En un partidazo, Lanús metió el primero

El Granate se impuso 95-86 ante Central Entrerriano, como local, y se adelantó 1-0 en la serie de Semifinales.

En el marco de un trámite muy dinámico, y entretenido, el elenco de Ezequiel Vallet encaminó el triunfoa partir del trabajo del segundo cuarto (26-19) y una producción muy positiva en ofensiva (59.5% de campo).

En el plano individual sobresalió la enorme tarea de Sebastián Chaine con 31 puntos (14/20 de cancha) y 6 rebotes, secundado por Fernando Funes con 22 unidades (3/5 en triples) y 6 asistencias. En el rincón visitante se destacó Sebastián Bernasconi con 30 tantos (7/7 de dobles y 13/16 en libres).

El Rojinegro no contó con la participación de Adrián Forastieri, ausente por un esguince de tobillo, lo que acortó la rotación del elenco de Mariano Panizza.

La historia comenzó con un ritmo altísimo, con una ejecución muy fluida, sobre todo en Central, que arrancó con romance increíble en ofensiva (10/11 de campo | 3/3 de triples) para escaparse 21-13, a falta de 4 minutos, con un Bernasconi (11) decisivo. Lanús reaccionó a ese vendaval del visitante, se alimentó de los recursos de Funes (10) y clavó un pasaje 13-2 para comandar 26-23, con 1:15 minutos en el reloj. El Rojinegro cerró mejor 27-26, con un solo tiro marrado.

En el segundo capítulo, el Granate rindió con su segunda unidad, con la puntería de Marín Lucero (6) y la conducción de Paciotti. La energía continuó alta en el parquet, ambos equipos conservaron una sintonía fina para construir un trámite muy dinámico. En el meridiano del segmento, el dueño de casa encontró herramientas para tomar el dominio del tablero. Mientras la visita se atrapó con una toma de lanzamientos externos (0/7). En contraposición, el anfitrión calibró su efectividad desde Saturno (4/6) y se retiró a vestuarios en ganancia 52-46.

Tras las charlas en camarines, el vértigo se adueño de la escena. Central sufrió de la escasez en los triples (1-11). Por su lado, el Granate aprovechó esa circunstancia para recuperar en defensa y correr el contraataque. Además, en el duelo increíble en el poste bajo, Chaine (9) siguió aportando soluciones. El local se escapó 64-53, a los 5 minutos, lo que forzó el tiempo muerto de Panizza. Lanús extendió su mejor momento y marcó la máxima 70-55, con 3:10 minutos en el electrónico. El episodio culminó 74-63 para el dueño de casa.

En el último acto, Lanús cuidó la brecha con una buena conectividad colectiva y concentración en defensa, por eso se adelantó 85-72, a falta de 4:30 minutos. Al Rojinegro le costó vibrar con su naturaleza habitual, pero reverdeció con la actitud de Ludueña y la entrega de Córdoba y se acercó 89-83, con 55 segundos. En ese momento crítico surgió el aporte de Trímboli (9) y la mano caliente de Chaine (6) para soltar el festejo de Lanús.

Fuente: Prensa Lanús


Villa Mitre se adelantó en la serie

Nuevamente con un José Martínez colmado de gente, el Tricolor consiguió dar el primer paso luego de ganarle a Zárate Basket por 95-76.

Pese a no poder contar con José Gutiérrez en un 100% por una lesión, encontró en Federico Harina y Franco Pennacchiotti los puntos altos del equipo.

El primer cuarto comenzó mejor para Villa Mitre, que mostraba seguridad en sus jugadas y se anotaba un parcial de 5-2. Pero un triple de Pascolatt le dio vida a Zárate en el comienzo. Harina respondió con dos triples para empatar en 11 y luego pasar al frente. Zárate peleó en los minutos finales y pese a un triple de Amigo y doble de Harina sobre la chicharra, el cuarto quedó en manos de la visita por 20-19.

Sin dejarlo crecer al local, Zárate comenzó mejor con un triple de Méndez. Cinco puntos de Harina puso uno abajo a Villa Mitre y luego pasó al frente con un doble de Pennacchiotti. Ambos habían ajustado las defensas y se les hacía difícil anotar. Pero un triple de Farias puso arriba al Tricolor por cinco. La visita se volvió errático y no anotó por varios minutos, lo que hizo que Villa Mitre a base de bombas, aprovechó el momento para marcar la diferencia y terminar arriba 51-32.

Después del descanso, Villa Mitre con el mismo envión del primer tiempo, arrancó con un parcial de 7-0 en dos minutos. La visita cortó el juego con faltas pero no pudo acercarse en el marcador. Pennacchiotti, Amigo y Fumaneri aportaron sus triples en el cuarto para totalizar 30 de diferencia en el cierre del tercero, 76-46.

Sin embargo, buenos parciales de Zárate le permitieron ponerse a 12 con tres triples consecutivos. Pero la remontada no fue posible por la ineficacia y el buen cierre del local, y de esta manera, Villa Mitre se quedó con el primer chico de esta semifinal por 95-76.

El sábado volverán a verse con las caras desde las 20 en el José Martínez.

Fuente: Prensa Villa Mitre

Artículo anteriorArgentina va por una nueva hazaña en el básquet 3×3
Artículo siguienteQuimsa festejó en el inicio del Final 4 de la Sudamericana