Marcelo Jiménez, dirigente del Club Quilmes de Mar del Plata, habló en UCU Radio sobre el presente del club, que no está habilitado para jugar en el Once Unidos ni en el José Martinez.

«Estamos reorganizando a todo el equipo. A principio de año nos comprometimos con lo deportivo y el económico.  Estamos terminando con el libre deuda para poder iniciar con todo para la temporada que viene. Cumplimos con todo lo que dijimos, de estar al día, pero lamentablemente no se pudo mantener la categoría, pero sabemos que trabajamos bien». 

«El informe fue negativo, no nos aprobaron jugar en nuestra cancha y no podemos realizar las refacciones que se nos pide, para ellos no dan las medidas. Nosotros seguimos insistiendo que haciendo los arreglos necesarios, hay canchas que están igual o peores que el José Martinez.  nos da pena no se le pueda dar a los socios la oportunidad de jugar allí. Un club histórico como Atenas no tiene jirafas, por eso no entendemos por qué se piden acá».

«En el informe que mandaron, el único estadio que nos habilitan es el Polideportivo, ni siquiera el Once Unidos estaría habilitado por la AdC, por el tiro de cámara. Por más que no nos cobren alquiler, el gasto operativo es inmenso, aún más que un alquiler«. 

«Económicamente nos sirve jugar en el José Martinez, en el Polideportivo no te cobran el alquiler, pero el gasto es altísimo porque es muy grande y se hace más costoso que un alquiler, pero hoy por hoy es la única cancha habilitada«.

«Uno quiere ascender lo más rápido posible, pero la realidad indica que en lo económico, hoy como está el mercado, no podemos competir. Los números que se manejan son alarmantes para nosotros, lo más conveniente es estar unos años en La Liga Argentina y si sorprende el ascenso en estos dos primeros años bueno y si no buscarlo». 

«Estamos muy lejos de contratar a Goyo Eseverri, es un jugador que se merece estar bien. Fue nuestra intención, pero hoy por hoy estamos lejos». 

Audio:

Artículo anteriorLucato renovó con Tiro Federal
Artículo siguiente«Que Leo me pida para jugar, me dio más confianza»