Fotos: Prensa Metro

Pasó una nueva semana en el Metro 2020, la segunda categoría de Uruguay, donde muchos argentinos se encuentran desarrollando sus actividades y en Expedición Albiceleste hablaron con Jonatan Slider, jugador de 25 de Agosto, que fue una de las figuras más importantes de las últimas fechas, con 21 puntos y 11 rebotes ante Larre Borges y ¡35 puntos! contra Urupán.

El nacido en Bahía Blanca habló de esta nueva experiencia en el país vecino, donde su equipo ocupa el puesto número 7, con un récord de 2 victorias y 3 derrotas. Es el quinto máximo goleador del torneo con 19.4 puntos, y el tercero en la tabla de eficiencia (80.3).

Mirá la charla competa:

«La verdad que primero, como dije, agradecido por esa oportunidad de estar compitiendo, que era el objetivo de todos, vivir esta experiencia en Uruguay, agradecido con la gente de 25 de agosto, con la dirigencia, me siento muy cómodo y sólo me tengo que preocupar por hacer lo mejor posible en la cancha.

Es un torneo que obviamente por lo que me cuentan varios jugadores que han bajado, más los extranjeros, se ha puesto muy interesante, es un torneo muy parejo, no hay locales y visitantes, es un torneo corto, es muy competitivo y muy bueno.

Se podría decir que es parecido al TNA. Los mismos chicos que están acá te lo comentan. Dicen que con la llegada de los extranjeros le ha dado jerarquía al torneo, viviendo hoy en día, es un nivel muy similar al tna, sigo tratando de adaptarme y de ayudar al equipo de hacer un buen torneo.

La verdad tanto que para entrenar como para ir al campo de juego en los partidos los cuidados son extremos, si no estás en la lista no podes ingresar, te toman la temperatura, con todos los requisitos y protocolos es la única forma que se ha autorizado a jugar el torneo. Ningún jugador ha tenido problemas hasta ahora.

Después de cinco meses sin tener competencia, no solo jugando, sino sin poder ir a tirar un tiro a un club. Las ganas eran increíbles pero me lo tenía que tomar con muchos recaudos, uno estaba activo en su casa, pero no es lo mismo, tuvimos que ir muy despacio, cuando llegué a Montevideo el equipo llevaba entrenando un mes y estaba en destiempo. Los profes me tuvieron paciencia, fuimos de a poco, para después encarar la última parte con la pelota. El postergarse dos semanas el inicio me dio tiempo para afianzarme un poco más basquetbolísticamente, costó mucho después de cinco meses volver a una cancha. Las ganas eran muchas, pero había que tener los cuidados porque con las ganas podía pasar muchas cosas.

La verdad que desde los 12 o 13 años no me marcaban cajón y uno, si uno en Argentina está preparado tácticamente, no es una defensa que estamos acostumbrados a ver, por ahí en una situación especial para sacar un jugador. Acá me sorprendió porque si bien espero una sobre marca no me imagine que los cuarenta minutos se iba a jugar así, pero traté desde mi lugar generar los espacios. Queríamos que nos sigan defendiendo de esa forma. Por ahí al ser el extranjero, recae un poco el peso ofensivo sobre mi, somos conscientes de eso, y tenemos que estar preparados para generar con pelota y sin pelota. Nos terminó beneficiando para generar espacio con otros jugadores y pudimos sentirnos muy cómodos.

Es un equipo jóven, con muchas ganas y actitud, yo le tiré el promedio para arriba, por ahí nos falta un poco de experiencia en los cierres, tuvimos dos partidos que se nos van en el final, con un poco más de lucidez podríamos haber traído. Son cosas corregibles, no hay tiempo de lamentarse porque jugás cada tres o cuatro días, ya mañana estamos en la mitad del torneo, está pasando rápido. Si nos toca ganar, bienvenido sea porque es más fácil competir.

La verdad que me enteré ayer lo de Estudiantes, es una lastima, estuve dos años ahí, se del esfuerzo que hacen dia a dia para que el club se pueda mantener en la liga, tendrán sus motivos, los desconozco, obvio que la pandemia ha magnificado todo, estoy seguro que si tomaron esta decisión están pensando en el futuro del club. Ojalá puedan volver lo más pronto posible.»