Elena Delle Donne es una de las jugadoras más destacadas del básquet femenino, fue elegida tres veces en el All-Star Game de la WNBA, dos veces MVP (2015, 2019) y es además medallista olímpica, se colgó el oro en Río 2016.

No tuvo una vida fácil, atravesó varias adversidades año tras año; una muy personal, que afecta directamente a su trabajo, es la lucha que tiene desde el 2010 contra la Enfermedad de Lyme.

Esta es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Borrelia burgdorferi, transmitida por garrapatas. Puede afectar la piel, el sistema nervioso, el corazón, las articulaciones y los músculos; la afectación varía según la especie que la causó. Una patología difícil de llevar para una deportista de alto rendimiento, que trabaja con su cuerpo.

Hoy en día una de las mayores preocupaciones de Elena es que esta enfermedad la convierte en factor de riesgo frente al COVID 19, por lo que decidió no participar de la actual temporada de la WNBA.

Hace unas semanas le envío a la liga la correspondiente solicitud para ser exenta de jugar en la burbuja. Pero la petición fue denegada, según informó la propia estrella de las Washington Mystics en sus redes.

"El panel independiente de doctores a los que la Liga consulta los casos de alto riesgo ha dicho que yo no estoy en un grupo de riesgo y que se debe permitir que juegue en la burbuja. Amo a mi equipo, tuvimos una temporada tremenda el año pasado y quiero jugar, pero la pregunta es si esto es seguro para mí. Los que han tratado mi enfermedad me han dicho que sí hay riesgo si entro en contacto con el COVID-19. Tengo que hablarlo con mis doctores, mi mujer y ver qué es lo que hago finalmente, pero lo anunciaré pronto", declaró la jugadora en un comunicado público.

Si hubiera sido declarada exenta, hubiese cobrado todo su salario. Ahora, si ella opta por no jugar, Washington no estará obligada a cumplir su contrato y Delle Donne podría perder no solo la temporada sino también su ingreso económico. Su agente, Erin Kane, ha asegurado que "es posible que acabe no jugando".

Esta no es la primera baja de las Mystics, las jugadoras LaToya Sanders y Natasha Cloud, que vistieron el pasado año la camiseta de Washington, tampoco estarán en la burbuja. Otras destacadas que se han bajado del torneo, ya sea por razones políticas o sanitarias, son: Liz Cambage, Kristi Toliver, Chiney Ogwumike, Tiffany Hayes y la base española Maite Cazorla.