En un nuevo programa de Básquet Analógico, Alejandro Perez y Marcelo Nogueira empezamos con la saga «campeones que desaparecieron del mapa«. En este primer capítulo recordaron el campeonato de GEPU en la temporada 1990-91 y contaron con la presencia de Daniel «Zeta» Rodriguez, para analizar el porque de que estos equipos no puedan sostenerse en la Liga Nacional. Además adelantaron que luego seguirán con Olimpia (VT), Ben Hur, Estudiantes (O) e Independiente (Pico).

Reviví el programa y las declaraciones más destacadas a continuación:

«Voy a dar dos versiones de mi punto de vista, una la versión de la dirigencia, a mi me parece que en algún momento la dirigencia de GEPU, y no era una dirigencia del básquet sino una dirigencia política, era una dirigencia deportiva, encontró la posibilidad de hacer ver una provincia de poner una provincia en el tapete nacional con una actividad deportiva. Cuando uno quiere hacer esto tiene dos opciones, fútbol, basketball y alguna más. Si uno se mete en el fútbol te metes en un berenjenal bastante importante donde tenes que pasar de subir tres, cuatro categorías, yo se que, es mucho más complicado. El basketball en ese momento era mucho más accesible, ya en GEPU la dirigencia del club había iniciado todo el movimiento que era ascender de la C a la B y había estado un par de años en la B, hasta que en un momento las autoridades de la provincia habían encontrado que podía ser factible hacer un plan para a partir de mostrar un equipo competitivo en la primera división hacer conocer a la provincia. Pero se dieron cuenta de que toda la estructura del basketball no era algo que estuviera muy bien armado, no era económicamente sustentable, sostenible en el tiempo, era poner plata en una bolsa sin fondo donde los únicos recursos que aparecieron medianamente genuinos en ese momento eran los de la televisión que recién hace un par de años que se estaban desarrollando y el apoyo del público, y todos sabemos que en este país es de acuerdo al nivel de desempeño deportivo que tienen. El basketball no era un producto activo para sponsor, para un montón de cosas más, entonces se dieron cuenta de que había que cambiar algunas cosas y que un poco de acuerdo a como estaba la dirigencia deportiva del basketball en ese momento no eran fáciles de cambiar. Esa es la visión que tengo desde la parte dirigencial en algún momento dijeron esto es poner plata, es una bolsa sin fondo y no había ni siquiera posibilidad de recuperar esa inversión. Tengamos en cuenta que los equipos que salieron campeones en la liga nacional todos perdieron dinero, todos quedaron en economía deficitaria. La otra visión que yo tengo es la del punto de vista básquet, digamos como entrenador, es decir la dirigencia deportiva de GEPU encontró en ese momento que era una buena posibilidad hacer una actividad deportiva como el basketball y bueno después en un momento decidieron que no, junto con todas estas cosas que te estoy contando de que no había posibilidades de hacer un plan económico sustentable. Encontraron entonces que GEPU había cumplido un ciclo y vendieron la plaza.»

«Hablaban de que no podía ser que un equipo de la liga nacional tuviera ventajas respecto de otros equipos porque tenían un político que estaba detrás del equipo. Y a ver, yo soy consciente de que la provincia no puso plata en GEPU, pero cuando tenes al Gobernador que es el hincha número uno, al Senador que es el hermano que es el que administra y maneja el equipo, es fácil conseguir empresas de la provincia, que están ligadas a la provincia, que tienen compromisos en la provincia, aporten dinero para solventar un proyecto deportivo. La ventaja era esa.» 

«Me parece que el problema más grande que se armo es que la digirencia nuestra, siempre tenemos que reconocer esto, siempre fue muy cerrada, poco afín de que se incorporaran personas de otro palo a nuestra dirigencia, no aceptaba mucho esas cosas. Encima un equipo que no tenía absolutamente nada de tradición.»

