(Foto: ACB Media)

La participación del Real Madrid en la Fase Final Excepcional viene siendo un gran dolor de cabeza para Pablo Laso y sus dirigidos, quienes cayeron en la segunda fecha frente al San Pablo Burgos y esta tarde volvieron a perder un juego que desde la previa no parecía complicado, esta vez ante el MoraBanc Andorra por 91 a 75.

El elenco del principado, que llegaba al encuentro frente a los de Madrid con la posibilidad de que, si perdían, se despedían de las chances de clasificar a semifinales, afrontaron el juego con una mayor concentración que sus rivales. Desde el primer minuto trabajaron para anular a los jugadores del Real y lo cumplieron de gran manera, sobre todo en defensa, donde permitieron solo 12 puntos en el primer cuarto.

La Casa Blanca pudo recuperar algo de terreno perdido en el segundo parcial, pero la intensidad física en defensa por parte de los dirigidos por Ibon Navarro fue clave para evitar que le den vuelta el marcador. Además, lograron una buena efectividad en ataque, comandados por Clevin Hannah, quien fue el líder del equipo en anotación.

En el tercer cuarto ambos equipos dejaron de lado por un momento la defensa y fue cuando mejor atacaron, logrando un parcial de 29-28 a favor del Andorra. En los primeros minutos de la última manga se vio una versión más relajada del equipo del principado, fue cuando terminaron de sentenciar la victoria y llevaron la ventaja a 20 puntos, prácticamente imposible de descontar para un Madrid con un nivel tan bajo en todas sus líneas.

De la mano de Campazzo y Llull intentaron una remontada heroica y lograron reducir a 11 la diferencia en el electrónico, pero el base cordobés cometió dos faltas personales en pocos segundos y se fue expulsado del juego. A partir de ese momento Andorra recuperó los hilos del partido y lo terminó cerrando a su favor por 91 a 75.

El MVP de la noche fue Clevin Hannah, armador del Andorra que terminó el juego con 23 puntos (63% en dobles y 67% en triples) y 2 asistencias, acompañado por la producción de Frantz Massenat con 11 unidades y los 10 tantos de David Walker. Por el lado del Real Madrid, el más destacado fue Facundo Campazzo, quien aportó 18 puntos (4/4 en dobles y 2/6 en triples), 6 asistencias y 4 robos en 32:39 minutos dentro del campo de juego.

Los otros dos argentinos del plantel Merengue tuvieron actuaciones algo más discretas. Gabriel Deck estuvo en cancha 23:14 minutos y sumó 6 puntos (2/4 en dobles), 5 asistencias y 2 rebotes, mientras que Nicolás Laprovíttola participó del juego en 7:21 minutos y terminó sin tantos pero con un rebote y una asistencia.

Este resultado complica las chances del Real Madrid de alcanzar la primera colocación en la tabla de posiciones del grupo B, lo que le permitiría evitar al Barcelona si pasa a semifinales. Con el triunfo del Valencia ante el Burgos, necesita ganar el viernes al Zaragoza y, unas horas antes, que el Gran Canaria de el golpe al derrotar al local, caso contrario quedaría fuera de la siguiente ronda antes de disputar la última fecha.

Tarde pero seguro, llegó la primera victoria del Zaragoza

Una mala y una buena para la delegación de argentinos en España, porque tras tres caídas consecutivas el equipo de Nicolás Brussino pudo ganar su primer encuentro en la Fase Final Excepcional de la Liga Endesa. Fue por 85 a 76 ante el Gran Canaria, que abrió la jornada cuatro del grupo B.

Uno de los candidatos a clasificar a las semifinales no tuvo un buen inicio y le tocó perder todos sus partidos hasta el de esta mañana. Sin embargo, pese a que ya no tenían posibilidades de pasar de ronda, hicieron un gran esfuerzo por vencer a uno de los equipos que todavía peleaba por ese privilegio en el grupo más parejo.

Con una actuación excepcional de Nicolás Brussino y Jaime Pradilla, dos de los mejores prospectos jóvenes de la Liga Endesa, lograron imponerse ante el conjunto de la isla y así dejar de lado la mala suerte con la que habían vuelto a la acción el último jueves. Si bien por momentos fueron debajo en el marcador, tuvieron un gran último cuarto en el que aseguraron la victoria a base de su gran efectividad de cara al aro rival.

El cañadense firmó ante su ex equipo una de sus mejores actuaciones desde que llegó a España, con 20 puntos (80% en triples), 9 rebotes, 4 asistencias y 2 robos para una valoración de 34 (la más alta de su carrera) en 33 minutos dentro del campo de juego. Por su parte, el joven Pradilla aportó 14 tantos, 7 rebotes y 3 asistencias para alcanzar las 23 unidades de valoración.

Si bien ya no tienen chances de pelear por un lugar en las semifinales de la Fase Final, la participación del Zaragoza será trascendental en la última fecha porque deberá enfrentar al Real Madrid. Si bien el conjunto blanco tiene condiciones de sobra para quedarse con el triunfo, este grupo demostró que los pronósticos no sirven de nada una vez que la pelota está en el aire, porque ambos llegaban como los grandes candidatos a quedarse con las dos plazas a la siguiente fase y, en cambio, si se dan ciertos resultados podrían irse rápido a casa.

El dueño de casa sufrió pero se quedó con el triunfo clave

Valencia tuvo la difícil tarea de remontar un juego que por momentos parecía perdido y que, probablemente si no lo hubiera jugado en La Fonteta, se lo podría haber llevado el San Pablo Burgos. Los locales revirtieron un juego realmente adverso y lo terminaron ganando por 94 a 90.

Fue un partido de dos mitades bien marcadas. La primera fue completamente para el Burgos, que no tuvo inconvenientes a la hora anular los ataques de su rival y le bajó muy bien el goleo a solo 39 en esa primera parte. Ofensivamente tuvo un rendimiento muy fluido comandado por el uruguayo Bruno Fitipaldo en el perímetro y el cubano Jasiel Rivero en el interno, dos viejos conocidos de la Liga Nacional.

Ya en la segunda mitad, si bien en los primeros minutos del tercer cuarto se mantuvo la tendencia de los dos primeros, con el correr de las acciones el «Taronja» se empezó a afianzar en su cancha, algo que supo manejar para reducir lentamente la diferencia en el marcador. De todas maneras, a la visita todavía le quedaba algo de resto para defender su ventaja.

Sin embargo, en el último parcial los de Jaume Ponsarnau tuvieron diez minutos en los que les entraron todos los tiros que no lo hicieron en los 30 minutos anteriores. Con un espectacular nivel de todos en general, pero sobre todo de Jordan Lloyd, Mike Tobey y Alberto Abalde, consiguieron un 7/11 en triples que les permitió revertir el resultado y finalmente quedarse con el juego, en el que corrieron de atrás todo el tiempo pero que lo supieron ir a buscar en el momento justo.

Así quedaron las posiciones del grupo B: