(Foto: NBA)

El mundo NBA está convulsionado por la vuelta a las canchas a fines de julio en Orlando pero todavía hay algunos cabos sueltos que deberán ser atados antes de poder concretar el regreso que permitirá ponerle el punto final a una temporada que había arrancado de gran manera pero que, a medida que pasaron los meses y hasta la suspensión, recibió varios golpes bajos.

Uno de los temas más importantes está relacionado a los entrenadores de los equipos que participarán de la reanudación, ya que varios de ellos cuentan con directores técnicos y ayudantes cuya edad está por encima de los 65 años, tomada como parámetro para determinar que están dentro del grupo de riesgo por el Coronavirus. Las principales figuras afectadas son Gregg Popovich (71 años, San Antonio Spurs), Mike D´Antoni (69 años, Houston Rockets) y Alvin Gentry (65 años, New Orleans Pelicans).

Más allá de que la preocupación pasa por que los entrenadores no puedan estar presentes en Orlando para dirigir a sus equipos, la NBCA (la asociación de entrenadores de la NBA) pone sobre la mesa que dejarlos fuera de la definición del torneo podría afectar su futuro laboral como directores técnicos en la liga. Además, en el comunicado emitido para responderle a la organización del certamen mencionaron que marginarlos por su rango etario no sería correspondiente como sí lo sería hacerlo por temas relacionados a la salud.

«La salud y seguridad de nuestros entrenadores es nuestra mayor preocupación. A su vez, también nos preocupan las oportunidades que podrían tener los directores técnicos para trabajar y no tener la posibilidad de asegurar su trabajo en el futuro está severamente comprometida. La liga nos aseguró que los entrenadores no serían excluidos solamente por su edad», explicó la NBCA en el comunicado.

Previamente, la NBA envió un memorando de 113 páginas a los 22 equipos que participarán de la reanudación de la liga en Orlando, en la que en la mayoría se habla de protocolos sanitarios para evitar nuevos casos de Coronavirus. Este es un punto importante, ya que la NBCA aseguró que, si la situación va a estar tan bien tratada como la presentan, entonces no debería haber riesgos para nadie y todos los empleados de las franquicias estarían más protegidos ahí que en sus hogares, incluidos los entrenadores de más de 65 años.

Por el momento, la NBA tiene definidas las fechas para el regreso pero a medida que pasan los días se le van agregando diferentes palos en la rueda. Al reclamo impulsado por Kyrie Irving de no retomar las actividades por estar en medio de protestas contra el racismo, ahora se suma la situación de que varios entrenadores importantes podrían no viajar a Florida por ser parte del grupo de riesgo de contagio de la pandemia. Si bien tienen los recursos y la inteligencia como para poder resolver estos inconvenientes, los cimientos empiezan a tambalear.