Fernando Palópoli, Vicepresidente de Salta Basket y Presidente de la Asociación Salteña de Basquetbol, habló en UCU Radio sobre la situación de Diego Gerbaudo, que hace un año espera la sanción por parte del Tribunal de Disciplina de la Comisión Internacional de Anti Dopaje, a raíz de un doping positivo.

«Es un tema delicado porque involucra a una persona, un jugador y a la institución. Cuando recibimos la notificación de la AdC de la sanción por doping positivo a Diego, debatimos mucho y pensamos que Salta Basket era el perjudicado.  Apostamos a la contratación de un jugador que tiene jerarquía para jugar en la Liga Nacional y armamos el plantel en base a su presencia, con los técnicos que hablamos sabían que la prioridad era la continuidad de Diego y tuvimos que jugar la mayor parte del torneo sin él y recurrimos a un reemplazo, que nunca supimos por cuanto tiempo era. Afrontamos los gastos de Victor Cajal y su familia en Salta y la adaptación porque no es lo mismo un jugador que está acá a uno que viene a jugar y así y todo pudimos ganar el Súper 4, ganar la zona, estar en cuartos de final y estar a un paso de la Liga Sudamericana, pero nos causó un perjuicio muy grande«. 

«Entendemos la situación de Diego, que necesita que el Tribunal se expida y le de una respuesta a lo que ha ocurrido de su caso. La sanción es por un doping determinado por cocaína, así dice el comunicado que la Comisión Española que envía a la AdC. Obviamente que le creemos al jugador cuando nos dice que consumió un té de coca, que en esta zona es habitual, pero nosotros no somos bioquímicos para tomar una conclusión en base a eso. Son los miembros de la comisión los que lo tienen que hacer».

«Salta Basket es la perjudicada y tenemos un contrato que establece en el artículo 11 que si el jugador recibe una sanción que le impida jugar, el contrato queda suspendido hasta que pueda volver a realizar su actividad, por lo tanto el contrato se suspendió en el momento que recibimos la sanción porque no puede jugar y no podemos pagar la remuneración establecida porque está suspendida la ejecución del contrato. Nos conocemos todos, hemos compartido muchos momentos y entendemos su bronca y su calentura, Diego es un jugador que se expresa en la cancha con esa personalidad que tiene afuera de la cancha«. 

«Diego nos pidió, en enero o febrero, que Salta Basket presentara un recurso de amparo por la demora en la sanción, lo analizamos jurídicamente, pero como el afectado es el jugador y no el club, nos pareció que no era correspondiente que lo presentaremos. Al no estar nosotros legitimados para hacerlo, nos pareció que correspondía que lo hiciera él. Lo hemos acompañado y abonado el departamento donde vivía hasta hace unos días y entrenó con el plantel y afrontamos los costos de un reemplazo imprevisto. Él envió una carta documento exigiendo el pago de algo que no corresponde, porque él sabía lo que decía el contrato. Eso no era posible por el contrato que firmó y eso ha generado que además de la molestia y la situación compleja por la que atraviesa también se enojara con nosotros y no lo merecemos. No somos más que víctimas de la situación y hemos estado cerca de él tratando de resolverlo, nosotros queríamos disponer del jugador». 

«Hemos hecho el mismo reclamo que Diego hizo públicamente bajo todos nuestros alcances. No todos lo saben, la Comisión Internacional de antidopaje es independiente de los órganos con los cuales tenemos contacto.  Ni el club, ni la AdC, ni la AdJ son los responsables de la demora, el encargado de determinar la sanción es independiente y no depende de ninguno de todos nosotros. No solo a Diego le pasa esto, le pasa a otros deportistas y también en otras provincias. Nos afectó a todos, porque tuvimos que afrontar el torneo con otro jugador y nos perdimos del jugador franquicia, a quien habíamos apostado«. 

«El contrato establece que si el jugador es suspendido por cualquier motivo ajeno al club, el contrato queda también suspendido hasta que se pueda volver a contar con las prestaciones del afectado. Así lo especifica el Art. 11. Lo contratamos para que juegue y no puede jugar por una suspensión. Si mañana sale la sanción, el contrato se restablece por el mismo artículo inmediatamente«. 

«Nuestro médico está pasando por un momento delicado de salud y ha estado en contacto siempre con las autoridades de la AdC, AdJ y el jugador. Lo que dice el médico es que pudo haber tomado un té de coca, no dudamos de la palabra del jugador. El jugador profesional sabe lo que puede tomar y lo que no. El control de antidoping permite que el afectado se presente entre los 10 días con su abogado para que se realice una contra prueba. Nosotros le brindamos el asesoramiento para que lo haga y él decidió tomar otro camino. No hemos tenido nunca un caso de este tipo. No sabemos qué es lo que va a determinar el control, la contraprueba es necesaria, confirmará el diagnostico y podremos tener evaluaciones más precisas a partir de que se de la sanción. Diego necesita que se resuelva y cuál es la sanción para poder volver a jugar. Todos somos tan perjudicados como él». 

«La demora o el mecanismo de la Comisión no fue el ideal, no tenemos injerencia sobre la misma, hablamos de cosas que desconocemos. Este examen se hizo en España, la muestra se tomó en la cancha de Ferro, pero la Comisión Española es la que le informa a la AdC que no puede competir. Ese día no fue fácil para nosotros, unos hinchas estaban hostigándonos a la salida, yo ni siquiera sabía que se estaba haciendo ese control. Ahora son sorpresivos, espontáneos. En una época nos decían que la Comisión iba a hacer el control». 

«Hay una necesidad de que esto se aclare, que haya una sanción para saber cuál será su destino y nosotros sepamos. Estamos en una instancia muy compleja en la competencia. Hemos sufrido y penado durante todo este tiempo. Hicimos un estudio de antecedentes y son cuestiones complejas, pero lo que hay es una sanción y después uno puede apelar. Lo raro es la demora en la sanción, en ese camino nos hemos perjudicado nosotros como institución. Nadie habla de nosotros, entiendo la situación del jugador, que es muy delicada, acompañamos a él y a su familia, pero también nosotros los dirigentes somos los que buscamos los recursos, armamos los equipos y a nosotros nos sacaron un jugador por algo que el club no tiene nada que ver«. 

Audio:

Artículo anteriorJamaal Levy en 3X3: «Estoy rodeado de chicos que siempre tienen ganas»
Artículo siguienteSiete triunfos locales y un visitante