El base de reciente paso por Quilmes de Mar del Plata llega para reforzar el plantel Rojiblanco que va tomando forma de cara a la Liga Argentina 2019-20.

El armador nacido el 16 de marzo de 1988 en Quilmes, es la nueva cara de la plantilla santafesina que disputará el certamen de ascenso del básquet argentino.

Lucho inició su carrera en Alma Juniors, y lleva una amplia trayectoria no solo en Liga Nacional, sino también en las categorías de ascenso. Defendió las camisetas de Asociación Italiana de Charata, de allí se fue a Junín donde jugó en Argentino obteniendo un campeonato y dos ascensos a LNB; de ahí se mudó a Misiones donde formó parte de las filas de Oberá Tenis Club.

Su carrera siguió en Estudiantes de Olavarría donde se coronó campeón y ascendió al TNA. En 2014 firmó con Ferro siendo uno de los pilares del equipo finalista del TNA de esa temporada.

En el último año disputó LNB con Quilmes; en el Tricolor jugó 29 partidos donde promedió 2.34 tantos, 84% en libres, 2,7 rebotes, 2,2 asistencias y 4,34 de valoración en 17,03 minutos en cancha.

Informe: Prensa Unión

Artículo anteriorDeportivo Norte renovó a Luchi
Artículo siguienteStanic: «Mi idea es jugar en un equipo de Buenos Aires»