Foto: Marcelo Endelli - FIBA

En el programa del día martes en 3×3 Radio hablamos con Nacho Alessio, el jugador argentino que disputó la última edición de la Liga de Chile con C.D. Valdivia, donde compartió equipo con Nicolás Ferreyra. La competencia en el país trasandino se canceló de forma definitiva el 16 de marzo del corriente año debido a la pandemia del COVID-19, en ese momento se estaban disputando los Playoffs. La dirigencia resolvió no nombrar a un campeón y cancelar los descensos.

Nacho contó cómo vivió esta temporada, cuáles fueron las enseñanzas que le dejó su primera temporada como extranjero, la visión de nuestra Liga Nacional y también habló de sus planes de quedarse en el país para la 20/21. En este plan, ya hay varias propuestas pero la de Instituto parece picar en punta.

Reviví la nota completa:

«Hablaba con mi señora por la cantidad de cosas que vivimos en los últimos meses, que fueron bastante movidos. Desde el momento que nos fuimos a Chile. Nosotros nos movemos en familia. Acá el trabajo es el deporte, si me tengo que ir a otro lugar, nos movemos todos juntos, solo a ningun lado, tengo un nene de dos años, hay un montón de cosas que no me quiero perder. Cruzamos la Cordillera en auto, conocimos. Al poco tiempo detona el estallido social, pensamos que no iba a llegar a Valdivia y llegó. La gente se manifestaba y se pasaron momentos feos, de mucha incertidumbre, toque de queda, hubo miedo de que haya un golpe de estado, fueron cuatro semanas muy jodidas hasta pensé en volverme. Fui para poder competir, y no se estaba pudiendo, no había fecha de retorno y analizamos volvernos, las cosas comenzaron a mejorar, empezamos a jugar, peligró la Champion, y después pasó lo que llegó a nivel mundial, Chile perdió la cantidad de los casos y se decidió suspender la liga de un momento a otro, fueron seis meses donde vivimos mucho. No quiere decir que cada vez que salga va a ser así, pero trato de tomar lo que me deja la vida. Algo pasó y necesitamos ser inteligentes. Ahora uno se mueve y hay una pandemia, hay países que están más controlados, uno está expuesto pero esto es una decisión personal y familiar. Tenía oportunidad de ir a Brasil, de volver a chile, son dos países donde la pandemia está desbordada. Al menos acá estamos cubiertos, cualquier situación de salud que tengamos podemos manejarla. Y lo tomamos como un año de transición, estar tranquilo en un buen club, que cumpla, y esperar al próximo año que esto esté más controlado y esperar una nueva propuesta para irnos. La prioridad para la próxima temporada es jugar afuera.

No tengo mucho para decir, sí hubo un acercamiento de varios equipos, eso me da tranquilidad de que trabajo hay. Está avanzando la situación con Instituto, hay que terminar de afinar algunas cosas. Hay otras posibilidades que se están acercando. Veremos cuál es la propuesta no solo económica sino deportiva. Yo ya estuve dos temporadas en segunda categoría y conozco como son, el trato, el manejo, no tengo nada para decir en contra, todo positivo, es un club maravilloso. Veremos como avanza todo.

En el momento que uno busca cerrar con un equipo busca que compita en un nivel internacional, me ha pasado con Ferro en Liga de las Américas, la Sudamericana con Argentino de Junín y la Basketball Champions League con C.D. Valdivia. Imagínate poder presentarle al público un partido de esas características, es hermoso. Trato de buscar equipos que compiten en torneo internacional. Me pareció haber escuchado que la BCLA había firmado un convenio con los equipos, pero no sé si estoy bien.

Hay mucha incertidumbre, es algo que hablaba con mi agente. Uno ve muchos jugadores que se están yendo, pero qué certezas hay de que esa competencia pueda iniciar. Hay una idea, pero por ejemplo el Metro lo tuvieron que postergar. Lo mismo México, con mil muertes al día. O se empieza a convivir con esto y uno tiene los cuidados, pero uno tampoco puede saber lo que hace un compañero, no sabés con quién está, es muy complejo. Creo que ningún torneo tiene la certeza de inicio. Mismo con la Liga Nacional, está todo muy en el aire. Si bien hay provincias que están más controladas, hay cinco equipos en buenos Aires que deberían tener una pretemporada y es el lugar más afectado. Hay que ver como se dan las cosas.

Al principio estaba cagado, asustado. Voy a una liga que no conozco, no sabía con qué me iba a encontrar, me ayudó tener argentinos en el equipo, me pusieron en el contexto, me comentaron con qué me iba a encontrar, hasta que me fui soltando y la pasé muy bien. Valdivia es una ciudad hermosa. En lo deportivo también, siento que dejé todo, que volví vacío, me divertí mucho, aprendí muchísimo, fue mi primera experiencia como extranjero, con todo lo que eso significa. Me adapté a una liga muy física, con pocos espacios, tuve que modificar muchas cosas de mi juego. Veo que es una liga en crecimiento. Que el CDV haya podido jugar la Champions hizo que se prepare de otra manera. Tienen con qué jugar, tienen ganas de ponerse a la altura de las mejores ligas, saben que es un proceso largo. Esto de la pandemia puede hacerlos volver para atrás. Están pensando en poner límite de extranjeros. Lo disfruté mucho y aprendí mucho, por eso analicé la posibilidad de volver o ir a Brasil.

Miran mucho la Liga de Argentina, los partidos de televisión pasan los partidos de TyC, la siguen, le gustab el nivel de jugadores y entrenadores, le prestan mucho atención y tratan de copiar lo mejor. La nueva dirigencia tenía la idea de modificar el formato, de hace una fase nacional ida y vuelta como tenemos acá, hacer un torneo parecido al super 20. Si, ellos miran mucho la liga de Argentina.

Va a ser una liga donde muchos jugadores que estaban esperando la posibilidad de dar el salto lo van a poder hacer, algunos del TNA y otros del Torneo Federal. Al estar complicado para traer extranjeros se valoran más la posición de los jugadores. Ahora se nota que hay escasez de jugadores. Muchos de los que van de atrás ahora van a ser titulares. Me parece que muchos van a poder dar el salto de calidad, al menos al inicio, para ver si después pueden volver algunos de los que se fueron.

Me siento muy bien, he mantenido los hábitos, entrené en casa siempre que pude. Es complicado entrenar solo, pero lo llevé para que no se me haga pesado, hubo días que costó mas que otros, uno está acostumbrado a estar con sus compañeros, se extraña mucho el estar con un equipo, los viajes, charlar…»