Gregory Vargasemblema de la Selección de Venezuela y actual jugador del U-BT Cluj-Napoca en el baloncesto profesional de Rumania, pasó por los micrófonos de Latinoamérica Podcats (todos los jueves a las 14hs. por UcU Web) en el ciclo de entrevistas realizadas por Santiago Ortega, para contar todos los detalles de lo que respecta a su presente. Además, el base habló sobre su paso por el básquet de Israel, la selección venezolana y un montón de temas más. Reviví la nota completa y las frases más destacadas:

«Lamentablemente el lunes nos hicieron una prueba y salimos 8 jugadores positivospero gracias a Dio-s soy asintomático. Aunque me sentí un poco mal, pero me siento mucho mejor. Tengo que estar aislado y para pronto volver a los entrenamientos. Nadie sabe que ha pasado. Rumania es un país pequeño, muy bonito pero que vive un rebrote, de hecho en las últimas semanas tuvieron casi 3000 casos por semana y fue como el 3 %», afirmó el venezolano. 
«Es una oportunidad nueva, en la cual la tomé con mucha responsabilidad. Me decidí por este equipo por las buenas referencias que me dieron y la ambición. El primer objetivo de la Basketball Champions League se nos cayó», dijo
«En Israel, fueron 3 años grandiosos. No hablaba ninguno de los idiomas para comunicarme, ni inglés ni hebreo y he aprendido mucho. Jugar allí me ayudó mucho a mejorar. Había buen vínculo con Maccabi Haifa, lamento que las cosas se han dado así, pero ya han pasado 7 meses y hasta la fecha no he recibido el pago total de mi salario. La liga se paró en marzo y yo solo pedía que se me pague hasta ese mes. Me canse de esperar y no recibir respuestas de parte de ellos, solamente me mandaron un e-mail. Súper complicado todo«, destacó
Sobre sus juegos en el básquet de Rumania, contó: «Extrañaba tanto jugar baloncesto, me sentí como un niño entrando a una juguetería. Ahora espero que podamos volver pronto».
«El básquet venezolano tiene que existir porque es el deporte que más alegrías le ha dado al país. Queremos que la selección sea constante y tenga éxito. Para eso necesitamos una liga más estable. Ahora hay un buen plan con la Superliga. Espero que el virus permita que se juegue y que sea una competencia estable tanto en lo económico como en lo deportivo«, manifestó el base. 
«No veo el motivo porque el baloncesto desapareció de esa manera. No veo la necesidad de algunos dirigentes de dañar el baloncesto, que han tomado decisiones equivocadas. lo estancaron y lo retrocedieron. Están logrando un retiro forzoso de muchos jugadores, jóvenes y experimentados, que no tienen como jugar, desarrollarse y tener una entrada de dinero. Es y será un placer jugar en el básquet venezolano, si tengo la oportunidad lo voy a hacer. Lo del 2014 y 2016 fueron dos campeonatos sudamericanos inolvidables«.  
«El repechaje olímpico va a ser difícil pero no imposible. Si no hay liga y preparación no tendremos mucho rose de juego. La ventana de noviembre es lo más cercano y en Venezuela no hay liga. El panorama no pinta muy bien si no hay una vacuna para tener juego y poder afrontar los partidos internacionales. No queremos que el básquet se detenga hay que seguir y jugando en burbujas es una buena opción. Los entrenadores argentinos nos han dado muchas enseñanzas y nos hicieron cambiar la mentalidad en la Federación Venezolana. Nunca nos quitaron el ADN del jugador venezolano y eso fusionado con sus enseñanzas es muy importante». 
Fotos: U-BT Cluj-Napoca y FIBA