Rivadavia 53-59 Deportivo Viedma

Deportivo Viedma derrotó 59-53 a Rivadavia de Mendoza en condición de visitante, se quedó con el primer lugar de la Zona Sur y obtuvo pasaje para disputar el Súper 4 por segunda temporada consecutiva.

El conjunto rionegrino tuvo que pelear hasta el último minuto para quedarse con un partido muy difícil. Matías Eidintas (14 ptos y 3 robos) y Lucas González con un doble-doble (11 ptos y 11 reb) fueron los destacados.

Con este triunfo, Viedma se aseguró el liderazgo en soledad de la Zona Sur al concluir la Primera Fase y, por segundo año seguido, se ganó el privilegio de jugar el Súper 4 que ofrece una plaza para un torneo sudamericano.

El partido tuvo un inicio muy peleado. Recién en el cierre de la primera mitad Viedma pudo sacar diferencias claras. Con gran tarea de Pedro Franco en la conducción y Eidintas atacando el aro, el Depo clavó un parcial de 13-0 y se fue al vestuario 24-37.

Tras el descanso largo, la visita logró estirar a la máxima de 17 (24-41), pero no pudo sostener la intensidad en ataque. Rivadavia se despertó y mostró su mejor juego. Con Matías Bernardini como principal arma de gol, fue limando poco a poco la diferencia y con 1m50s por jugar se puso a 2 (53-55).

El local arremetía con todo. Facundo Lazcano fue a la línea de libres con la chance de igualarlo, pero marró ambos tiros y en la siguiente cometió la 5° falta. Desde ahí Viedma lo manejó mejor. Franco y Sheard lo cerraron con efectividad desde la línea de libres: 53-59 final y Viedma festejó su pasaje a otro histórico Súper 4.

Ambos equipos volverán a verse las caras el próximo sábado 15, pero ya en el inicio de la Segunda Fase.

Informe: Prensa Deportivo Viedma


Petrolero 75-74 Centro Español

Petrolero completó la División Sur de La Liga Argentina con una victoria. En un encuentro muy parejo y que se definió en los segundos finales, los dirigidos por Federico Brun superaron 75-74 a Centro Español de locales en el Municipal de Cutral Có, volviendo a ganarle al Torito como sucedió la semana pasada y pasando a tener un registro de 6-8 en este cierre de primera fase.

Leonardo Catelloti fue de lo mejor que tuvo el local, no solo por ser uno de los máximos anotadores del partido (15 puntos, además de 8 rebotes) sino porque también convirtió el triple ganador a 12 segundos del final. Su único intento de tres en toda la noche tuvo éxito, y así Petro pudo festejar una victoria agónica pero muy buscada.

Más allá de lo hecho Catelloti, el héroe de la velada, Petrolero también tuvo como destacado a John Thomas (goleador del equipo con 21 puntos, más 8 rebotes) además del siempre importante trabajo de Esteban Cantarutti (15 unidades).

Por su parte, Centro Español sumó su quinta caída de forma consecutiva. En el Torito lo más importante pasó por Agustín Pérez Tapia con 23 tantos; mientras que también se produjo el debut del nuevo extranjero del equipo Howard Wilkerson, quien tuvo un estreno brillante a pesar de la derrota de Español y firmó una planilla con 17 puntos más 14 rebotes.


Del Progreso 76-61 Atenas

Ante su gente, en el último partido del año como local, Del Progreso derrotó a Atenas de Carmen de Patagones 76 a 61. Apoyados en una defensa férrea, anulando el tiro perimetral del rival y con un primer cuarto a toda orquesta (30-12) parecía que Progreso estaba solo en la cancha.

Sin embargo los dirigidos por Manuel Gelpi empezaron a descansar en una zonal 2-3 y, de a poco, fueron sintiéndose cómodos en el juego; los internos Lotanna Nwogbo (23 puntos y 15 recobres) y Joaquín Gamazo (13 puntos y 7 rebotes) gravitaron una y otra vez, en ataque y defensa, y entonces Atenas fue limando la desventaja.

El segundo cuarto fue 17 a 9 para el Griego, ante un Progreso que se secó: Gustavo Maranguello a falta de 1’ para ese tramo capturó una pelota suelta y pudo destrabar el 37 que había congelado a los locales en el tablero. Al descanso Progreso se fue arriba 39 a 29.

Lentamente, el goleo de Javier Ledesma (23 puntos) y las intervenciones de Maranguello (17) empezaron a herir y dejar estéril la reacción de Atenas. Con eso el local defendió una y otra vez el liderazgo en el tablero, ya en otro contexto porque Atenas había logrado ponerse en juego 44-41 (a falta de 3’ para el cierre del tercer periodo).

La rotación de Daniel Jaule para frenar a Nwogbo (se intercalaron Facundo Brizuela, Rodrigo Acuña y Tomas Ligorria) terminó dando resultados porque el extranjero terminó exhausto en los 5’ finales.

Durante la noche Atenas nunca encontró efectividad perimetral (4-21 en tiros de tres) y eso lo sintió. Si bien el extranjero local: Jaghawn Walters no tuvo una buena noche, tiro muy poco y no anotó, el grupo lo respaldó dando batalla en cada rebote. Javier Maretto (12) y Favio Vieta se repartieron bien la base.

Cuando Progreso tuvo que cargar con el cierre del juego lo hizo bien: dos triples de Ledesma y dobles decisivos de Acuña y Vieta encaminaron a los locales a la victoria.

El equipo de Jaule volvió a tener otra buena labor defensiva y logró su quinto triunfo, tercero seguido (Deportivo Viedma, Rivadavia de Mendoza y Atenas); ahora los roquenses saldrán a la ruta para cerrar el 2018 el 17 de diciembre ante Racing de Chivilcoy y el 19 ante Ciclista de Junín. El regreso a El Gigante será el 9 de enero del 2019, ante Rocamora.

Informe: Prensa Club Del Progreso

Artículo anteriorWilkerson se sumó a Centro Español
Artículo siguienteGimnasia aplastó categóricamente a Quilmes