El partido en el Pando comenzó con dos triples de Eric Flor que adelantaron 6-0 al equipo de Narvarte. Pero de a poco se fue despertando San Lorenzo y con cinco puntos de Jerome Meyinsse en la pintura más dos triples pasó al frente 13-12. Lejos de caerse, Boca pasó al frente sobre el cierre del segmento y se fue a descansar ganando 16-15.

El segundo cuarto mostró un buen comienzo de Boca, que con dos triples como bandera alargó la distancia a 24-21. Sin embargo, la defensa del Ciclón sacó del letargo al local y lo puso en ventaja al conjunto de García. Con Fjellerup como máxima arma ofensiva, más chispazos de Mata y Calfani, el anfitrión se fue a vestuarios ganando 35-32.

El tercer segmento fue el mejor del Ciclón la noche. San Lorenzo tuvo triples, un Mata sublime y distintos pasajes positivos de Anthony y Fjellerup para llegar a una máxima de 54-41 que luego Boca redujo a 57-46. Parecía decisiva, pero todavía faltaban 10 minutos y el equipo de Guillermo Narvarte saldría a vender cara la derrota en Boedo.

Rápidamente el Xeneize limó a 57-52 y se metió en partido. Sin embargo, al equipo de Narvarte siempre le faltó meter la pelota que lo hubiera hecho discutir de lleno el liderazgo del duelo. En un mano a mano de dos defensas duras, las apariciones de José Vildoza terminaron asegurando una victoria que al Ciclón le costó mucho más de lo pensado.

La serie ahora está 1-0 para el equipo de Gonzalo García y continuará el jueves desde las 21:30 en el Pando. San Lorenzo arrancó pisando fuerte y ratificó su favoritismo en la serie, pero Boca ya mostró las uñas en Boedo y sabe que puede dar pelea en la eliminatoria. Para eso deberá seguir defendiendo duro en su aro y mejorar errores puntuales del otro lado.

Estadísticas del partido

Nota: Leonardo Chianese (Prensa Boca)

Foto: La Liga

Artículo anteriorComu fue contundente y se adelantó en la serie frente a Ferro
Artículo siguiente«Fue por un cambio de aire»