Sebastián Paz Duarte, capitán del equipo Barrio Jardín de Tucumán, habló en UCU Radio sobre la situación del club que se bajó del Torneo Federal. El ala pivot contó los detalles del conflicto entre el jugador, Jesús Martín, y el entrenador, Guillermo Piquera.

«Es algo triste para el básquet nacional, es vergonzoso y fastidioso, fue un mal entendido entre ambas partes, yo no hubiese reaccionado así ni de un lado ni del otro. Lo más triste es que un club chico de Tucumán que empezaba a surgir en cuanto al básquet y termina de esta manera y esta vez me tocó vivirlo desde adentro», expresó el jugador sobre lo sucedido en Barrio Jardín. 

«Nunca viví una situación tan compleja e incómoda. No estoy de acuerdo en muchas cosas que dijo ayer Bruno Borges porque metió a todos los jugadores en la misma bolsa y no fue así, el problema fue entre Piquera y Martín. Los jugadores tratamos de neutralizar el problema y que no se nos vaya de las manos, después uno toma consciencia y estoy seguro de que de ambas partes se arrepintieron«. 

«Somos un equipo chico de bajo presupuesto que le estaba dando poder a los juveniles de la zona, teníamos 5, 6 mayores nada más y el resto eran chicos que tenían la posibilidad de pertenecer a un plantel profesional. Es un garrón en lo personal y para todos, ellos se están formando y siendo tan jóvenes tuvieron que ponerse a separar una pelea entre un jugador y un entrenador. Es también incómodo porque el año que viene todos los jugadores tenemos que seguir en un equipo que hizo un papelón«. 

«Era un plantel atípico donde faltaba conocimiento de básquet, un poco de falta de experiencia. Ellos se venían capacitando de alguna manera y nosotros ayudábamos mucho. Hay chicos que recién estaban arrancando en su carrera y les teníamos que repetir las indicaciones, uno está acostumbrado a jugar con jugadores con más experiencia, pero siempre los tratamos de ayudar«.

«Hay que pensar en el futuro del básquet en la provincia. El año pasado los dos equipos que jugaron La Liga Argentina hicieron un papel increíble, se había puesto fuerte el básquet y este año la propuesta de Barrio Jardín había empezado con mucho compromiso«. 

Respecto a lo sucedido puntualmente entre Jesús Martín y Guillermo Piquera, dijo: «Fue un mal entendido de ambas partes, son dos personas con temperamento y se dejaron llevar y nosotros jamás pensamos que podía tener ese desenlace y fue muy incómodo. En ese momento habían chicos chicos, chicas que hacen patín en el club y la familia de Jorge Bruno. Fue bochornoso para todos, la mayoría lo que menos quería era que termine de esta manera», expresó y agregó: «No avalo ninguna de las dos reacciones. Todos los jugadores intentamos separar, pero cuando lo quisimos hacer los ánimos estaban elevados. Me tocó separar a Jesús, al Presidente, fue un caos.. todos corríamos y no entendíamos nada y después nos echaron a todos del club y todos entramos en la misma bolsa«. 

«El club no se ha comunicado con nosotros, tengo un par de mensajes que decían que se terminó ahí. El tema económico va a quedar ahí, tuve llamados de la CABB y la AdJ, ellos se han solidarizado con nosotros por cualquier cuestión y tendremos que esperar a ver el desenlace. Yo estoy trabajando en la provincia y el club me había permitido seguir trabajando y entrenar en distintos horarios. Es un club joven y le falta aprender mucho, lamentablemente no pudimos terminar ni la primera fase. Todos mis compañeros están muy dolidos. Tucumán está pasando por un momento complicado dirigencial, institucional y deportivo, hay clubes que hacen bien las cosas y otros que no y parece que se puso de moda hacer las cosas de la peor manera. Tengo muchos amigos en el ambiente y cuando uno le nombra la posibilidad de venir a jugar a Tucumán dicen que no. Es incómodo porque ya estoy viviendo hace 3 años acá y hay mucho nivel de competitividad, pero por el mal manejo de los clubes pasan estas cosas y la gente se sigue alejando del básquet«. 

Audio:

Foto: Basket Tucumano

Artículo anteriorTriunfo de Echagüe, Viedma y La Unión
Artículo siguiente«Voy a aportar lo que sea me toque el rol que me toque»