Los Portland Trail Blazers vencieron en un partidazo a los Memphis Grizzlies por 126 a 122, y jugarán la primera ronda de Playoffs ante Los Ángeles Lakers. Damian Lillard, a pesar de no haberse destacado de gran manera, terminó con 31 puntos y 10 asistencias, mientras que CJ McCollum fue clave en el clutch y terminó con 29 unidades. Jusuf Nurkic logró un enorme doble-doble con 22 tantos y 21 rebotes.

Por el lado del equipo perdedor, Ja Morant, de impresionante segundo tiempo, lideró con 35 puntos y 8 asistencias, y Jonas Valanciunas anotó 22 unidades y bajó 17 tableros. Dillon Brooks y Brandon Clarke, con 20 unidades cada uno, aportaron principalmente desde la larga distancia.

El comienzo del partido encontró ya a un Portland levemente dominante, aunque con un Lillard (recién nombrado como MVP de la burbuja) no tan participativo. La superioridad en el volumen de juego y la mayor experiencia con respecto a su rival, le alcanzaron para sacar una ventaja que, en el segundo cuarto, la dupla Anderson-Valanciunas, sin Morant en cancha, se encargó de revertir.

Sin embargo, aparte de dos bombazos seguidos de Lillard en su regreso a pista, el enorme primer tiempo de Nurkic, quien se fue al descanso ya con un doble-doble en su poder, les permitió a los Blazers volver a estar arriba en el marcador. Acertado en el perímetro y dominando los tableros, el bosnio, además, jugó un partido especial, ya que previo al inicio anunció el fallecimiento de su abuela.

En el tercer cuarto, apareció definitivamente Ja Morant. Se hizo cargo de la ofensiva de su equipo con la agresividad que lo caracteriza y encabezó una nueva remontada, acompañado de la mejoría en los porcentajes de tres puntos de los Grizzlies (especialmente con Brooks y Clarke), que pasaron al frente promediando el período. Del otro lado, Lillard sostenía la ofensiva de los de negro.

El comienzo del último parcial trajo malas noticias para Portland, ya que Nurkic se cargó con tres faltas consecutivas y su participación, más que nada en defensa, quedó limitada. Morant seguía insoportable, y no podían pararlo cuando penetraba a la carrera. Estaba jugando un encuentro decisivo como si fuese un veterano, en su primer año en la liga.

En el cierre del partido, volvió a aparecer McCollum, con 8 puntos en aproximadamente un minuto, que del otro lado Memphis pagó caro por no poder encestar. Así, los Blazers sacaron una buena ventaja que sentenciaron con un triple abierto de Carmelo Anthony (finalizó con 21 puntos) y luego sellaron desde la línea de libres para quedarse con la clasificación. ¿Peligro para los Lakers en primera ronda?