Cualquier aficionado al baloncesto sabía lo que significaba que Red Auerbach encendiera su cigarro en el costado de la cancha de baloncesto en las décadas de 1950 y 1960. Algunos vieron su cigarro como arrogante, para otros se convirtió en un símbolo de victoria. Un símbolo, que pudo exhibir muchas veces a lo largo de su carrera.

Con un récord como entrenador de 938-479, expone un impresionante .662 en porcentaje de victorias. Además, como si fuera poco, llevó a los Boston Celtics a 99 victorias en playoffs. Esas victorias hicieron que sus Celtics llegaran a ganar 10 títulos de la División Este en 16 años y 8 campeonatos consecutivos de la NBA, 9 en total. Cuando se retiró, era el número uno en victorias en su carrera, y luego ganó otros seis campeonatos como gerente de la franquicia y otro anillo, el último, como presidente del equipo.

Auerbach ha sido nombrado «Entrenador del año de la NBA», «El mejor entrenador de todos los tiempos de la NBA», «Entrenador más grande en la historia de la NBA», y «Ejecutivo del año en la NBA» en distintos pasajes de su vida. Sin embargo, su mayor logro puede ser desarrollar lo que se conoce como el «Orgullo Celta».

“Hay un sentimiento de familia”, explicó el viejo Red en una entrevista con Harvard Business Review (HBR) en 1987. Ser parte de una familia, como lo describe Auerbach, viene con un fuerte sentido de orgullo, responsabilidad y lealtad. Al describir estos sentimientos al Chicago Tribune, Wayne Embry, ex centro de los Celtics, dijo, «Él quería que todos supieran que cuando se ponían el uniforme de los Celtics, eran parte de una tradición, algo por lo que valía la pena trabajar». Para que floreciera este Orgullo Celta, todos tenían que valorar al equipo en su conjunto por encima de las personas que formaban parte del equipo, incluidos ellos mismos. Este énfasis en una mentalidad de «nosotros», no «yo», incluso cambió la forma en que los atletas veían sus estadísticas, ya no se preocupaban por sus puntos por juego, sino que se centraban más en el resultado del juego. En otras palabras, en lugar de preguntarse, «¿cuántas canastas anoté?», los jugadores que jugaron para Auerbach solo se preocuparon por una cosa, «¿ganamos NOSOTROS?» Con los atletas sabiendo que podían contribuir al éxito del equipo en más formas que simplemente haciendo canastas, la cultura del equipo prosperó. Manteniéndose fiel a este valor, Auerbach era conocido por traspasar a posibles jugadores estrella para proteger el juego de su equipo. En esa misma entrevista con el HBR, Auerbach afirmó: «He rechazado muchos intercambios en los que podría haber conseguido un mejor jugador, pero no estaba totalmente seguro de la química de ese nuevo integrante». Al comprender que un equipo exitoso está formado por más de un jugador, Auerbach creó una cultura y un entorno llenos de orgullo y dedicación.

Sin embargo, a pesar de su énfasis en el equipo sobre el individuo, Auerbach tenía una capacidad única para concentrarse en el atleta individual. En sus propias palabras, la organización celta era una en la que se preocupaban por la gente. “Estoy en contacto con los Frank Ramseys, Ed McCauleys y Bones McKinneys que jugaron para mí hace 35 años. Sé dónde están, qué hacen. Si quieren algo, me llaman y si quiero algo, los llamo «. En sus memorias, el cinco veces Jugador Más Valioso de la NBA, Bill Russell, se explayó ​​sobre esto: “El genio de Red como entrenador se debió principalmente a sus habilidades como motivador. Él era un psicólogo experto que sabía que hay tantas formas diferentes de llegar a las personas como a sus personalidades ”.

Por lo tanto, quizás la habilidad y clave más impactante para desarrollar la cultura del Orgullo Celta, y la lección para aprender de su legado, no fue su énfasis en el equipo, sino su capacidad para adaptarse al individuo. Auerbach se adaptó momento a momento, jugador a jugador. Si bien muchos entrenadores tienen cuidado de no mostrar ningún favoritismo y creen que todos los jugadores deben ser tratados por igual, Red sabía que tenía un equipo con más de 15 personas en él. Al cambiar su enfoque para cada individuo y cada contexto, benefició al equipo al sacar el máximo provecho de cada jugador individual.

Artículo anteriorLas Gigantes lograron la Medalla de Plata en el 3×3
Artículo siguiente«La posibilidad de jugar la Sudamericana nos trae un problema de armado»