«Nosotros nos pusimos a pensar en esto, el equipo era de Villa Mercedes en la provincia de San Luis, el equipo no tenía posibilidad económica de seguir participando porque no, era un equipo de una familia, un club emparejado con una familia. Entonces fuimos hablamos con ellos que pasa si nos seden la participación con el mismo nombre, jugamos en Villa Mercedes; de hecho se inauguro un estadio nuevo en Villa Mercedes que fue el Jose María Gatica. Y bueno nosotros teníamos un equipo jugando. Insisto, para este país, ese momento, tener ese tipo de ideas un poco avanzadas era complicado. Tenia problemas yo que era digamos el director deportivo de todo el proyecto, porque yo decía bueno nosotros tenemos que entrenar todos los días cada uno con su equipo, el entrenador de Origine con su equipo y GEPU con el suyo, pero un día a la semana nos juntábamos y hacíamos un entrenamiento compartido porque entendíamos que era la mejor forma de que los pibes que jugaban en Origine tuvieran la posibilidad de que el entrenador de la liga los viera, de competir contra los jugadores de la Liga Nacional A. Era una forma sana de decir yo quiero ese lugar. Pero teníamos problemas porque el entrenador decía ‘no porque yo la planificación de mi equipo’ y decir no, no, no este no es tu equipo, es nuestro equipo y es nuestra organización, vos estas puesto ahí circunstancialmente como yo estoy puesto ahí circunstancialmente.»

«En GEPU siempre estuvo algo claro, que eso no se puso nunca en duda, la dirigencia dirigía, el entrenador entrenaba el equipo y decidía como el equipo tenia que jugar y los jugadores jugaban. Esto no era muy normal en aquella época y tampoco es muy normal en esta época, donde vos viste que si que la gente, que el representante, que el jugador. (…) En GEPU las cosas estaban muy claras, se pagaba el día de la fecha (…), había que adaptarse a eso. Por que además había un entorno al rededor de eso, imagínate los dos dueños del equipo eran las dos personas más importantes de la provincia, el Gobernador y su hermano que era Senador Nacional.»

«Estamos a más de 25 años de lo que fue toda la etapa de GEPU, estamos hablando del año 90 hasta el año 94 (…) y a veces me rió porque entre a paginas de basquet y hay gente que habla del GEPU sin haber conocido lo que hizo el GEPU, eso dejo. No hay mucha gente que hable de Almagro de Esperanza, no hay mucha gente que hable de Firma, de Argentinos de Firma, de GEPU todo el mundo se acuerda, en el inconsciente colectivo dejo como una cosa marcada.»

«Ese estadio se hizo remodelando un estadio abandonado, por eso se llama el Ave Fénix. Se hizo con un estadio abandonado de la época de la Unión de Estudiantes Secundarios, creo que el segundo gobierno de Perón. Por eso no se pudo hacer más grande porque ya estaba prácticamente construido.»

«En el año 2006, yo pasaba todos los años a saludar, a visitar amigos, y él me propuso hacer básquet de nuevo, que fue cuando nosotros hicimos el famoso proyecto del Ave Fénix. Me sugirió hacer básquet de nuevo pero en algo nos pusimos de acuerdo los dos, muy rápidamente así sin ni siquiera hablar ni cinco minutos, fue decir no lo hagamos como la vez anterior, saliendo a contratar jugadores de afuera, pagando fortunas, lo que fuera. Yo le dije mira, yo tengo una idea para hacer basketball para pibes que digamos que el sistema deportivo deja afuera. Chicos que no pueden pagar la cuota de un club, la cuota para hacer la actividad deportiva en un club, que no pueden comprar zapatillas. Y llegamos a hacer el famoso proyecto Ave Fénix, llegamos a tener casi 850 chicos jugando al basketball. En muchos clubes de la provincia que nosotros íbamos, encontrábamos un club vació, lo abríamos lo pintábamos, le poníamos lo tableros, capacitábamos a los profesores y teníamos a cuarenta entrenadores trabajando.»

Artículo anteriorLos playoffs con más séptimos juegos en la historia de la NBA
Artículo siguienteQuimsa retoma los entrenamientos