La NBA continúa entregando los premios a los protagonistas más destacados de la temporada 2019-20. Ya se definieron varios de los ganadores, pero aun no está todo dicho. Cabe recordar que estas menciones solo tienen en cuenta los desempeños durante la temporada regular, hasta el 11 de marzo, sin contar lo que sucedió en la burbuja de Orlando.

Aun está pendiente la definición del MVP, que tiene como finalistas a Giannis Antetokounmpo (Milwaukee Bucks), LeBron James (Los Angeles Lakers) y James Harden (Houston Rockets).

Entrenador del año

Nick Nurse, de los Toronto Raptors, fue elegido como el mejor entrenador de la temporada. El oriundo de Iowa consiguió el anillo con los canadienses en la edición anterior, y esta vez recibió un merecido premio individual. Ya había ganado esta distinción, pero en la D-League, en 2011.

En la presente temporada, su equipo se destacó por su nivel en ambos costados de la cancha y el buen desempeño colectivo, aún habiendo perdido a su figura de la última campaña, Kawhi Leonard. Toronto terminó la temporada regular 2019-20 con 53 victorias y 19 derrotas, para quedarse con el segundo puesto del Este.

Nurse, quien compartió podio con Budenholzer (Bucks) y Donovan (Oklahoma) en las votaciones, es el segundo técnico en la historia de la franquicia en obtener este premio. ¿El anterior? Sam Mitchell, en la 2006-07.

Rookie del año

Pocos, muy pocos, tenían dudas sobre quién se llevaría el premio al mejor novato de la temporada: Ja Morant arrasó en la votación (99 votos de 100 totales). El base de los Memphis Grizzlies promedió esta temporada 17,8 puntos y 7,3 asistencias.

Morant, también gracias a su juego vistoso, más allá de sus números, se convirtió en el segundo en la historia de la franquicia en obtener la distinción. El anterior había sido Pau Gasol, en la campaña de 2001-02.

La terna de este año la completaron Kendrick Nunn (Miami) y Zion Williamson (New Orleans), este último de debut complicado debido a sus lesiones.

Sexto hombre

El premio que alguna vez supo ganar Manu Ginóbili, en esta ocasión, quedó en manos de Montrezl Harrell, ala-pivot de Los Ángeles Clippers. Fue una pieza clave durante la temporada, y aportó, saliendo desde el banco, un total de 11 dobles-dobles hasta la suspensión de la competencia.

En la temporada regular, promedió 18,6 puntos y 7,1 rebotes, y formó parte de una de las bancas más anotadoras de la liga. Este premio se volvió una sana costumbre para la franquicia: un Clipper se quedó con cinco de las últimas siete entregas de este reconocimiento, y los protagonistas fueron Jamal Crawford y Lou Williams.

En la segunda posición de las votaciones quedó Dennis Schroeder, de Oklahoma, y Lou Williams, compañero de Montrezl en los Clippers.

Jugador defensivo del año

El premio al mejor jugador defensivo de la 2019-20 se lo quedó Giannis Antetokounmpo. El griego, lider de los Milwaukee Bucks (también en ofensiva), había quedado segundo en la votación de la última temporada (además de obtener el MVP 2018-19).

Giannis se suma a una lista muy privilegiada: es el quinto jugador en la historia en obtener el reconocimiento al jugador más valioso y al jugador defensivo del año a lo largo de su carrera. Los otros cuatro fueron: Michael Jordan, Hakeem Olajuwon, David Robinson y Kevin Garnett. Además, es el segundo jugador de la franquicia que recibe este título, ya que Sidney Moncrief lo logró en 1982-83 y 1983-84.

La terna la completaron Anthony Davis (Lakers) y Rudy Gobert (Utah, fue el DPOY en las últimas dos temporadas).

Jugador de mayor progreso

El premio al jugador que más progresó de una temporada a la otra se lo quedó Brandon Ingram, de los New Orleans Pelicans. El alero mejoró en todos sus números esta temporada con respecto a la anterior: sumó 23,8 puntos por juego (contra 18,3 de la 2018-19), 4,2 asistencias (3,0 en la última) y 6,1 rebotes (5,1 en la anterior). Incluso su porcentaje en triples creció: de 33% a 39,1%. ¿La cantidad de minutos? La misma.

Algo a tener muy en cuenta es que, la 2018-19, Ingram la jugó en Los Ángeles Lakers, equipo que ni siquiera logró entrar a los Playoffs. En esta nueva campaña, ya en los Pelicans, Ingram obtuvo un mayor protagonismo (y con él una mayor responsabilidad), y demostró que estaba preparado para afrontarlo siendo la primera opción ofensiva de su equipo.

Los otros dos finalistas de las votaciones fueron Bam Adebayo (Miami) y Luka Doncic (Dallas).