(Nota de J.I.Pinilla del Diario AS de España) – Facundo Campazzo ha pasado de ser un auténtico desconocido para los aficionados del Madrid a su principal estrella. El base se alzó con el MVP de la final.

Facu, Enano, Bomba Atómica… Campazzo (28 años y 1,78) aterrizó en España en 2014 con mil motes y como un auténtico extraño para los aficionados del Madrid. ¿Su bagaje? Cuatro campeonatos en Argentina con Peñarol y dos MVP de las finales. Sin embargo, en solo cinco años (tres en el equipo blanco) el niño hiperquinético (TDAH)al que su madre obligó a jugar a uno y mil deportes, se ha convertido en la pieza clave del vigente campeón de la Liga Endesa. «Estoy anestesiado por la alegría. Contento, emocionado… y cansado. Para esto hemos peleado tanto, para esto hemos recorrido este camino tan duro», dijo el MVP de la final en una entrevista a la ACB. «Ganar es una ­adicción. Estar en este club no te permite relajarte ni un minuto».

Artículo anteriorQuimsa le ganó a Vélez en el Ciudad
Artículo siguientePlatense festejó en San Francisco y forzó un quinto partido