Foto: Prensa Peñarol

El mercado mexicano ha significado una gran oportunidad para muchos argentinos. A los jugadores se le sumaron un grupo de entrenadores que también se sumaron a la liga para continuar en actividad. Esta es la realidad de Santiago Belza, quién en las últimas temporadas fue asistente de Peñarol de Mar del Plata. El marplatense será asistente de Dorados de Chihuahua.

Santiago habló en 3×3 Radio sobre esta nueva oportunidad, contó cómo le llegó esta chance, cuales son los planes a futuro y su visión para esto que viene. A diferencia de los jugadores, que firmaron solo por la Liga Nacional, él acordó estar al menos hasta marzo o abril, ya que será parte del equipo para el torneo estatal.

Reviví la charla completa:

«Estoy confirmado como asistente en Dorados, estamos a la espera de una confirmación de la fecha para salir, hoy por hoy es muy incierto porque no hay vuelos con normalidad, están trabajando todas las franquicias para ver cómo podemos hacer para salir. En los vuelos de repatriación, pero todavía no sabemos mucho.

La historia es más larga, inicia cuando arrancó la cuarentena, me había escrito Nicolás Archimio, es representante, me comentó de la posibilidad de un entrenador mexicano que necesitaba un asistente para la próxima temporada, lo hablamos como para dentro de un mes para cuando esto pase, y dejé de pensar en el tema. Yo había quedado afuera de la fase final con Peñarol. Hace como un mes me contactó el entrenador en jefe, empezamos a hablar, me comentó su idea, cuáles eran sus necesidades, tuve una entrevista más formal, donde mostré mi forma de trabajar, como editaba, mis informes y después de eso me hicieron una oferta. Yo ya estaba colaborando de antes, con el armado del equipo, él quería un base latino y cuando surgió la posibilidad de llevar argentinos Juan Brussino era una gran opción.

Yo firmé contrato por dos torneos, la Liga Nacional y me ofrecieron quedarme para la estatal, que es un torneo que se juega desde enero a marzo/abril, así que tengo comprometida hasta esa época. A muchos les ofrecen quedarse por un contrato similar. Como estaba esa chance lo hablamos y me daba mucha más tranquilidad. En mi caso tengo confirmado hasta ese momento. Es una liga que se juega con extranjeros.

Lo venía siguiendo porque es una pregunta que me hacen seguido. Si bien es cierto que el torneo es corto y algunos pueden volver en noviembre, hay más torneos, y no te asegura que todos vayan a poder volver. A mi me sirve para conocer al entrenador. La relación se va haciendo con el tiempo, para hacer un mejor trabajo es mejor quedarte un poco más. Si los jugadores vuelven en diciembre los jugadores pueden ser más requeridos que en otro momento. Si yo acá tengo un formato lo hacía por toda la temporada y como nacional tengo contrato garantido, por eso me servía para equiparar.

Yo había terminado el contrato con Peñarol, firmaba por una temporada. La relación con Domingo Robles era muy buena, por lo que siempre arreglar era todo muy sencillo. Pero esta vez no hablamos nada porque no se sabía nada. Hasta el día de hoy tampoco está confirmado el entrenador en jefe, si bien se plantea que puede ser romano, pero no tenía ninguna tipo de charla por la continuidad.»