El entrenador argentino Julio Lamas consiguió con la Selección de Japón la clasificación al Mundial de China 2019 con 8 victorias consecutivas en las Ventanas Eliminatorias. La selección asiática finalizó con récord 8-4 (20 puntos) en 12 juegos, segundo en las posiciones del Grupo F, detrás de Australia (10-2).

En las última fecha de las ventanas, Japón le ganó a Irán 97 a 89 y a Qatar 96 a 48, ambos partidos como visitante para sumarse al resto de los clasificados por Asia: China, como anfitrión, Australia, Irán, Jordania, Corea, Nueva Zelanda y Filipinas.

«Nos tocó un grupo en el cual también jugamos con Irán, Filipinas, fue muy exigente. Lo que refuerza nuestra confianza y nos preparar de la mejor manera para el Mundial. Tiene mérito lo que hicieron los jugadores y el equipo. Cuando llevábamos 4 partidos perdidos pudimos transformar eso negativo en algo positivo, hizo salir al equipo más confiado». 

«Estamos muy contentos con Herman Mandole, siempre es difícil, estamos muy lejos y es distinto. No lo digo desde lo deportivo, como coach de básquet, si no como persona ha sido uno de los desafío de los más exigentes que he tenido«.

«Es un objetivo cumplido, después de 21 años Japón está en el Mundial. Es una satisfacción por la tarea realizada». 

«Siempre pensé que íbamos a clasificar a pesar del 0-4. Hay que ver como mejorar como equipo para lo que se viene. Le ganamos a Australia (79-78) ven la ventana de junio, ese día marcó la historia de este equipo porque le ganamos al mejor equipo que presentaron en todas las ventanas, con dos jugadores NBA, y era la primera vez que Japón le ganó. Después ganamos por 40 puntos a China Taipei (108 a 68) y pasamos a la siguiente fase», expresó y agregó: «Le ganamos a Kazakistan después (85-70), un equipo que defendió muy bien y en nuestro regreso a casa le ganamos a Irán (70-56) y nos pusimos 4-4 y ya parados desde otro lugar. En la quinta ventana sin jugadores importantes le ganamos a Qatar y a Kazajistán sin jugar bien en ataque, pero manejando situaciones que antes no podíamos. En la última fecha sabíamos que ganando un podíamos ganar, jugamos el mejor partido ofensivo contra Irán con un funcionamiento colectivo muy bueno ya nos veíamos con chances de clasificar. Fue todo un proceso porque no era coherente pensar que íbamos a ganar tantos partidos después de un mal récord y logramos un 8-0, eso pasa pocas veces«. 

«Queremos ser una mejor versión de la que tuvo Japón en mucho tiempo, que tengamos a Hachimura y Watanabe no significa que tengamos más que Australia, Canadá, Serbia o España por la clase de jugadores que lleva, en ese punto e importante que pueda transmitirle eso a las autoridades y al equipo como entrenador para poder seguir de la mejor manera. El objetivo tiene que ser ser nuestra mejor versión y competir. Japón hace mucho que no juega con equipos de Europa, sería bueno jugar algunos partidos antes para ganar experiencia en el torneo». 

«Hacernos entender fue una exigencia muy grande. En estos dos años acá he aprendido muchísimas cosas enriquecedoras y nuevas. Ha sido una experiencia extraordinaria, después veremos si sigue. Como entrenador ha sido el desafío más grande mi carrera. No podría estar más agradecido por haber vivido esta experiencia.

«Siempre pienso en León Najnudel y en el básquet argentino, me ha importado siempre lo que yo pueda transmitirles a ellos, el lugar que ocupe o la mirada que ellos tengan de lo que yo hago».

Audio:

El camino del Japón de Lamas hacia el Mundial:

Japón 71-77 Filipinas; Australia 82-58 Japón; Japón 69-70 China Taipei; Filipinas 89-84 Japón (0-4); Japón 79-78 Australia; China Taipei 68-108 Japón; Kazajistán 70-85 Japón; Japón 70-56 Irán; Japón 85-47 Qatar; Japón 86-70 Kazajistán; Irán 89-97 Japón; Qatar 48-96 Japón (8-0)

Fotos: FIBA

Artículo anterior«No quiero hacer de esto una novela»
Artículo siguienteDominicana entre los mejores 32 del mundo