. Ni la baja de Matías Aristu privó al Tatengue de sacar una diferencia de 29 unidades ante Ameghino.
Si bien en el inicio el León de Villa María dio pelea, rápidamente el local pudo tomar las riendas del encuentro y controlarlo. Con el correr de los minutos, Unión se floreó en cancha y ya toma envión para volver a la ruta. La visita, que tenía la incorporación de Willie Readus, no pudo generar peligro para el dueño de casa y no pudo continuar con su seguidilla de victorias.
Gastón Marozzi: «Creo que hoy aprovechamos la localía y el desgaste físico que tuvo el rival. Nosotros entramos desde el inicio con mucha energía en la defensa. Mejoramos muchas cosas que nos están permitiendo correr la cancha y hacer puntos rápidos. Ahora debemos preparar el partido del martes». 
Informe: Prensa Unión.

Por una nueva fecha de la Liga Argentina de Básquet, Villa San Martín sacó un partido muy complicado como local y en tiempo suplementario ante Central de Ceres, por 95 a 92. El goleador del partido fue Agustín Carnovale con 31 puntos.

El juego arrancaba muy parejo, donde con algunas apariciones encabezadas por Guillermo Aliende y su velocidad los locales se adelantaban (8-6). Iban pasando los minutos y la visita se acomodaba con una importante efectividad y velocidad, estando también los siempre aportes de Milton Vittar (12-16). Era un periodo que en el cierre encontraba a Central de Ceres con buenas individualidades que le permitían cerrarlo con ventaja de 22 a 21.

En el segundo cuarto se podía ver a la visita más efectivo, donde se encontraba a sus principales corredores y a su vez perimetrales como Milton Vittar y Matías Martínez, y así encabezaban un pequeño dominio (23-28). Por el lado de Villa San Martín no había mucha claridad y eso se notaba en el tanteador y en el estado de ánimo.

No había un dominio claro o, mejor dicho, absoluto de Central, pero lo que había que remarcar era el tibio nivel de juego que mostraba Villa San Martín (27-35). Lo más claro de los locales solamente pasaba por el juego interno, donde la potencia de Sharwyn McGee era clave para mantener al equipo en juego (30-35).

En líneas generales, el primer tiempo era para Ceres, pero lo que había que resaltar era que Villa San Martin, que había jugado flojo los primeros 20 minutos, lograba estar en juego. El segundo cuarto era para la visita por 38 a 35.

El tercer chico mantenía la misma tendencia a lo que había sido el resto del partido, muchas variantes en ataque por el lado de la visita y por las locales individualidades solitarias (41-50). No había diferencias en el score, pero Central estaba muy efectivo por momentos, tenía la iniciativa del juego y obviamente ventaja en el score (51-60).

El tercer cuarto también dejaba la impresión que nada estaba definido, pero nuevamente había ventaja para el equipo de Ceres por 65 a 59.

El último cuarto por momentos tenía a Central de Ceres con mucha claridad en ataque, encontrando en Luciano Lizarraga las soluciones a todas las ofensivas (61-74). Corrían los minutos y cerca del final Agustín Carnovale mostraba su jerarquía y era el abanderado de su equipo (75-79).

El juego en el final estaba 84 a 83 a favor de Central, era un partido que llegaba a la última bola y sin un ganador gracias al sacrificio del Tricolor para llevar a la recta final del partido. Y en las dos últimas jugadas, Tirrell Brown convierte un libre de los dos reglamentarios y dejaba el score con ventaja para Central por 86 a 83. En la última jugada del partido, Villa San Martín en una primera oportunidad no podía aprovechar la ofensiva pero sobre la chicharra final, la calidad y experiencia de Agustín Carnovale permitía anotar un bombazo de tres puntos (iban 83-86) para cerrar el partido igualados en 86 y trasladaba el match a suplementario.

Los 5 minutos extras encontraban a Central mucho mejor, aunque Villa San Martín tenía de alguna manera respuestas con Guillermo Aliende (91-92). Pero por suerte para los locales, nuevamente Villa San Martín encontraba las soluciones necesarias y así se llevaba un partido muy duro ante un gran rival como Central de Ceres por 95 a 92.

Informe: Prensa Villa San Martín.


El juego interior con Gamazo y Nwogbo, el segundo cuarto de Pau, sumado al sacrificio de Cesar Lavoratornuovo y el goleo de Agostino, fueron algunas de las claves para que el Griego se quede con otro juego de local, esta vez por 79-66, vuelva al triunfo y mantenga el invicto de local (6-6).

Desde el arranque Centro Español sorprendió a Atenas con un parcial de 4 -0; pero el Griego se acomodo rápidamente y con el juego interior de Nwogbo contesto con un parcial de 9-0 para ponerse arriba en el marcador con 3’ de juego. A partir de allí el juego se hizo de ida y vuelta.

En ese contexto Atenas pudo sacar ventajas pero sin descuidarse del tanteador porque los neuquinos con una defensa intensa no dejaron que se escape. De todas maneras resolvió bien y se fue arriba al primer descanso corto, 19-15.

En el arranque del segundo parcial, un triple del Pupi Pércaz, luego de una buena rotación ofensiva le dieron la máxima al griego, 22-15. La visita respondía con puntos de González (8 hasta allí). El juego se hizo desordenado y poco vistoso, pero en el local apareció Pau para estirar distancia 27-19 a 6’ del final. Una buena actitud defensiva le dio frutos en ataque, con un triple de Pau saco otra máxima, 33-22 a 4’ del final.

La buena rotación del balón le siguieron dando al local buenos resultados en ataque para mantener distancias y así terminar el 1º tiempo arriba, 42-33.

Otra vez como al principio del juego, Español vino mejor del descanso y con un parcial de 7-0 en dos minutos acorto distancias de la mano Francisco González. El juego se hizo parejo pero a la vez impreciso, en ese combo Atenas saco 6 (48-42) promediando el cuarto. Pero la visita contesto con Pérez Tapia y el goleador González para acortar 55-51. Pero se hizo grande la figura de Nwogbo para que el Griego se vaya al último descanso corto 58 -51.

Parecía que se iba a repetir el arranque del parcial anterior, pero Ariel Pau con un triple y una buena defensa le dieron al Griego ventaja de 10 (63-53). Además se sumo Joaquín Gamazo para sacar otra máximo 67-54 a 7’ del final.

El juego no era bueno promediando el parcial pero Atenas ajusto la defensa y se hizo más fuerte en ataque para mantener distancia. A 4’ del final Rodríguez acorto distancia para la vista (70-62). Pero Joaquín Gamazo (10 puntos en el cuarto hasta allí) se hizo intratable bajo el cesto y el Griego volvió a escaparse, 76-64 a 2’ del cierre. Atenas supo manejar el cierre y quedarse con el juego, el sexto consecutivo en su cancha por 84-72.

Informe: Prensa Atenas.

Artículo anteriorSan Lorenzo y San Martín buscan la Supercopa
Artículo siguienteDel Progreso contrató a José Ortíz